Ciencia, medios y política en tiempos de pandemia

El investigador de inmunología y virología, que ya había hecho su doctorado en coronavirus, se ha convertido en una figura reconocida, bajo la presión de los compañeros que lo derivaron y las constantes solicitudes de los medios. El viernes pasado volvió a hablar, pero esta vez durante un simposio sobre » Los efectos de la pandemia en la cobertura mediática de la ciencia », en el marco del congreso Acfas. “Al comienzo de la pandemia no podíamos investigar y lo compensé hablando en público. »

Él no es el único. Durante dos años y medio, muchos científicos de Quebec salieron de su laboratorio para hablar de ciencia en los medios: de virus, de vacunas, de gestos de barrera, pero también de cómo se construye la ciencia.

“Cuando hablamos de un estudio, también debemos explicar sus alcances y límites para informar adecuadamente al público. El hecho de que un científico sea capaz de explicarlo enriquece el debate y permite que la investigación se entienda mejor”, dice Lyne Sauvageau, presidenta y directora ejecutiva del Instituto de Investigación de Salud y Seguridad Robert-Sauvé.

Por la ciencia no partidista

No siempre fue fácil. Debido a la crisis sanitaria, el discurso científico que circula en los medios y en el espacio público se ha transformado para simplificarse y politizarse. “El público en general quería una respuesta breve y directa cuando teníamos múltiples respuestas (A, B y C) para dar. ¿A un metro o a dos metros? La ciencia no toma una posición, una noción difícil de transmitir a la gente”, coincide el científico jefe de Quebec, Rémi Quirion.

Y lo que quizás no haya ayudado durante la pandemia es que “algunos investigadores han convivido con políticos y periodistas, y no me extrañaría que eso afectara la percepción de los científicos, para bien o para mal”, apunta el filósofo de la ciencia y decano. de la Facultad de Letras y Ciencias de la Université de Montréal, Frédéric Bouchard. “La declaración de Justin Trudeau, ‘Creo en la ciencia’, invita al partidismo. La etiqueta “pro-ciencia” lleva a pensar que los demás son “anti-ciencia”. La ciencia debe ser un elemento de decisión y no un elemento de partido. »

READ  Una galaxia en nuestro idioma

Marc A. Bonnet, investigador en ciencias jurídicas de la Universidad Laval, lo complementa recordando que la ciencia no es una religión y, por tanto, no se puede “creer” en ella. Debemos confiar en el método científico y podemos confiar en la pericia, pero debemos ser conscientes de la politización de la ciencia”, argumenta.

Especialización en debate público.

Tampoco fue fácil en tiempos de pandemia, porque el conocimiento científico se estaba construyendo en tiempo real, recuerda Marine Corniou, periodista de ciencia de quebec. “Estábamos reaccionando, sin tener los antecedentes necesarios. Este es el inverso de nuestro trabajo habitual. Pero no tuvimos más remedio que hacerlo, y tuvimos que hacerlo muy rápido”.

Normalmente, “los debates sobre metodología y muestreo” son lo que importa en salud pública, subraya Luc-Alain Giraldeau, director del INRS. Pero “¿es realista dar todo esto al público para que pueda debatir? »

“Lo que queremos discutir es más el resultado. La gente, para entender, debe aceptar hacer un postdoctorado o confiar en los expertos. Ahí está, el debate. »

El auge de la desinformación

El otro gran problema ha sido el aumento de la desinformación en las redes sociales. “Las malas noticias circulan más que las buenas y ocupan más espacio”, recuerda el doctorando en biología del INRS, Martín Chenal. Y en esto, sin duda, los jóvenes investigadores tienen un papel que jugar, continúa Alain Lamarre: en las redes sociales, “tengo poca influencia, pero los jóvenes están ahí”, observa el investigador del INRS.

Martín Chenal cree que la mejor manera de combatir la desinformación sería inundar a la gente con buena información científica. «Exponerlos de esta manera podría hacerlos menos categóricos», cree el productor de una pequeña revista de divulgación científica, Síntesis.

READ  Sixième Science, un podcast de ciencia

No es una tarea fácil, prosigue, por una especie de “incompatibilidad entre el discurso científico y la desinformación. Con este último, muchas veces no hay espacio para la discusión”, observa.

Este movimiento también es parte de algo que va más allá de la ciencia y es peligroso, observa la periodista Marine Corniou. “Hay casi una pretensión política de decir que no creo en la ciencia. En el contexto del auge del populismo, “la ciencia puede ser instrumentalizada de esta manera”.

Al igual que su colega periodista Jean-François Cliche, quien participó en el mismo panel, asegura que seguirá haciendo su trabajo a pesar de las crecientes agresiones en la esfera pública y en las redes sociales. “Algunas personas ven a los periodistas como parciales o corruptos, por lo que a veces es desalentador. A pesar de todo, quiero hacer bien mi trabajo sin desanimarme, pero me da un poco de miedo este escote”, defiende la periodista.

Ciencias sociales al rescate

¿Podría ayudar inyectar más ciencias sociales? “Tenemos que encontrar nuevas formas de hacer las cosas”, coincide Rémi Quirion. Además de especialistas en virología o epidemiología, deberíamos haber tenido una mayor presencia de especialistas en salud mental y ciencias sociales. »

La urgencia y la falta de tiempo jugaron un papel. “Vamos a aprender de eso y también del clima social, para encontrar diferentes formas de acercarnos a los ciudadanos. También tendremos que aumentar la alfabetización científica. Esta es una lección para los fondos de investigación y los gobiernos”, señala el científico jefe.

Frédéric Bouchard también argumenta que, en términos de soluciones, el marco debe ampliarse para incluir una mayor diversidad de opiniones. “Es importante interesarse por la relación de confianza. Hay varios grupos que ya no confían en las instituciones porque han sido maltratadas en el pasado. »

READ  Los astrónomos detectan millones de señales de una civilización inteligente potencial y provienen de una sola fuente

Esto requeriría una mayor diversificación de las cohortes de estudiantes. Y, sin duda, también a través de una mayor representatividad en el profesorado y en el mundo de la investigación.

Pero el filósofo de la ciencia vuelve nuevamente sobre la necesidad de mantener una separación entre pericia y política. “Para reafirmar esa confianza, también debemos recuperar una mayor autonomía, ya sea percibida o real. Por un lado, están las opiniones de los expertos y, por otro lado, las decisiones de la comunidad. Esto requiere que los elegidos decidan utilizar esta herramienta que es la ciencia. Y también para equipar mejor a nuestros investigadores que deben participar en los debates públicos. »

Foto: Lauren Gardner de la Universidad Johns Hopkins, cuyo grupo diseñó la herramienta de seguimiento digital de COVID.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.