Crisis climática: ¿reconstruir o salir?

los New York Times decir esta semana la historia de un pueblo de Carolina del Norte llamado Fair Bluff. Fue parcialmente destruido por el huracán Matthew en 2016: el ayuntamiento, el departamento de bomberos y una cuarta parte de las viviendas sufrieron pérdidas totales. La escuela nunca logró reabrir. La fábrica local, que era el principal empleador, cerró. Cuando azotó el huracán Florence en 2018, “no había mucho que destruir”.

El tema resurge esta semana en varios rincones del continente –incluso en canadá– mientras que, a raíz del huracán Ida, hay comunidades pobres en Tennessee, golpeadas repetidamente por tormentas y huracanes. Tormentas que, de paso, se volverán más frecuentes a causa del calentamiento global.

El hecho de que esto esté sucediendo en el país más rico del mundo no cambia el hecho de que estas comunidades no pueden darse el lujo de recuperarse por sí mismas y que los gobiernos por encima de ellas están proporcionando muy poco dinero. Para ayudarlos a renacer antes del próximo desastre, o para protegerlos del próximo desastre. realmente surge una pregunta existencial, por lo que muchos de gobiernos Ellos están yendo tengo que responder en los próximos años: en las áreas más afectadas por el cambio climático, debemos pagar para reconstruir o pagar empujar a la gente a que se detenga tu pueblo? La primera opción resume el New York Times“Se vuelve muy costoso y menos eficiente a medida que se acumulan los desastres. La segunda opción suele ser demasiado dolorosa para siquiera considerarla. “

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *