Alfred Giraud, Martin Bouygues, el director general de Veepee…

Hay empresarios oportunistas, expertos en aprovechar las oportunidades. Y hay entusiastas, comerciantes, orfebres en sus campos elegidos. A sus 53 años, Philippe Giraud no está allí por casualidad. Si se lanzó a la fabricación de whisky francés premium, no es casualidad.

En el prestigioso restaurante Ledoyen de París, el fundador de la casa Alfred Giraud (llamada así por su bisabuelo), ESC Bordeaux, dedica largos minutos a relatar atentamente la trayectoria de sus antepasados ​​que, generación tras generación, trabajaron en la prestigiosa casa de brandy Rémy Licor de naranja. Y sentimos un placer malicioso por este nativo de la región de Cognac que viene hoy a explicarnos el origen de su ambición por el whisky tricolor.

Para el : “Nuestro país tiene todos los recursos para convertirse en la gran nación del whisky junto a Escocia o Japón. Maestría en destilación o blending, con las mejores barricas y un gran productor de cebada; la oportunidad parece inmensa. Hemos hecho ventas en Asia, los compradores son optimistas sobre el éxito de una gran casa de whisky francés premium. Además, los principales grupos espíritas están todos interesados ​​en esto. »

La casa Alfred Giraud, que acaba de confiar su distribución a Campari (que acaba de hacerse cargo de Picon), podría ser esa punta de lanza ideal, ya que la calidad de fabricación parece estar ahí. Es fundamental destacar. El fenómeno es real: en menos de 5 años, había nada menos que 100 nuevas destilerías de whisky en nuestro país (la Breton Warenghem, la Corso P&M, la Lorraine Origine o la líder Bellevoye).

Remy Cointreau invirtió en Domaine des Hautes Glaces en los Alpes. Solo en Cognac, cinco casas ya han comenzado a hacer French Pure Malt. Después del éxito de los vodkas “hechos en Francia” como Greygoose, este es un buen ingreso adicional para los productores de Charente que ya están celebrando el auge de las ventas de coñac en todo el mundo.

READ  Axtel colapsa: sale a la venta en partes y sus acciones caen

Phillipe Giraud es un auténtico emprendedor (ver su entrevista en EntreprendreTV). En menos de una década, ha construido un verdadero pequeño imperio de distribución en Sudamérica, el Caribe, Saint-Barthélémy y México (licores, Champagne Laurent Perrier, perfumes, L’Oréal, Sisley y casas de lujo…). También cuenta con una red de boutiques de lujo para su grupo de 65 millones de euros de facturación. Entonces podemos confiar en él.

Alfred Giraud empieza a ser un referente en los grandes establecimientos hoteleros. Al final de la comida, Martin Bouygues, que estaba almorzando en la terraza con sus tres hijos, nos saluda al ver las botellas: “Sí, eso es bueno, yo mismo invertí en Les Bienheureux en Burdeos junto con Alexandre Sirech y Jean Moueix. »

Martín Bouygues: “Sí, eso es bueno, yo mismo invertí en Les Bienheureux en Burdeos junto con Alexandre Sirech y Jean Moueix. »

Volviéndose hacia mí, recuerda el día que lo entrevistamos en la primera plana.Emprender: “Ah, sí, me acuerdo, pero era tan joven…” No ha cambiado, exudando una especie de benevolencia caballerosa no tan común entre los jefes del CAC 40. Una anécdota al respecto. En un momento, Patrick Kron, el exjefe de Alstom, el que había vendido a GE, pasa de largo pero obviamente no quiere hablar. Sin embargo, los dos se conocen perfectamente, ya que Bouygues se convirtió en un accionista clave de Alstom a pedido de Nicolas Sarkozy.

Una cosa es segura, el arreglo familiar en Bouygues parece estar en buena forma. Un poco más adelante, el jefe de Veepee, Jacques-Antoine Granjon, almuerza en buena compañía. En Ledoyen puedes encontrar de todo, hasta los más jóvenes… invertidos en el viñedo de Pommard. . Nadie es perfecto.

READ  Renfe, operador ferroviario español, elige la tecnología DXC para modernizar las operaciones y dar respuesta a la expansión de los servicios de pasajeros y mercancías

Roberto Lafont

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.