En Perú, feroz duelo entre Castillo y Fujimori

Los peruanos esperaban una elección cerrada el domingo 6 de junio. Sin embargo, no imaginaron que el escaño presidencial sería disputado por unas pocas decenas de miles de votos. Es con la mirada fija en el conteo del cuerpo electoral que han pasado las últimas veinticuatro horas. El lunes por la noche, se estaban preparando para otra noche de espera para encontrarse con el rostro de su próximo presidente.

Dada la cabeza de la votación el domingo por la noche, con una ventaja de 6 puntos, la candidata de derecha autoritaria y populista Keiko Fujimori superó al candidato de izquierda radical Pedro Castillo en medio de la noche del lunes. Al final del día, MMe Fujimori convocó rueda de prensa para denunciar “Fraude sistemático” : “Hay una clara intención de sabotear la voluntad del pueblo”, dijo, mostrando fotos y videos. Los observadores internacionales elogiaron el buen progreso de la votación. La asociación peruana Transparencia declaró, a través de la voz de su presidenta, Adriana Urrutia, que no había “no hay pruebas” fraude electoral.

Artículo reservado para nuestros suscriptores Leer tambien En Perú, treinta años de prisión exigidos contra Keiko Fujimori

Con el 95% del total, Pedro Castillo lidera así con una ligera ventaja: 50,28% contra 49,71%. Una brecha de 98.000 votos entre 25 millones de votantes, que fluctúa cada hora. Solo un tercio de los votos de los peruanos en el exterior se contabilizaron la noche del lunes. Con un grupo de casi un millón de votantes (solo 200,000 votaron por el No. 1Es tour), especialmente en Estados Unidos y España, podrían inclinar la balanza a favor de Keiko Fujimori. El voto rural, en cambio, cuyos últimos votos en las zonas más distantes de los Andes o Amazonas aún no se han contado, podría, por el contrario, confirmar el avance de Castillo.

READ  Pfizer planea probar la vacuna Covid-19 en niños de 12 años

Dos candidatos que se oponen a todo

De hecho, el país se encuentra inmerso en la incertidumbre con la opción de dos candidatos contrarios. Por un lado, el profesor Pedro Castillo, casi desconocido en la política desde hace unos meses y que no ha ocupado ningún cargo de elección popular. Sindicalista, se distinguió como líder durante una huelga de maestros en 2017, antes de caer en un relativo olvido. El día de las elecciones, domingo, fue en su bastión, una zona rural del norte de Perú, en Tacabamba (Región Cajamarca), donde recibió los primeros resultados, rodeado de su familia, su esposa, una maestra como él y la suya propia. padres, pequeños agricultores.

Tienes el 62,89% de este artículo para leer. El resto es solo para suscriptores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *