En Túnez, el presidente Kaïs Saïed nombra ministro del Interior

El presidente tunecino Kaïs Saïed nombró un asesor de seguridad a cargo del Ministerio del Interior el jueves 29 de julio, el primer nombramiento cuatro días después de asumir todo el poder ejecutivo, suspendiendo la actividad del Parlamento durante un mes.

“El presidente de la República emitió un decreto presidencial en el que instruía a Ridha Gharsallaoui a administrar el Ministerio del Interior”, dijo la presidencia en un comunicado de prensa. Gharsalloui, quien prestó juramento, es un comisionado de policía que se convirtió en el asesor de seguridad nacional del presidente, según los medios locales.

El nombramiento se produce después de que varias organizaciones de la sociedad civil, así como países extranjeros, pidieron al Sr. Saïed que designe un nuevo gobierno sin demora, como había prometido.

Artículo reservado para nuestros suscriptores Leer tambien Túnez se sumergió en lo desconocido tras el golpe del presidente Kaïs Saïed

Manejo de la criticada epidemia de Covid-19

Sr. Saïed, argumentó “Peligros inminentes” confrontado por Túnez, se hundió durante meses en una profunda crisis política y fue duramente golpeada por un mortal pico de coronavirus, para justificar su adquisición el domingo.

Despidió al primer ministro Hichem Mechichi, ampliamente criticado por su manejo de la epidemia de Covid-19 que ha dejado a Túnez sin oxígeno y agobiado por un aumento de hospitalizaciones, y agregó que ejercería el poder ejecutivo con “Ayuda de un gobierno” cuyo líder aún no ha nombrado. Saïed también anunció el miércoles por la noche el establecimiento de una unidad de crisis para gestionar la pandemia Covid-19, supervisada por un alto oficial militar.

READ  En vísperas del despegue, los primeros pasajeros privados de SpaceX están serenos
Artículo reservado para nuestros suscriptores Leer tambien Túnez, cuna de la “Primavera Árabe”, cede a las sirenas del hombre fuerte

Varias organizaciones de la sociedad civil pidieron una hoja de ruta el miércoles y advirtieron contra cualquier extensión. “Ilegítimo” suspensión del Parlamento más allá de los treinta días previstos en la Constitución.

Anticorrupción ofensiva

El miércoles por la noche, Saïed también lanzó una ofensiva anticorrupción, exigiendo la rendición de cuentas de 460 empresarios acusados ​​de malversación de fondos bajo el dictador Zine El-Abidine Ben Ali (en el poder de 1987 a 2011). “Los que saquean el dinero público”. Ellos estan «460» por deber “13.5 mil millones” de dinares (4.000 millones de euros) para el estado, recordó, citando un antiguo informe de una comisión de investigación sobre la corrupción y la malversación de fondos bajo el antiguo régimen.

“Este dinero debe ir al pueblo tunecino”, martilló el presidente. Para ello, pretende proponer a estos empresarios el abandono del proceso, a cambio del pago de las sumas desviadas en beneficio de las regiones marginadas de Túnez. Explicó que quería atacar la corrupción que está jugando un papel en el colapso de la producción de fosfato, uno de los recursos naturales raros del país.

La acusación, puesta bajo la autoridad de Saïed como parte de las nuevas medidas de emergencia, también anunció el martes la apertura, el 14 de julio, de una investigación contra varios partidos sospechosos de financiación extranjera para su campaña electoral de 2019. Esta investigación tiene como objetivo en particular la formación de inspiración islámica Ennahda, principal partido parlamentario, en conflicto con el presidente.

READ  Elecciones de la UE. Trump planea destruir a Fox con su propio canal de televisión: Axios

El presidente disfruta actualmente de una “Popularidad duradera”, observa Riccardo Fabiani, experto en Túnez del International Crisis Group. Su toma de posesión fue bien recibida por muchos tunecinos exasperados por los bloqueos institucionales, la crisis económica y la mala gestión de la pandemia. En este contexto, “Al apoyar una campaña anticorrupción contra empleados y empresarios vinculados a Ennahda, (…) podría debilitar permanentemente a algunos de sus rivales políticos más poderosos ”, y así tener éxito “Para establecer un nuevo status quo” en Túnez, estima el analista.

Preocupación en el extranjero

Sin embargo, el golpe presidencial está causando preocupación, tanto en el país como en el extranjero. El presidente del Parlamento tunecino, Rached Ghannouchi, lamentó este jueves en una entrevista con Agence France-Presse la falta de diálogo con la presidencia.

En ausencia de un acuerdo sobre la formación de un gobierno y la reapertura del Parlamento, “Invitaremos al pueblo tunecino a defender su democracia”, advirtió el Sr. Ghannouchi, líder de Ennahda.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, dijo el jueves que el presidente Saïed había prometido que trabajaría por la democracia. “Esperamos firmemente que Túnez vuelva a este camino democrático, actúe de acuerdo con la Constitución, restablezca el Parlamento, se equipe de un gobierno para llevar a cabo el trabajo del pueblo, para satisfacer sus necesidades”, enfatizó.

El mundo con AFP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *