Atenas, ya aplastada por el calor, se despierta entre el humo asfixiante de las hogueras

Pasan los días y las temperaturas abrasadoras no vuelven a caer en la cuenca del Mediterráneo oriental, que siguen alimentando decenas de incendios diarios en Grecia, Turquía, Albania o Italia, así como la evacuación de miles de habitantes y turistas. La situación es particularmente complicada, el miércoles 4 de agosto, en la cuenca de Atenas, donde un incendio envuelve la capital griega, ya aplastada por el calor, con un humo asfixiante.

Según los científicos, estas olas de calor son un marcador inconfundible del cambio climático y podrían multiplicarse, alargarse e intensificarse en las próximas décadas. Como lo resume Nikos Hardalias, viceministro griego de Protección Civil, “Estamos en una fase de desregulación climática absoluta”.

  • Casi ochenta incendios en solo veinticuatro horas en Grecia

Atenas en humo, 4 de agosto.

Las consecuencias de la peor ola de calor en más de treinta años son diarias, visibles y destructivas. Temperaturas medias de 43 ° C, con récords que alcanzan los 47 ° C cerca de Salónica, según el Servicio Meteorológico Griego, están provocando apagones e incendios. Al igual que la Acrópolis, todos los sitios arqueológicos al aire libre en todo el país cerrarán por la tarde hasta el viernes. No se espera que las temperaturas caigan por debajo de los 40 ° C al final de la semana.

Según las autoridades, cerca de ochenta incendios ocurrieron en solo 24 horas entre la noche del lunes y la noche del martes. La mayoría se mantuvo bajo control, la notable excepción fue la que envolvió a Atenas en un humo espeso y un olor acre.

El incendio estalló el martes en un bosque de pinos al pie del monte Parnes, una de las tres montañas que rodean la cuenca de Atenas. Las llamas rápidamente quemaron este terreno favorable y alcanzaron la localidad de Varympompi, a unos treinta kilómetros al norte de la capital griega.

READ  Estados Unidos ve el surgimiento de una "pandemia no vacunada"
Un centro ecuestre se incendió en Varympompi el 4 de agosto.

Solo hubo daños materiales, según las autoridades, con decenas de viviendas, negocios y vehículos quemados. Más de trescientas personas fueron evacuadas, así como doscientos caballos de los centros ecuestres de la región y valiosas obras que se encontraban en el antiguo palacio real de Tatoi.

“Nos enfrentamos a un incendio difícil en condiciones de calor extremo”, resumió el primer ministro, Kyriakos Mitsotakis, que estaba allí. “Había cuatro frentes. (…) Actualmente el fuego está en recesión, solo queda uno ”, dijo Nikos Hardalias. Los bomberos, que movilizan cinco helicópteros y una decena de bombarderos de agua, esperaban controlarlo. “En las próximas horas”.

Norte de Atenas, 4 de agosto.
Artículo reservado para nuestros suscriptores Leer tambien En Turquía y Grecia, una ola de calor e incendios de proporciones históricas
  • Desastre ecológico en la costa egea de Turquía

Residentes del distrito de Koycegiz, provincia de Mugla, 3 de agosto.

La situación en Turquía es peor, tanto por las temperaturas abrasadoras como por el desastre ecológico que provocan. Las temperaturas a nivel del suelo se dispararon a más de 50 ° C por segunda vez en un mes, según la Agencia Espacial Europea.

Los incendios que asolan los bosques, granjas y pueblos de la costa del mar Egeo son los peores en una década. De los 156 incendios que estallaron en una semana, nueve siguen activos. En lo que va de 2021 se han quemado casi 100.000 hectáreas. Entre 2008 y 2020, el promedio anual fue de poco más de 13.000 hectáreas por año.

En la ciudad de Mugla, en el suroeste del país, “La situación es muy grave”, según su alcalde, Muhammet Tokat, porque las llamas están peligrosamente cerca de una central térmica. En otras partes de la costa de la misma provincia, los turistas y residentes que dejaron sus hogares y ganado fueron evacuados en botes para escapar de los incendios. La semana pasada, ocho personas murieron y cientos resultaron heridas.

READ  La similitud en el proceso de García Luna y el Chapo: por qué los fiscales pidieron el aplazamiento de la presentación de pruebas
Un bombero en la localidad de Oren, cerca de Mugla, el 3 de agosto.

Criticado por no haber planeado suficientes aviones de extinción de incendios y por retrasar el momento de solicitarlos a la Unión Europea, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan admitió que el país no cuenta con una flota en funcionamiento.

En el sexto y séptimo día del incidente, lunes y martes, finalmente se enviaron tres Canadair desde España y Croacia. La Comisión Europea anunció el miércoles que enviaría aviones, helicópteros y bomberos adicionales a Italia, Grecia, Albania y Macedonia del Norte.

Le Monde con AFP y AP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *