Encélado: esta luna de Saturno tendría fuerte actividad volcánica

A más de 1.200 millones de kilómetros de la Tierra, una pequeña luna del tamaño de Gran Bretaña que orbita alrededor de Saturno está atrayendo el interés de geofísicos y científicos planetarios. En un estudio publicado el 21 de febrero de 2022 en Tarjetas de levantamiento geofísico (de la Unión Geofísica Americana, AGU), un equipo de investigadores de la Universidad de California informa que las capas internas de Encelado experimentarían una fuerte actividad geológica debido a su criovulcanismo. La nave espacial Cassini, que ha sobrevolado el sistema de Saturno durante más de una década, ha adquirido datos sobre Encelado y sus características. La luna está salpicada de líneas de falla, de las cuales brotan géiseres, lo que demuestra la existencia de un océano debajo de su superficie congelada y revela movimientos potenciales dentro de los estratos internos.

>> Lea también: ¿Podría haber una forma de vida microbiana en Enceladus?

Enceladus: una luna volcánica congelada

Enceladus tiene algunas características asombrosas. Este cuerpo helado es uno de los satélites más cercanos a Saturno, el gigante gaseoso tiene 82. Encelado orbita a solo 180.000 kilómetros de la espesa capa de nubes de Saturno. A modo de comparación, la Luna está a unos 300.000 kilómetros sobre la superficie de la Tierra. Con sus 504 kilómetros de diámetro, Encelado es una tierra inhóspita y helada, con una temperatura que no supera los -201°C. Este desierto nevado alberga un océano bajo una superficie helada y unas fallas azuladas, visibles en fotografías tomadas por diferentes naves espaciales y bautizadas como «rayas de tigre» por los astrónomos anglosajones.

READ  Un resumen de un estudio de fase 3 sobre la enfermedad de Alzheimer seleccionado para su presentación oral a la AAIC

Durante su sobrevuelo de Encelado en noviembre de 2005, la nave espacial Cassini detectó chorros que emanaban de estas fallas. Un extenso trabajo ha permitido a los investigadores determinar la existencia de criovulcanismo, una rara especificidad para un cuerpo de pequeño tamaño. Por lo tanto, el objetivo de los científicos planetarios era determinar la razón de tal actividad geológica.

>> Lea también: Cassini: 7 hitos para la historia

Órbita, presión y agua hirviendo

La corteza helada de Encélado, con un espesor medio de unos quince kilómetros, está sujeta a variaciones. Estas variaciones provienen de la órbita de la luna, que evoluciona durante varios millones de años alrededor de Júpiter. Desde una órbita casi circular «clásica», Enceladus puede realizar una órbita ovoide alrededor del gigante gaseoso, con una gravitación más estrecha. Esta evolución es observable durante un período estimado de 100 millones de años (abreviado 100 Myr) según los científicos planetarios. Otra luna del sistema de Saturno, Europa, se ve afectada por este fenómeno.

La contracción de la órbita hará que esta capa de hielo se caliente, que luego se «amasa», según Maxwell Rudolph, uno de los autores principales del estudio. El grosor de la corteza disminuirá y se volverá quebradizo. Al regresar a una órbita más circular, Encelado se enfriará: el hielo vuelve a crecer en las profundidades del océano debajo de la superficie. A medida que cambia el volumen de hielo, la presión aumentará en las capas internas de la luna. La presión está, pues, en el origen de las fallas, las rayas de tigre, visibles en el hemisferio sur de Encelado.

READ  Un grupo académico de futuros astrónomos que aportan cierto potencial a la ciencia.

Pero la presión ejercida sobre el estrato oceánico de Encelado por sí sola no explica los géiseres observados por Cassini en 2005. Un estudio de 2016, dirigido por Miki Nakajima de la Universidad de Rochester, indicó que el agua puede ascender hacia la superficie a través de fallas y hendiduras del hielo. cuerpo. Encélado al no tener atmósfera, el agua estaría en contacto directo con el vacío del espacio y luego comenzaría a hervir. En las fallas más pequeñas, la reacción sería solo una ligera neblina debido al vapor. Pero algunas asperezas más grandes provocarían chorros reales fotografiados por la NASA.

Asperezas de Enceladus

©NASA

Si la misión Cassini-Huygens, que finalizó en 2017 con una espectacular reentrada atmosférica hacia el centro de Saturno, permitió conocer más sobre las lunas del gigante gaseoso, el sistema saturnino esconde muchas características por estudiar. La futura nave espacial Europa Clipper, destinada a observar la luna Europa, será lanzada por la NASA en 2024 y podrá analizar con más detalle el criovulcanismo de Encelado.

>> Lea también: Presentación de diapositivas: Las últimas imágenes de Cassini antes de su inmersión en Saturno

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.