Barcelona, ​​no tan verde como parece

Situada en el puesto 26 de las ciudades más verdes del mundo, Barcelona no es una estudiante modelo en este ámbito, pero intenta dar un buen espectáculo.

38 millones de euros: esta es la cantidad que dedica el Ayuntamiento de Barcelona al “urbanismo verde”. Este proyecto forma parte de Plan Clima 2018-2030 implementado por el Ayuntamiento de Barcelona, ​​que se ha fijado el objetivo de reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en un 45% para 2030. El objetivo es desarrollar los espacios naturales y combatir los contaminantes del transporte. Con sus numerosos parques, entre ellos el Parc de Montjuïc y el “pulmón verde” de Collserola, la ciudad de Barcelona comprende un tercio de los espacios verdes según Turismo en Barcelona.


Para seguir mejorando el bienestar de sus habitantes, la capital catalana también se desarrolla”supermanzanas”. Al agrupar de 8 a 9 bloques de casas en mini-barrios, los carriles interiores de la superquadra se vuelven peatonales y prohibidos a los vehículos. Muy desarrollado en otras pequeñas ciudades de España, Barcelona introdujo este concepto a partir de 2016 en el distrito de Poblenou y luego se expandió a toda la ciudad. Desde enero de 2020, el ayuntamiento también ha introducido zonas de bajas emisiones de unos 95 km², por donde sólo pueden circular vehículos con distintivo ambiental de la DGT. Esta disminución del tráfico rodado en el centro de la ciudad”debe ir acompañado de una tarjeta de transporte público extremadamente densa y completa, que es perfectamente el caso de Barcelona” dice Arnaud Diemer, profesor y especialista en Ciencias Sostenibles. Además, la empresa de transporte público TMB implantó el primer autobús de hidrógeno cero emisiones. Para 2025, la empresa tiene previsto integrar 508 nuevos autobuses de energía limpia.

READ  Ankita Raina sorprende a la ex finalista de Roland-Garros Sara Errani

b58dfc12 77f8 42a7 8a91 99536d78feb4 alta relación de aspecto estándar libre 0

Primer autobús de hidrógeno de TMB que opera en Barcelona. Fotografía : Miguel Ángel Cuartero/TMB

El objetivo final sería, por tanto, cerrar el corazón de Barcelona al tráfico de coches para mejorar la calidad del aire y conseguir que ningún vecino se encuentre a más de 200 metros de un espacio verde.

Un diseño verde que no está exento de manchas negras

A pesar de todas estas medidas verdes, Barcelona sólo ocupa el puesto 26 entre las ciudades más verdes del mundo, según elÍndice IESE 202 Ciudades en Movimiento. Sólo por detrás de Madrid, la capital catalana sigue estando lejos de sus homólogas europeas como Londres, que ocupa el 1º puesto, París, el 3º, o incluso Copenhague, Berlín y Ámsterdam, las tres en el top 10. Barcelona no cumple con las recomendaciones de la OMScon el 98% de la población expuesta a partículas finas.

El aumento de espacios verdes en el centro de la ciudad no solo trae beneficios. Según Arnaud Diemer, “si el centro de la ciudad se vuelve más agradable, inevitablemente atraerá a más personas y los precios de las propiedades se dispararán”. Por lo tanto, esto podría conducir a un acceso desigual a los espacios verdes. «Existe el riesgo de que las ciudades verdes se olviden de la periferia y rechacen la movilidad contaminante fuera del centro de la ciudad, lo que no es bueno”, dice el especialista en Ciencias Sostenibles.

En cuanto a la gestión de residuos, Barcelona sigue siendo bastante asidua aunque no sea su punto fuerte, «yoConozco Barcelona como una ciudad que muchas veces tiene dificultades para gestionar su recogida de basura, como muchas ciudades del sur. dice el experto.

READ  Novavax dice que su vacuna COVID-19 es 90% efectiva

“Barcelona, ​​una ciudad donde se vive bien”

Ciudad de la Biosfera certificada, Barcelona sigue intentando avanzar hacia la sostenibilidad. Gracias a su favorable posición geográfica y su clima mediterráneo, Barcelona está entre las 15 ciudades donde es bueno vivir, si tenemos en cuenta una serie de criterios medioambientales, políticos, económicos y culturales. dice Arnaud Diemer. El estudiante medio de ecología, por tanto, aún tiene un largo camino por recorrer si quiere convertirse en la ansiada Barcelona verde.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.