coronavirus: Videollamadas y directo en Facebook para garantizar la salud mental de los refugiados en los campamentos | Planeta futuro

Cuando Alba Sabé le pide a Derek que recuerde un lugar seguro, Derek se imagina a sí mismo tomando fotografías en una Siria diferente. Sin arrebatos de hambre o miedo. Se encuentra retratando los rostros de sus familiares y rincones favoritos de su país natal. Sueña con convertirse en cineasta algún día. Lo hace con los ojos cerrados para escapar del olor y el sonido del campo de refugiados de Samos, una isla griega cerca de Turquía, donde vive desde hace un año, atestado de 4.500 personas, en un espacio apto para 650.

Tiene 24 años y la desesperación y el aburrimiento están tatuados en su voz: “No sé cuándo podré tener papeles”, explica el joven que prefiere no revelar su identidad. Sabé es un psicólogo catalán que trabaja en el Tripulación de la ONG Humanidad y tu misión es tratar de aliviar esa angustia. “Las necesidades en los campos de refugiados no son solo comida o espacio, la mayoría no sabe cómo lidiar con las experiencias traumáticas por las que han pasado. La salud mental es muy importante ”, narra desde la isla. Ahora, en Barcelona, ​​continuará la terapia con Derek, pero a través de videollamadas.

“Esto nos permite estar presentes”, explicó Sabé desde su ciudad. Como ella, un grupo de ocho psicólogos y psiquiatras enviaron decenas de videos a la pagina de Facebook de la organización durante las diferentes cuarentenas alrededor del mundo «para no descuidar la salud mental de nadie». En ocho idiomas distintos y con temáticas muy variadas, trasladaron la consulta a la pantalla en momentos en los que el presencial no era factible. Muchas de las grabaciones alcanzan miles de visualizaciones. Los expertos también mantuvieron sesiones regulares con refugiados que ya habían asistido o fueron contactados por primera vez durante el confinamiento.

Algunos de los videos enviados por la ONG Humanity Crew durante la pandemia para brindar refugio emocional gratuito.

Humanity Crew es una organización internacional decidida a brindar apoyo psicosocial y de salud mental a refugiados y personas en crisis. La ONG, que recibió el premio internacional de la Fundación Princesa de Girona Para fines de 2019, busca mejorar el bienestar y crear comunidades fuertes en lugares donde reinan la incertidumbre y las experiencias más traumáticas. En 2017, Humanity Crew creó una clínica conectado que permite a los profesionales y voluntarios de la salud mental brindar soporte remoto sin barreras idiomáticas o restricciones geopolíticas. “No todos los especialistas pueden acudir al campo. Además, el trabajo de un psicólogo no es el de un médico que llega por cientos de cirugías y puede volver ”, explica María Jammal, cofundadora de la entidad. «El psicólogo necesita establecer una relación duradera y eso lleva tiempo», dice.

READ  MARTES DE CIENCIA / Álamo negro, arce negro y castor europeo en las islas de Mareau-aux-Prés Museo de la Biodiversidad y el Medio Ambiente (MOBE) Orléans Martes, 1 de marzo de 2022

El coordinador de Médicos Sin Fronteras en Samos, Jonathan Vigneron, advirtió a Europa Press a finales de septiembre que en los últimos meses ha visto un deterioro «muy preocupante» en la salud física y mental de los pacientes por restricciones de movimiento, un aumento de casos de coronavirus y la falta total de condiciones dignas. «Dentro MoriaVimos lo que puede pasar cuando se ignora esta horrible combinación ”, explicó, refiriéndose al incendio que dejó desprotegidas a miles de familias de refugiados,“ estalla la bomba de tiempo. En Samos vemos exactamente las mismas condiciones ”, resaltó.

«No hemos dormido bien, mis hijos no han querido jugar desde hace semanas, hay ratas por todas partes y nadie nos hace caso. El coronavirus es el menor de nuestros problemas».

En un momento en que la presencia era imposible y las herramientas para lidiar con la realidad eran esenciales, Humanity Crew ofreció refugio emocional a miles de migrantes que sufrían una doble incertidumbre en campamentos como Samos. Allí, además del hacinamiento, apenas hay acceso a grifos para lavarse las manos y mucho menos máscaras para todos. Sin embargo, cuando se les pregunta si temen infectarse, la respuesta es siempre la misma: reír. Oussama inmediatamente se disculpa y recuerda con una voz que de repente se endurece: “Esto es el infierno. No hemos dormido bien, mis hijos no han querido jugar desde hace semanas, hay ratas por todas partes y nadie se preocupa por nosotros. El coronavirus es el menor de nuestros problemas ”. Este artesano sirio llegó con su esposa y sus dos hijos hace más de un año y medio y está ansioso por instalarse en Alemania: «Quiero empezar a vivir».

READ  Harvest Moon, 'Invisible Supermoon' y Blue Moon: cómo y cuándo ver las lunas de octubre

Covid-19 recorta la ayuda psicológica en todo el mundo

La crisis del coronavirus interrumpió o paralizó los servicios de salud mental en el 93% de los países del mundo, según una encuesta de la OMS publicada el martes, cinco días antes de la celebración del Día Mundial de la Salud Mental. En el estudio, 130 países muestran los impactos de la pandemia en la atención psicológica, que ya pedía más fondos antes del covid-19. “La OMS ya ha destacado la escasez de fondos antes de la pandemia. Los países invierten menos del 2% de sus presupuestos de salud en salud mental y tienen dificultades para satisfacer las necesidades de la población ”, dice el informe.

La deficiencia en estos sistemas es causada por los más vulnerables. El 72% de los países encuestados informa que los niños, niñas y adolescentes se encuentran entre los más afectados. Y más del 60% lamenta la falta de atención a las mujeres antes y después del parto. Asimismo, uno de cada tres países reconoció tener dificultades para acceder a medicamentos para patologías mentales y neuronales.

Derek está preocupado por el coronavirus, pero no desde el punto de vista de la salud. Desde el inicio de la pandemia, los migrantes se han visto obligados a cumplir con una especie de toque de queda, que después de las 8 de la noche no pueden salir del campo ni transitar por la ciudad, según el Humanity Crew y el testimonio de varios afectados. Derek recuerda enojado cómo hace poco más de un mes un policía lo registró y lo envió de regreso al campo. “Me decía: ‘Esta es la última vez que sales’. Quieren arrestarnos como si fuéramos infectados, los únicos que pueden infectarnos. Pero no somos la corona ”, dice. Sabé escuchó decenas de declaraciones similares: “Es muy difícil entender esta doble discriminación. Yo también soy extranjero, pero nadie me ha dicho que no puedo caminar. Es vergonzoso «.

READ  En 2023, un nuevo Sciences Po en Fontainebleau

Las terapias se tratan tanto de lidiar con la culpa que proviene de dejar a «personas atrás» como de crear una comunidad incluso en el campo de refugiados o de perseguir la discriminación, como recordó Derek. “Buscamos paliar todos los traumas que acarrean”, explica Sabé, quien destaca la creciente participación masculina. «Hubo sesiones en el campo donde sólo cinco hombres se presentaron y al día siguiente más de veinte. En sus culturas, no es fácil para los hombres expresar sus miedos y emociones. Estamos viendo muchos avances». Oussama es uno de los que nota el progreso: «Antes, mi frustración dio sus frutos con mi familia. Me volví más agresivo y apático. Ahora he aprendido a amarlos mejor».

Ofreciendo ayuda con anuncios cuidadosamente seleccionados

El procedimiento para pedir ayuda es muy sencillo. Los anuncios llegan a los usuarios a través de anuncios dirigidos que se colocan en ubicaciones específicas para facilitar el acceso de los refugiados. «Hacemos lo que hizo Trump para ganar las elecciones«Bromas Essam Daod, director de salud mental y cofundador», pero con un propósito mejor. El mensaje rebota en varios idiomas y está vinculado al sitio web. Tdespués de la explosión en el puerto de Beirut, Líbano, el anuncio preguntaba directamente si estaba afectado por los incendios e informaba que un grupo de expertos ofreció atención gratuita para garantizar la privacidad. Durante las dos primeras semanas, atendieron a unas 400 personas al día. “Muchas veces, se sienten más cómodos si no muestran la cara y es por eso que reemplazamos las videollamadas por las normales. Pero queremos escucharlos y estar presentes ”, agrega.

Puedes seguir el PLANETA FUTURO en Gorjeo Y Facebook y Instagramy suscríbete aqui para nuestro Boletin informativo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.