Cientos de trabajadores temporales piden a RTVE que cese su trabajo temporal | televisión

“El mismo día me enteré de si iban a renovar mi contrato. Si el paciente regresaba, tenía que irme al día siguiente. Antes de cargar el coche, ahora llevo una maleta grande y una pequeña, porque trabajo en un centro territorial al otro lado de España donde vive mi familia. La semana que viene sabré si voy a continuar o terminar la pasantía. Si tengo que coger … cero de nuevo ”. Este es el testimonio de María (nombre ficticio para proteger su identidad), trabajadora de RTVE, sobre su experiencia en la empresa pública en los últimos años como becaria.

De una plantilla de cerca de 6.400 empleados, 330 personas trabajan con contrato indefinido en RTVE, muchas de ellas en esta situación desde hace más de una década, a pesar de ocupar puestos estructurales. La noche del miércoles su lucha se viralizó con un video publicado en las redes sociales exigiendo que se resuelva su situación en medio de la maraña política, laboral y laboral en la que la agencia pública se ha involucrado durante años.

La iniciativa, marcada en redes como #InterinosRTVE, contó de inmediato con el apoyo de los periodistas más famosos de la entidad pública: Carlos Franganillo, Mavi Doñate, Virginia Díaz, Almudena Ariza, Carlos del Amor o Xabier Fortes, entre tantos otros. A esta situación se añaden muchas que RTVE tuvo que resolver durante años, como la aplicación del III Convenio Colectivo (publicado en el BOE el pasado mes de diciembre) o la designación del nuevo Consejo, incluido el proceso de examen de los candidatos que se presentaron en un concurso. El público se reanudó el miércoles pasado.

“Hay gente que no sabe cuándo ni cómo terminará el contrato, hay gente que lleva muchos años haciendo varios contratos de este tipo y todo ello con la situación de que no se convoca oposición a RTVE desde hace 13 años. Aquí nos formamos, aprendimos de nuestros compañeros, maduramos profesional y personalmente, nos casamos, tuvimos hijos y todo siempre en incertidumbre, miedo, inestabilidad … ”, añade.

READ  ¿Cuándo puede comenzar la vacunación en Estados Unidos y América Latina?

Laura (otro nombre ficticio), del área de escritura, se incorporó a RTVE en 2006 tras obtener un máster, una beca y unas prácticas. Encadenó diferentes contratos, con sus períodos de gracia entre ellos. “Mi primer contrato fue por la cobertura de baja por enfermedad, después de un año y medio no trabajé durante meses, luego me aceptaron … cuando firmas un contrato provisional, no sabes cuándo será. terminar. No puedo planificar mi vida como persona en un contrato a plazo fijo, ni puedo pedir una hipoteca o planificar unas vacaciones ”, explica, recordando que al menos las condiciones son buenas y que no tiene discriminación en cuanto a trabajo o contratación.

Lo mismo ocurre con los puestos de responsabilidad. Rubén Urdiales sumará nueve años de provisionalidad a mediados de 2021. Desde su constitución en 2014 es redactor jefe y también coordinador de los contenidos que elabora la sala de prensa de Barcelona para alimentar las newsletters emitidas en Madrid. Fue editor y locutor de Canal 24 Horas y La 2 hasta el verano pasado. En septiembre volvió a la compañía como redactor jefe del nuevo programa de Gemma Nierga en Rádio 4 e La 2 en el circuito catalán.

Susana Castañón se incorporó a TVE hace seis años, donde fue directora adjunta del noticiero matutino y hoy forma parte del espacio Cultura. Su primer contrato duró solo tres meses. Ocupó el cargo de corresponsal regresó a España y renunció en ese momento. Se mantuvo alejada de la televisión durante un mes para completar el período de cadencia y fue recontratada. Vive con el “miedo” de que regrese el corresponsal cuyo cargo ocupa ahora.

Gabriel López, especialista en información política, acumula contratos desde hace 12 años que se unió a su escenario como becario de televisión pública. Pasó por una decena de procesos electorales y considera que el trabajo temporal significa “tener siempre una espada amenazante de Damocles”. Hay 13 profesionales adscritos a la Región Nacional de Torrespaña, ocho de los cuales son pasantes de larga duración. En RNE, se reproduce la situación. David Fernández encadenó contratos durante 13 años. Cursó el máster en el Instituto RTVE, completó dos años de prácticas y asumió contratos por el puesto dejado en Madrid por el corresponsal en Berlín. Después de 10 años de cobertura de noticias económicas, ahora forma parte del equipo de periodistas parlamentarios. Ve el futuro como “muy complicado” por la “incertidumbre permanente” que afecta a todos los internos.

READ  El peso alcanza su mejor nivel desde antes del parto - Economía

La situación se repite en los centros territoriales. Elena Correa fue contratada en 2010 para cubrir noticias en Melilla. Y ahí estaba él, seis y medio. Comenzó en RNE y un año después, bajo el efecto de las sinergias, comenzó a compatibilizar la cobertura radiofónica con la cobertura televisiva al pie de Valla. Cabe recordar que en 2015 la empresa no contaba con un trabajador efectivo para encabezar la unidad de información de la ciudad autónoma y asumió este rol. Un año después, le ofrecieron otro contrato en Sevilla, “aún cubriendo las cesiones temporales”. Este es el caso desde hace más de cuatro años, dos de los cuales publican y presentan el Boletín de Andalucía RNE. No considera que su situación sea la peor. “Solo tenía dos asignaciones, pero hice cosas que no son necesariamente la persona a la que estoy reemplazando”, dice.

RTVE anunció a finales de 2020 que organizaría concursos con convocatorias periódicas, cosa que no ocurría desde 2007. “Se lanzarán concursos internos de transferencia y promoción y, lo que es más importante, se organizarán pruebas de acceso en las que podrán participar los estudiantes. trabajadores con contratos temporales, incluidos los contratos temporales. Con eso, el trabajo temporal será gradualmente indefinido ”, dijo la única directora de la empresa, Rosa María Mateo.

Los profesionales que se encuentran en esta situación creen que siempre pueden salir a la calle en cualquier momento y cuentan con llamadas para cubrir alrededor de 1.500 vacantes en dos años. Piden que se reserven cuotas para quienes ya están vinculados a la empresa. Pero los sindicatos no tienen una posición consensuada en esta área y algunos se oponen a la clasificación de antigüedad y amenazan con demandar a los tribunales si se abren oposiciones limitadas. La dirección de la empresa, a su vez, aboga por la búsqueda de una posición común entre los sindicatos. Hasta ahora en vano.

READ  ¿Lex Luthor o el doctor Octopus? Jeff Bezos empuña un par de manos robóticas gigantes y Rede lo comprará con un supervillano (VIDEO)

“La gente dice que habrá una citación, no sabemos con certeza cuándo será”, protesta Laura. “Las primeras son 110 vacantes, que como primera hay que elegir las fijas si quieren cambiar o promover, terminarían siendo alrededor de 46 vacantes abiertas, no en todas las categorías ni centros territoriales. No resuelve el problema ”, dice Laura. “¿No demostraron realmente las personas que han trabajado durante tantos años en el área técnica o administrativa que tienen la capacidad y los méritos suficientes para ocupar este cargo? ¿Realmente necesitan aprobar el examen? La opción que nos dan es una oposición y queremos una alternativa. Antes de 2007, hubo un proceso en el que se regularizaron 700 trabajadores subcontratados, se hicieron fijos y no pasaron por la oposición. Ahora que la parte social y la empresa están diciendo que es la única manera … al menos se sientan a negociar y hablar de nuestro problema, que no generamos. Lo único que hicimos fue firmar los contratos que nos ofrecían y trabajar, trabajar como otra persona ”.

Algunos grupos parlamentarios que empezaron el miércoles a evaluar las candidaturas para incorporarse a la nueva junta de RTVE, se interesaron por la situación de los pasantes. Con insistencia, el diputado unido Txema Guijarro interroga a los candidatos sobre su proyecto en materia de política laboral y “las precarias condiciones” derivadas del “intercambio provisional”. Algunos de los asistentes recordaron que durante los próximos ocho años, más de un tercio de la nómina de RTVE podría jubilarse anticipadamente (unos 2.700 de los aproximadamente 6.500 trabajadores de la empresa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *