El zumbido del planeta en nuestro plato

No menos del 40% de los productos agrícolas que se importan aquí dependen de la polinización que se produce en el sur. Y, por tanto, son vulnerables a los problemas de salud de los polinizadores en estos países. “La diferencia es enorme entre los países del Norte y del Sur: nuestros cultivos (trigo, soja, maíz) requieren pocos polinizadores mientras que importamos grandes cantidades de aguacate, café, que sin ellos no crecerían”, explica Marc Lucotte, titular de la Cátedra de Investigación de la UQAM sobre la transición a la sostenibilidad de los cultivos agrícolas. y uno de los autores de un reciente para estudiar.

Los investigadores llevaron a cabo una menú movimientos de productos agrícolas utilizando datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), que correlacionaron con el grado de polinización. Esto permitió actualizar los flujos virtuales de polinización, entre 2001 y 2015, en torno a un inventario de 100 cultivos principales, de los cuales 55 son dependientes de polinización (aguacate, aceite de girasol, etc.) y 45 no lo son (trigo, maíz, arroz, etc.) ).

Los flujos muestran que los países que exportan productos “polinizados” de alto valor son principalmente los del sur. “Vemos que Brasil, Perú y México alimentan al planeta con sus productos agrícolas”, observa el investigador.

Las frutas y verduras que consumimos son, por tanto, principalmente el resultado de los disturbios en los países del sur. Por tanto, los países en desarrollo dependen más de la salud de sus polinizadores. Y la posible disminución de estos polinizadores puede pesar mucho sobre los hombros de estos países.

READ  Cómo funciona la prueba casera de Covid sin receta en EE. UU.

Esto se debe a que la agricultura de exportación a menudo conduce a la deforestación y fragmentación de los espacios naturales, además del uso de insecticidas, factores que dañan a los insectos polinizadores.

“En Brasil o Colombia, destruyen áreas naturales donde viven insectos, como la selva amazónica, para convertirla en el ‘granero del planeta’ y producir alimentos ‘lujosos’ para la exportación, como café o aguacate”, avala la investigadora.

Si bien es importante mantener un área donde los polinizadores puedan hacer nidos, muchos agricultores prefieren cultivar la mayor cantidad posible de su porción, incluso si eso significa repeler a los polinizadores.

Un movimiento dañino para los insectos que también se puede observar aquí, mientras que alrededor del 75% de las especies cultivadas en el mundo dependen de la polinización, un servicio natural esencial realizado principalmente por insectos.

Los servicios de polinizadores cruzan fronteras

“Este es el primer estudio que conozco que aborda la circulación de la polinización a escala internacional utilizando una técnica de ‘producción virtual’”, comenta el profesor asistente de la Escuela de Medio Ambiente y Recursos Naturales. Universidad McGill, Elena M Bennett.

Compara el método de los investigadores con lo que se ha hecho en otros estudios sobre la circulación del agua: trabajar en el concepto de agua virtual (” agua virtual Muestre cómo los países con escasez de agua proporcionan alimentos y otros productos que consumen mucha agua para alimentar a las regiones del mundo que son menos propensas al estrés hídrico.

El investigador, que trabaja principalmente para mejorar nuestra comprensión de los servicios ecosistémicos que brindan los paisajes agrícolas, señala, sin embargo, que la polinización se diferencia de los flujos de agua en un punto: no termina, pero sigue teniendo los mismos efectos potenciales, quienes pagan la producción los costos son los del sur. Lo que encuentro particularmente interesante es que este estudio presenta una imagen de la complejidad de las interacciones entre la agricultura, el cambio de uso de la tierra, la polinización y el comercio internacional. “

READ  La función mágica de las palabras

Elena Bennett está particularmente interesada en el papel del comercio y otras formas de mover productos y procesos en sostenibilidad y resiliencia. El comercio, dice, nos permite obtener productos donde tienen menos impacto en el medio ambiente o donde son más baratos de producir. Pero a menudo favorecerá, explica el investigador y director de la red. ResNet, cultivos intensivos en agua en lugares húmedos en lugar de secos. Y favorece los cultivos polinizados en áreas con polinizadores ubicados en las cercanías, lo que trasladará la responsabilidad de velar por la salud de los polinizadores a los agricultores del Sur.

“Este comercio en ocasiones significa que una región paga la totalidad del costo ambiental de producción cuando la demanda de este producto agrícola se vuelve intensa, para una mayor transformación de los ecosistemas naturales en un área agrícola”. Lo que puede tener un impacto devastador en los polinizadores del sur.

Foto: Nicolas Guérin / Wikipedia Commons

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *