Émile Cartailhac: la prehistoria fue su jardín

lo esencial
Murió hace 100 años este año. Émile Carthailhac fue enterrado en Camarès. Es uno de los fundadores de la arqueología prehistórica en Francia.

Es la historia de un hombre enamorado que el tiempo ha olvidado un poco. Nacido en 1845 en Marsella de madre Aveyron, nacida en Solier, nacida en Camarès, Émile Cartailhac, cuyo abuelo era dueño de la finca L’Hymen, era un hijo de mediados del siglo XIX donde el mundo científico está en crisis. Charles Darwin acaba de sacudir las referencias en 1859 con su trabajo sobre el origen de las especies. La gran pregunta es: ¿Cuáles son los orígenes del hombre?

El joven Émile Cartailhac, que pasa sus vacaciones entre Millau, Saint-Affrique y Camarès, es absorbido intelectualmente por este maremoto.

Es el momento en que se desarrolla la especialidad científica del estudio de la prehistoria. Cavar la tierra, descubrir las huellas de un pasado lejano emociona a mucha gente.

Émile Cartailhac no quiere quedarse al margen, ve mucho más interés en esta nueva ciencia que en la carrera legal que ha abrazado durante mucho tiempo. Lo apoya un tío, A. de Quatrefages, profesor de antropología en el Museo Nacional de Historia Natural. Entonces Emilio comenzó a practicar, poniendo sus manos sobre los tapires en el sur de Aveyron. Explicará haber excavado más de cien. Colecciona objetos, toma notas. Su sed de buscar rastros de hombres prehistóricos gana. También está involucrado en excavaciones alrededor de las estatuas de pie que se pueden admirar hoy en el museo Fenaille en Rodez. Llevó sus elementos de investigación a la Sociedad de Artes y Ciencias de Aveyron, donde fue admitido en 1866. La actividad de Émile Cartailhac, la empresa, será el principio rector de toda su vida. Cuando murió en Ginebra el 25 de noviembre de 1921, estaba en Suiza para presentar los resultados de su trabajo en conferencias. El científico lleva consigo esta necesidad de mezclarse con el público en general y con la multitud de estos grandes encuentros científicos.

READ  El lino francés conquista el mundo

transmitir por escrito

¿Qué podría ser mejor que tener una revista para asumir el trabajo de los investigadores, para informar, para que la gente quiera enamorarse de la prehistoria? Este es el razonamiento de Émile Cartailhac cuando compró, en 1869, por 2.000 francos, la revista Materiales para la historia primitiva y natural del hombre. Esta es la referencia internacional en arqueología prehistórica. Émile Cartailhac dirige, aprende, se vuelve imprescindible en el planeta de la prehistoria internacional. Su objetivo es que la palabra escrita permita transmitir todos los conocimientos nuevos que aportan los investigadores de sus excavaciones. Además, Émile Cartailhac asume una dimensión importante. Lo vemos en conferencias, en el terreno para excavar, dar cursos en la Universidad de Toulouse, fundar el museo Saint-Raymond en esta ciudad y administrar su museo de historia natural. Incluso se embarcó en la política en Aveyron, donde encontró una fuerte oposición de la iglesia. Su trabajo sobre la historia del hombre, esta búsqueda de pruebas materiales de que el hombre existió en la antigüedad, va en contra de la tesis católica de que el hombre es fruto de Dios. Probar que el hombre casi siempre habría existido cuestiona la posición de la Iglesia. Esto coloca a Émile Cartailhac y a muchos prehistoriadores en posiciones controvertidas. Hablamos entonces de científicos materialistas, “cuya filosofía es rechazar la existencia de Dios y el alma. Estas personas buscan una explicación de todo lo que sucede en el universo gracias a las propiedades de la materia ”.

“La culpa de mi escéptico”

Émile Cartailhac dejó muchas huellas en la historia del estudio de la prehistoria. Uno de los aspectos más destacados de su rica existencia es sin duda este artículo publicado en 1902: “O mea culpa de un escéptico” donde escribe la siguiente frase: “Soy cómplice de un error cometido hace veinte años, de una injusticia que debe ser claramente admitido y reparado “. Todo comenzó con el descubrimiento de pinturas y grabados en la cueva de Altamira en España en 1879. Émile Cartailhac, cuya voz habla, explica que no hay arte rupestre en la prehistoria (arte que consiste en pintar en las paredes de las cuevas) y que el Las representaciones de esta cueva son falsas. Posteriormente se descubrirán otras cuevas decoradas que llevarán a Émile Cartailhac a admitir su error, otorgando a Altamira el reconocimiento científico que se merece. Un hombre de ciencia, el prehistoriador nunca fue un hombre de dinero. Fue enterrado el 3 de diciembre de 1921, en el cementerio de Camarès, con total discreción. Fue tu último deseo.

READ  Profeco y casi un millón de usuarios demandan a AT&T en México por el "cargo operativo" implementado en 2019

la magia

cuevas

paredes pintadas

Cuando imaginamos la prehistoria, pensamos espontáneamente en un universo de colores compuesto por pinturas y dibujos en las paredes de las cuevas. A veces olvidamos que la prehistoria es un mundo de objetos, piedras talladas u otros, y que la cueva es un universo oscuro a favor de esos magníficos dibujos que iluminan las paredes de Lascaux, Chauvet, etc.

Estas representaciones crean una emoción, una cercanía, una empatía con quienes pintaron en estas paredes. Sin embargo, estos hombres prehistóricos son totalmente ajenos a los hombres de 2021.

La prehistoria ha sido fascinante durante mucho tiempo. Ya en 1860, en las barras de chocolate, se encontraron en su interior viñetas que representan dibujos que evocan la prehistoria.

En ese momento, los principales periódicos informaron sobre descubrimientos prehistóricos que provocaron mucho debate.

También se escribieron muchas novelas sobre este tema durante este período. A finales del siglo XIX, la cuestión de los orígenes del hombre estaba en el centro de muchas cuestiones, se convirtió en uno de los hilos de la lucha entre los materialistas, que rechazaban toda metafísica, incluida la prehistoria, y los católicos.

Prehistoriadores como Émile Cartailhac aportan elementos de su investigación y se ven envueltos en debates filosóficos y políticos. Hablar del origen del hombre equivale, entonces, a implicarse políticamente, nos guste o no. Una trampa porque no tenemos el significado exacto de las cosas como eran cuando vivían estos seres.

Entonces, cuando ciertos prehistoriadores del siglo XIX evocan la existencia de tumbas prehistóricas, se preguntan si deberíamos ver allí la expresión de una espiritualidad, o incluso una celebración religiosa en el sentido en que la vieron entonces sus contemporáneos.

READ  París: en Village Reille, un nuevo lugar de solidaridad en el convento franciscano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *