Dos mujeres guadalupeñas galardonadas con el premio L’Oréal-UNESCO de jóvenes talentos para mujeres científicas

Siete investigadores extranjeros, incluidos los dos Guadalupa Laëtitia Baringthon y Lovely Euphrasie-Clotilde, recibieron el Premio L’Oréal-UNESCO para Jóvenes Talentos para Mujeres y Ciencia el jueves 7 de octubre en París.

Durante 15 años, cada año durante la Fête de la science (del 1 al 11 de octubre de 2021), la Fundación L’Oréal y la UNESCO han premiado a 35 jóvenes científicos.

Este año, se premió a siete investigadores de o que trabajan en territorios de ultramar, incluidos dos de Guadalupe: Laëtitia Baringthon y Lovely Euphrasie-Clotilde.

Laëtitia Baringthon fue recompensada por su trabajo en el aumento de la potencia informática de las computadoras.

Con sede en Ile-de-France, colabora con tres laboratorios: el CNRS / Thales (Universidad Paris-Saclay), el Centro de Nanociencias y Nanotecnologías y el Sincrotrón Soleil.

“En cada lugar, tengo que hacer manipulaciones específicas para mi trabajo de investigación”. Su campo es la espintrónica, que tiene como objetivo explorar una propiedad cuántica del electrón: el espín.

“Estoy muy feliz y muy orgulloso de este premio”, dijo el investigador, becario postdoctoral de la Universidad de Paris-Saclay.

Fue premiada por su trabajo en espintrónica o magnetoelectrónica, una técnica que explora la propiedad cuántica del espín electrónico.

“Nuestro trabajo es manipular estos pequeños giros que se mueven para que podamos leer, escribir y tal vez algún día escribir información”, resume Laëtitia Baringthon.

Laëtitia Barington – República Dominicana

Lovely Euphrasie-Clotilde es becaria postdoctoral en el departamento de investigación de geociencias, KaruSpère, en Abymes. Busca caracterizar el impacto de las nieblas de arena de África en la calidad del aire de la cuenca del Caribe.

READ  Precursor de acero inoxidable de 1000 años encontrado

Su trabajo tiene como objetivo adaptar los límites europeos de la calidad del aire al contexto caribeño. Una adaptación que permitió, por un lado, sensibilizar a la población ante eventos como la niebla de arena y, por otro, comprender mejor este fenómeno estacional que tiene un impacto significativo en la salud. En particular, para personas en riesgo, como niños, ancianos o personas con afecciones respiratorias y cardíacas.

“Cuando comencé mi doctorado entendí que la investigación, que siempre me asustó, era mi verdadera pasión”, explica. Para financiar su tesis, la investigadora enfrenta algunas dificultades, que considera recurrentes para los estudiantes de doctorado, especialmente cuando son madres. De hecho, la laureada, premiada en la categoría de Ciencias Ambientales y de la Tierra, es madre desde los 20 años.

Preciosa Euphrasie-Clotilde – DR

Felicitaciones por la Región de Guadalupe

El presidente de la región de Guadalupe, Ary Chalus, rindió homenaje a las carreras de los dos ganadores de Guadalupe que recibieron el premio L’Oréal-UNESCO para jóvenes talentos.

Las mujeres rara vez están presentes en la investigación científica.

Además de la dotación, los dos investigadores se beneficiaron de una formación en liderazgo con el objetivo de darles recursos adicionales para afrontar mejor el techo de cristal que sigue siendo una realidad en el mundo de la investigación.

Según la UNESCO, las mujeres hoy representan solo el 33% de los investigadores en el mundo y el 28% en Francia.

Con este premio, la Fundación L’Oréal y la Unesco pretenden ayudar a promover la excelencia científica en las mujeres.

“La perspectiva y la experiencia de las mujeres es absolutamente necesaria para construir un mundo resiliente, sostenible e inclusivo. Las mujeres deben poder ocupar el lugar que les corresponde en la investigación, porque los prejuicios de género limitan el alcance y el impacto de los hallazgos para el futuro ”, subraya en un comunicado de prensa Alexandra Palt, directora ejecutiva de la Fundación L’Oréal.

READ  La coincidencia cósmica te permite ver todos los planetas de la Tierra | Vídeo

Laëtitia Baringthon fue recompensada por su trabajo en el aumento de la potencia informática de las computadoras.

“Estoy muy feliz y muy orgulloso de este premio”, enfatiza la investigadora, becaria postdoctoral de la Universidad de Paris-Saclay. Fue premiada por su trabajo en espintrónica o magnetoelectrónica, una técnica que explora la propiedad cuántica del espín electrónico.

“Nuestro trabajo es manipular estos pequeños giros que se mueven para que podamos leer, escribir y tal vez algún día escribir información”, resume Laëtitia Baringthon.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *