Colombia | Nuevas regulaciones. Alrededor de 650 migrantes, en su mayoría haitianos, “autorizados a cruzar la frontera Panamá-Colombia cada día para continuar su camino hacia … los EE. UU.”

Según los expertos, las leyes de inmigración de Chile y el fin de la edad de oro de la economía brasileña, luego del Mundial de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016 en Río de Janeiro, hicieron que los haitianos miraran hacia el “sueño americano”, que en muchas ocasiones, se desintegra en la frontera mexicana.

Jueves 12 de agosto de 2021 ((rezonodwes.com)) – Diario colombiano El Expectador anunció el jueves por la noche que las autoridades de Colombia y Panamá permitirán a miles de migrantes ilegales, en su mayoría ciudadanos haitianos “. ir a los Estados Unidos para cruzar su frontera común“Gracias a un convenio que establece cuotas y puede ofrecer una forma de evitar la caza del crimen organizado y la inhóspita selva del Darién.

La directora de migración panameña, Samira Gozaine, dijo en una conferencia de prensa que “a partir de agosto, su país permitirá el paso de un máximo de 650 migrantes colombianos por día.«.

Esta cuota tiene como objetivo permitir una salida de la crisis en el puerto colombiano de Necoclí, donde, explicó la señora Gozaine, revelando que 15.000 migrantes esperan una lancha que los llevará a la frontera con Panamá para cruzar la selva del Darién. A pesar de los peligros de viajar, el grupo grande incluye menores y mujeres embarazadas.

Sin embargo, a medida que mejore la situación en Necoclí, esta cuota disminuirá. ” A partir del 1 de septiembre, recibiremos 500 (personas) por día de martes a sábado.“, Agregó Gozaine. La decisión fue anunciada este miércoles luego de una reunión virtual convocada por Panamá, con la presencia de cancilleres de varios países latinoamericanos, como Brasil, México, Chile, Colombia y Costa Rica, así como representantes de Estados Unidos y Canadá.

READ  Montreal: hoteles de dos marcas

La selva del Darién se ha convertido en un verdadero corredor de migración irregular desde Sudamérica hacia Estados Unidos y Canadá, vía Centroamérica y México, dijeron autoridades panameñas y panameñas, quienes enfrentaron un hecho consumado.

Los migrantes son principalmente haitianos, muchos de los cuales comenzaron sus viajes en Chile y Brasil, donde huyeron después del devastador terremoto de 2010.

Según los expertos, las leyes de inmigración de Chile y el fin de la época dorada de la economía brasileña, luego del Mundial de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016 en Río de Janeiro, llevaron a los haitianos a abandonar la búsqueda del “sueño americano” que la mayoría de las veces se evapora a las puertas de sus fronteras comunes con México.

El segundo grupo más grande lo conforman los cubanos, quienes vieron la ruta de Panamá como una alternativa al rafting por el Estrecho de Florida para llegar a Estados Unidos. Entre los migrantes irregulares, ya pesar de la distancia, también hay asiáticos, principalmente de Bangladesh, y africanos, en particular de Senegal.

fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *