COVID-19: ¿una enfermedad estacional? – Ciencia de Quebec

Un equipo de Quebec investigó el efecto de la temperatura en la interacción entre el virus COVID-19 y las células humanas. Los hallazgos y reflexiones de los investigadores ayudan a comprender el concepto de estacionalidad.

Desde el comienzo de la pandemia, los científicos se han preguntado si el virus SARS-CoV-2 está influenciado por las estaciones. Después de todo, los coronavirus suelen seguir ciclos anuales, alcanzando su punto máximo en invierno, mostraron una revisión sistemática Noviembre de 2020.

Hasta ahora, el virus ha causado estragos en todos los climas y estaciones posibles, desde Florida y el verano indio hasta el invierno canadiense y el otoño brasileño. Esto no excluye la posibilidad de que sea sensible a diferentes épocas del año.

La estacionalidad solo aparece realmente cuando un virus se vuelve endémico, lo que significa que una gran parte de la población es menos susceptible a él porque ya ha sido infectada o vacunada. Antes de eso, la situación es demasiado volátil para sacar conclusiones. Las medidas sanitarias implantadas por los gobiernos, por ejemplo, confunden los datos epidemiológicos: es difícil aislar el factor «estación» cuando se compara un invierno con confinamiento estricto con un verano en el que las medidas se relajan. La llegada de nuevas variantes también desdibuja los límites.

El profesor de la Universidad de Toronto, David Fisman, resumió el caso en una mesa redonda celebrada por la Organización Meteorológica Mundial el 22 de septiembre. A nivel mundial, “Ahora estamos viendo diferentes olas. Tienen una periodicidad de unos cuatro meses. No son estacionales; estas múltiples ondas se superponen. “Sobre todo, nos falta perspectiva”, agregó. “No tenemos suficiente perspectiva para hablar de estacionalidad. Pero creo que terminamos viéndolo aparecer. «

mejor afinidad

La comunidad científica, sin embargo, está trabajando para aclarar el asunto. Este es el caso de Jérémie Prévost, estudiante de doctorado en el Centro de Investigación del Centre hospitalier de l’Université de Montréal (CRCHUM), que llevó a cabo una serie de experimentos para probar la capacidad del virus (o mejor dicho, su proteína de pico) para entrar en las células humanas (utilizando el receptor ACE2) a diferentes temperaturas (4, 22 y 37 grados Celsius).

Este trabajo se realizó en células cultivadas. Evidentemente, nunca llega a los 4 grados en el cuerpo humano. Aunque… “Estos 4 grados pueden ocurrir en la nariz”, explica Jérémie Prévost. Aquí es donde obtiene su primera exposición al virus. En tu nariz, hay como un gradiente de temperatura; dependiendo de la temperatura a su alrededor, tendrá una temperatura más alta o más baja en la nariz, que se atenuará aún más en su tracto respiratorio. «

READ  Novedades científicas en pequeñas dosis

El equipo descubrió que, en el laboratorio, la afinidad entre la proteína del virus y el receptor en las células humanas es mejor cuando hace frío. Por lo tanto, es posible que el virus infecte las células más fácilmente cuando el aire que entra por la nariz está frío. “No es la replicación lo que ocurre a bajas temperaturas, es la exposición inicial al virus. Se cree que el efecto de esta unión temprana actúa como un impulso para la replicación. [qui, elle, se fait plus loin dans les voies respiratoires] », Especifica Jérémie Prévost. Estos resultados acaban de ser publicados por el equipo y otros colegas quebequenses y estadounidenses en el Revista de química biológica.

El grupo CRCHUM también continuó su trabajo profundizando el caso de las variantes, en un segundo articulo apareció recientemente en Virología. Los científicos han notado que las variantes perturbadoras tienen una relación diferente con la temperatura ambiente. «El virus de tipo salvaje [la souche initiale] debe estar a muy baja temperatura para tener una buena afinidad por el receptor ACE2, mientras que algunas variantes como alfa, beta y gamma, que tienen la mutación N501Y, tienen mejor afinidad por el receptor y por lo tanto son menos dependientes de la temperatura ”, explica Jonathan. Richard, investigador del mismo equipo. Es posible que sea una adaptación del virus a regiones más cálidas, pero eso sigue siendo solo una hipótesis.

En cuanto a la variante delta, «en términos de sensibilidad a la temperatura, es como un intermedio entre alfa y salvaje [la souche initiale]. Tiene una mayor afinidad a temperaturas más altas que el salvaje, pero no tanto como el alfa ”, explica Jérémie Prévost.

El siguiente paso será estudiar todo esto en un modelo animal, ya que la influencia de la temperatura puede ser diferente en la “vida real”, fuera de los platos de cultivo. De este lado se pone en marcha un proyecto.

READ  ¿Ciencia o nuestros valores europeos?

Además, trabajos que pronto serán publicados en Comunicaciones de la naturaleza por un equipo británico basado en datos epidemiológicos y meteorológicos de 500 ciudades de todo el mundo también sugiere un efecto de temperatura. El estudio cubre un período de febrero de 2020 a mayo de 2020, cuando las medidas de salud fueron inferiores, y los resultados, de hecho, se ajustan según las intervenciones en curso en diferentes países.

«Detectamos un aumento relativo del riesgo [de contamination] a temperaturas de alrededor de 10 grados, y este riesgo vuelve a bajar a medida que la temperatura sube a 20 ° C ”, explicó Rachel Lowe, profesora de la London School of Hygiene & Tropical Medicine, durante una mesa redonda internacional. Sin embargo, señala que las medidas de salud tuvieron una influencia seis veces mayor en la variación de la transmisión que las condiciones climáticas.

además de las temperaturas

Jérémie Prévost, de CRCHUM, insiste en que la estacionalidad es compleja. “En nuestro estudio nos centramos en la temperatura, pero hay muchos factores que fluctúan según la estación del año, como la presión atmosférica o el comportamiento humano. «

¡Cita dos, pero fácilmente podría haber citado veinte! Además de las «preferencias» del virus por el clima y el comportamiento humano, existen todas las variaciones estacionales en la función inmunológica humana (deficiencia de vitamina D, por ejemplo).

David Fisman cree que los científicos se beneficiarán del estudio de casos inusuales, como el sur de Estados Unidos, que fue escenario de varios brotes epidémicos a mediados del verano. ¿Como eso es posible? «Un amigo que estudió en Arizona me dijo que julio está sucediendo en el interior de Arizona», dijo al panel científico. ¡No pasamos mucho tiempo afuera porque hace mucho calor! Es, por tanto, la manifestación de una enfermedad transmisible por aerosoles a medida que las personas se refugian en su interior. Las relaciones con el clima son complicadas. «

Como los efectos de la estacionalidad no son claros, los modelos epidemiológicos denominados «operativos», es decir, los que se utilizan para tomar decisiones, generalmente no tienen en cuenta este factor. Una mejor comprensión de la estacionalidad de COVID-19 ayudará algún día a los gobiernos a planificar mejor los recursos hospitalarios e implementar las políticas adecuadas, según Alan Diener, un economista de la salud que exige modelos para camas de hospital en Health Canada. “Si queremos gestionar eficazmente nuestro sistema sanitario, realmente decidir, en lugar de tomar medidas crudas, cancelar todas las cirugías electivas, tenemos que entender realmente quién está entrando en el sistema sanitario”, lo que implica predecir el aumento de casos, dijo durante la mesa redonda.

READ  Comportamiento animal: ¡la sepia pasó la 'prueba del malvavisco'!

Una comprensión profunda de los problemas de estacionalidad también ayudará a elegir el momento adecuado para las campañas de refuerzo en el futuro, dijo Elizabetha Lee, investigadora de la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins Bloomberg, en el mismo evento.

Algunos estudios sueltos:

  • Se ha demostrado desde el comienzo de la pandemia que la el virus vive más tiempo a temperaturas más bajas.
  • En mayo de 2020, un estudio no encontró asociación entre la temperatura de diferentes ciudades chinas y la fuerza de las epidemias.
  • En junio de 2020, una búsqueda publicado en Jama Network abierta comparó las ciudades más afectadas por la pandemia con otras, menos afectadas, para encontrar que las primeras compartían un clima similar, con temperaturas entre 5 y 11 grados centígrados y baja humedad.
  • En septiembre de 2020, un estudio desde Ciencia ambiental total informó que el 60% de los casos confirmados de COVID-19 en todo el mundo ocurrieron en una región con una temperatura externa entre 5 y 15 grados centígrados.
  • Últimos trabajos chinos (Abril de 2021) realizado a través de modelos sugiere que la temporada cálida significa una reducción del 46% en las infecciones en el hemisferio norte. Fueron publicados en la revista académica. Investigación ambiental.
  • Otro estudio fechada la primavera pasada, analizó el número de infecciones y la proximidad al ecuador. Concluyeron que un país que está 1000 km más cerca del ecuador que otro país tiene un 33% menos de casos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *