¡El misterio de las momias de la cuenca del Tarim finalmente resuelto!

Las momias de la cuenca del Tarim son vestigios de la Edad del Bronce entre 2100 y 1700 a.C. Descubiertas gradualmente desde el siglo XIX hasta principios del siglo XXI, estas momias no dejaron de sorprender por sus características caucásicas: cabello rojo o claro, ojos redondos y narices rectas. Su ropa de lana y restos de trigo, cebada y queso hicieron que los expertos pensaran que eran pastores nómadas de Asia occidental o central.

Investigadores chinos, estadounidenses, coreanos y alemanes recolectaron ADN de trece momias y compararon la secuenciación de los genomas para identificar a sus antepasados. Este es el primer estudio a escala genómica de poblaciones prehistóricas en esta región, dice el comunicado de prensa del estudio.

Una población local rodeada de nómadas.

¡El análisis genómico reveló una sorpresa! Contra todo pronóstico, los investigadores encontraron que las momias eran de origen local y descendientes directos de un pueblo apodado «Antiguos euroasiáticos del norte» (ANE). Son un pueblo muy común durante el Pleistoceno, pero que declinó abruptamente al final de la Edad del Hielo.

Los sitios arqueológicos excavados se encuentran en la región ahora conocida como «Xinjiang» (o Región Autónoma Uigur de Xinjiang) en el oeste de China. Hoy aislada, esta región fue, hace 4000 años, un cruce de caminos ubicado en la Ruta de la Seda y un cruce de caminos entre el este y el oeste y, por lo tanto, una región muy cosmopolita. Por lo tanto, es aún más sorprendente que estos individuos de la cuenca del Tarim no fueran nómadas que pasaban por esta encrucijada, sino habitantes locales.

READ  Tres organizaciones se unen para promover la ciencia abierta en África

>>> Leer también: En nuestros genes, ¿qué proceden de los neandertales?

La pieza faltante de un rompecabezas: los antiguos euroasiáticos del norte

Los arqueogenéticos han buscado durante mucho tiempo restos prehistóricos de los euroasiáticos del antiguo norte. » Los encontramos en el lugar menos esperado Dijo Choonwon Jeong, uno de los autores del estudio y profesor de la Universidad Nacional de Seúl en Corea.

Hoy en día, la antigua línea del norte de Eurasia está solo parcialmente presente en los genomas de las poblaciones indígenas de Siberia y América. Estas poblaciones tienen como máximo el 40% de esta línea ancestral de ascendencia.

>>> Para leer también: Todos somos Cro-Magnon

Un pueblo genéticamente aislado pero culturalmente cosmopolita

Otro dato sorprendente: sería un pueblo “genéticamente aislado”. Es decir, a pesar de estar expuestos a una amplia variedad de visitantes de todo el mundo, no se “mezclaron” con otras tribus.

Sin embargo, el análisis de los arqueólogos sugiere que estaban culturalmente abiertos a estos pasajes: el análisis proteómico de su cálculo dental reveló que practicaban una producción de leche diversificada. Las tecnologías y recetas alimentarias basadas en lácteos de ganado vacuno, ovino o caprino permiten a los arqueólogos especular sobre un pueblo culturalmente consciente y abierto a las culturas que los rodean. » Crearon su cocina en torno al trigo y los productos lácteos de Asia occidental, el mijo de Asia oriental y plantas medicinales como la efedra de Asia central. Explica Christina Warinner, una de las autoras del estudio y profesora de la Universidad de Harvard. Las momias son, por tanto, paradójicamente, individuos de un pueblo «genéticamente aislado pero culturalmente cosmopolita».

READ  del éxtasis al wi-fi - propuesto por el Centro Cultural y Científico del Festival du Cinéma d'Alès Itinérance de Rochebelle Alès Alès Sábado 9 de octubre de 2021

Enterrado en botes en medio del desierto

Las momias tienen una conservación excepcional que permite apreciar los detalles de sus facciones e incluso su cabello. Enterrados en ataúdes con forma de barco, son las condiciones extremas del desierto las que han provocado que estos individuos se momifiquen de forma natural.

Aunque actualmente no hay ríos cercanos al sitio, la presencia de restos de redes de pesca puede ser un indicio de la existencia de ríos secos. Los arqueólogos también creen que los ataúdes en forma de barcaza implican un importante significado cultural del agua entre estas personas. Los autores del estudio esperan continuar con la reconstrucción genómica de restos humanos en la región para comprender mejor las migraciones históricas en las estepas euroasiáticas.

>>> Lea también: Arqueología: el sacerdote momificado era … ¡una mujer embarazada!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.