En busca de la presencia de vida animal en el corazón del cuartel de Auch en España

lo esencial
Anticipándose al futuro desarrollo del cuartel español en Auch, varias asociaciones están llevando a cabo un estudio de impacto ambiental. Pays Gersois CPIE participa en el inventario de fauna local.

Claire Laurent entra en el perímetro del cuartel de Auch en España. Cruza el puente que cruza el Gers y hace un repaso en busca de un lugar concreto. “Quiero instalar mi cámara, explica el responsable medioambiental. Debe cubrir un pasaje y colocarse a la mitad ”. La joven trabaja en el Centro Permanente de Iniciativas Ambientales (CPIE) de la región de Gers.

Su asociación fue encomendada por el Ayuntamiento de Auch, con Adasea o el grupo ornitológico Gers, para realizar un estudio de impacto ambiental en el emplazamiento del cuartel en España. “Estamos estudiando la flora y fauna presente en este antiguo cuartel militar”, explica Claire Laurent. A cada asociación se le asignó un taxón, es decir, un grupo de animales ”. El CPIE es responsable del inventario de fauna de lepidópteros (mariposas), mamíferos y micromamíferos.

Diferentes observaciones

Entonces, desde la primavera, el gerente del proyecto observa y estudia la vida animal en el lugar. Este martes, ve un arbusto al borde de un pequeño sendero e instala su cámara detectora de movimiento a la altura del muslo. Después de atarlo de forma segura al tronco, suelta las pocas ramas que podrían activar el dispositivo. «Ya me lo he puesto cinco o seis veces», explica Claire Laurent. Tan pronto como pasa algo por delante, se activa y toma una foto. Hasta ahora he podido observar gatos y zorros ”. El director del proyecto añade sonriendo: «Y hasta los hombres».

READ  Un proyecto de producción de hidrógeno verde a escala industrial en España

Una vez que el dispositivo está instalado, Claire Laurent camina hacia los edificios en forma de U en la orilla izquierda de los Barracones. Con la mirada baja, vuelve a caminar por el suelo en busca de rastros de presencia animal. Qué mala suerte ese día: “En mi primera visita encontré muchas bolas de regurgitación, recuerda la joven. Estas bolas de pelo a menudo son rechazadas por las rapaces. Cuando desollamos, encontramos huesos. Animales devorados por estas aves, lo que nos permite identificar las especies presentes en el perímetro. «Estos micromamíferos (rata, ratón, etc.) se identifican luego utilizando los huesos enumerados.

Antes de irse, Claire Laurent hace un último giro en la orilla derecha. Allí, fotografía un excremento de animal. “También buscamos restos de comida, agrega la joven. Una nuez que se come así puede indicar la presencia de una especie en particular. También podemos encontrar huellas, como la de un erizo, un animal protegido ”.

Aún en una de las habitaciones, junto a vidrios rotos y un trozo de tapiz, una pequeña ala de mariposa, que Claire Laurent identifica como sin duda perteneciente a una “tortuguita”. Pero el estudio de las mariposas se llevó a cabo antes, durante el verano (ver la caja)

El inventario de vida silvestre debe durar varios meses más para poder observar el comportamiento de los animales en el corazón del cuartel durante todo un año. “A continuación, las distintas asociaciones realizarán un informe con las conclusiones y recomendaciones en cuanto a la realización de mejoras, presenta el funcionario de la CPIE. El objetivo es que las obras tengan el menor impacto posible sobre la fauna y la flora local ”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *