casi 250 civiles muertos en protestas

Los manifestantes, incluidos médicos y enfermeras con batas blancas, decidieron marchar día y noche en Birmania, un nuevo desafío a la represión asesina de la junta que ha dejado unos 250 muertos desde el golpe del 1 de febrero. “Salven a nuestro líder” Aung Sang Suu Kyi mantuvo en secreto por el ejército durante 49 días, “Salven nuestro futuro”, pudimos leer en las pancartas de los manifestantes reunidas el domingo antes del amanecer en Mandalay (centro).

Otras manifestaciones se organizaron en el extremo norte y centro del país por la noche para intentar frustrar la sangrienta respuesta de las fuerzas de seguridad, ya que los manifestantes encendieron cientos de velas para pedir la intervención de la ONU.

Médicos, profesores, trabajadores bancarios y ferroviarios llevan seis semanas en huelga para denunciar al régimen militar. Paralizan sectores enteros de la economía, ya muy frágiles antes del golpe. En las calles, los manifestantes son menos numerosos en estos días, muchos birmanos permanecen en sus hogares por temor a represalias. El número de víctimas humanas sigue aumentando. Un hombre murió y al menos otros dos resultaron heridos el domingo por la mañana en Monywa (centro), cuando las fuerzas de seguridad abrieron fuego contra un pequeño grupo ubicado cerca de una barricada, dijeron testigos a la AFP. La policía y los soldados “lanzaron granadas de choque y usaron gases lacrimógenos, luego comenzaron a disparar”, dijo uno.

La represión también continúa en el ámbito judicial con más de 2.300 personas detenidas. Algunos consultores australianos, incluido un canadiense-australiano, fueron puestos bajo arresto domiciliario mientras intentaban tomar un avión para salir del país, dijeron fuentes diplomáticas.

READ  China, Brasil y Rusia han confirmado que esperarán el resultado de las demandas de Trump para felicitar a Joe Biden.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *