China y Rusia a la Luna

Así es como han anunciado en los últimos dos meses una misión robótica conjunta al asteroide Kamo’oalewa en 2024, así como sondas lunares para allanar el camino para establecimiento conjunto de una base habitada cerca del polo sur de la Luna alrededor de 2030. La primera de estas sondas será lanzada en octubre por Rusia, y su misión principal será buscar hielo, un recurso más importante para el eventual asentamiento de humanos allí. El 16 de junio, los dos países reveló un calendario para esto Estación de Investigación Lunar Internacional.

Si la alianza parece natural para los entusiastas de la exploración espacial, no lo es en absoluto para los entusiastas de la geopolítica, que han observado cómo las relaciones entre estos dos países se han teñido de desconfianza mutua durante décadas.

Pero no es coincidencia que estos nuevos enlaces están forjados a medida que Rusia se vuelve menos esencial para la estación espacial internacional: la llegada de jugadores privados (Space X ha realizado con éxito sus primeros vuelos a la estación) está erosionando el monopolio ruso de cohetes Soyuz. Y los recursos de Rusia para desarrollar nuevos programas espaciales son limitados, especialmente si las relaciones con Estados Unidos siguen siendo tan tensas.

Mientras tanto, China ha comenzado a construir su propia estación espacial: los primeros módulos se pusieron en órbita esta primavera y los primeros astronautas debe enviarse allí esta semana. Poco se sabe de las capacidades que tendrá esta temporada, pero se espera que se complete el próximo año, con 11 lanzamientos. Si la Estación Espacial Internacional (ISS) llegara, como se predijo, al final de su vida en 2024, esto permitiría a China ofrecer a otros países y empresas privadas exclusividad para experimentos científicos en órbita. Y a medida que toma forma el proyecto lunar chinoEstará allí también asociaciones por la llave.

READ  Música y ciencia ficción en conferencias en Échonova - Vannes

China nunca fue invitada a unirse a la ISS y, desde 2011, una ley estadounidense prohíbe a la NASA asociarse con empresas chinas, citando temores de espionaje.

el pasado diciembre, La sonda Chang’e-5 de China se convirtió en la primera en cuatro décadas en recolectar muestras de rocas lunares y traerlas de regreso a la Tierra. En teoría, las próximas plataformas rusas, denominadas Luna y chinas, podrían continuar ese impulso perforando el suelo o probando tecnologías para extraer minerales y hielo, si corresponde. Al traer allí los primeros elementos de esta futura base lunar … bajo la mirada de los estadounidenses que, con su proyecto Artemis, también están hablando de tener su propia base lunar en la próxima década.

Ilustración: fase 3 de la base lunar ruso-china, diseñada por la Agencia Espacial China (CNSA)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *