Alemania, España y Portugal apoyan el proyecto de un gasoducto que unirá el sur con el centro de Europa

Energy Europe se está acelerando, impulsada por la necesidad de poner fin a su excesiva dependencia de Rusia, destacada por el conflicto en Ucrania. Los Gobiernos de España y Portugal también acogieron con entusiasmo las declaraciones del viernes del canciller alemán Olaf Scholz a favor de establecer un gasoducto que una la Península Ibérica con Europa Central.

Este oleoducto es «una prioridad» para Portugal y la posición de la canciller alemana el jueves «refuerza la presión sobre las instituciones europeas» adelante con este proceso, dijo a la prensa el primer ministro portugués, António Costa.

«Portugal puede jugar un papel importante» para ayudar a hacer Europa «energía autosuficiente» contra Rusia, destacó António Costa, cuyo país tiene un importante puerto de aguas profundas en Sines (sur) con una terminal de gas.

La necesidad de la interconexión europea

Por su parte, la ministra española para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha declarado en una entrevista con Televisión Nacional (TVE) que España está preparada para proceder muy rápidamente con la construcción de este gasoducto, defendiendo «mayor involucramiento de las instituciones comunitarias» y «de los gobiernos de los Estados miembros».

Olaf Scholz estimó el jueves que Europa no tenía «dramáticamente» de una interconexión entre la Península Ibérica y Europa Central, a través de Francia, que contribuiría «para paliar y paliar la situación de abastecimiento» gas.

Teresa Ribera indicó, por su parte, que a corto plazo, en «dos meses, tres meses»España puede «suministrar entre el 2 y el 2,5% del gas que se puede consumir en toda la UE» agregando «un compresor adicional» en los dos pequeños gasoductos que conectan España con Francia a través del País Vasco (noroeste de España). Pero, agregó, “La principal condición es que Francia logre transportar este gas al centro de Europa”.

La falta de apoyo de Francia

Sin embargo, estos serían volúmenes pequeños, que no serían suficientes para satisfacer las necesidades de los países de la UE. Así, la ministra española volvió a presentar la solución de un gasoducto «por los Pirineos Catalanes».

Un proyecto de gasoducto entre Cataluña y el sureste de Francia llamado MidCat se lanzó en 2013, antes de ser abandonado debido a la falta de acuerdo sobre su financiación y el apoyo real de Francia.

READ  tasa clave aumentó en 75 puntos, 7.75%

Según el primer ministro portugués, París se opuso debido a su «impacto ambiental». Teresa Ribera estimó que el abandono de este proyecto se debió a que no se «no económicamente viable en un contexto donde el gas ruso era mucho más barato que el gas natural licuado».

Según ella, Enagás, propietaria y operadora de la red gasista española, «aproximadamente de ocho a nueve meses» el tiempo necesario para que un oleoducto de este tipo esté operativo en el lado español, pero subrayó que sería «fundamental para trabajar junto con Francia».

De una fuente familiarizada con el asunto, la AFP fue informada, bajo condición de anonimato, que el proyecto MidCat «ya no existía, es decir, se paralizó». El proyecto mencionado por Teresa Ribera «sería un proyecto diferente»en particular porque también proporcionaría «el transporte de hidrógeno», agregó la misma fuente. Teniendo en cuenta la infraestructura ya construida en Cataluña antes del abandono de MidCat, «habría unos 100 km restantes» entrar en la frontera francesa, precisó esta fuente, confirmando que tardaría «ocho o nueve meses desde el inicio de la construcción».

Enagás ya ha indicado que tiene intención de invertir 370 millones de euros en este proyecto en caso de luz verde de la UE.