Francia – Mundo | Teatros, cines, conciertos: la excepción cultural española en medio de una pandemia

Madrid – En un mundo transformado por la pandemia, España es un oasis cultural. Porque, a diferencia de muchos países europeos, los teatros, cines o salas de conciertos pueden abrir allí, a pesar de la rampante reanudación de los contagios.

“Estar aquí frente a ustedes es una bendición, aplaudo con toda el alma el esfuerzo que se hace en este país por defender la cultura”. Con las manos en el corazón, el tenor mexicano Javier Camarena, que llevaba meses sin subir al escenario, expresó la semana pasada su agradecimiento al público del Teatro Real de Madrid.

Frente a él, 1.200 personas, disfrazadas o con un abrigo de piel enmascarado, a menudo de FFP2, regresaron a su sede tras una meticulosa placa después de dejar que se midiera la temperatura.

Pequeña vía, espacio entre espectadores, vestuario y rejas cerradas, nuevos sistemas de ventilación, seguimiento de posibles casos: en base a un estricto protocolo sanitario, se permitió la reapertura de los recintos culturales el pasado verano, tras el confinamiento más severo, y sin embargo a pesar de la reanudación del epidemia, a diferencia de Francia o Alemania, por ejemplo.

A costa de una inversión a veces colosal para las habitaciones. El Teatro Real, donde pudimos ver a los reyes a mediados de septiembre, gastó así “un millón de euros” en concreto para poder desinfectar la sala, los palcos e incluso el vestuario con rayos ultravioleta.

Los artistas no son inmunes a los nuevos rituales: además de la distancia y las particiones protectoras, los músicos, probados regularmente, llevan máscaras, excepto los instrumentos de viento.

– “Espacio seguro” –

“Podemos y debemos” ofrecer estos espectáculos, insiste AFP, el ministro de Cultura español, José Manuel Rodríguez Uribes, que quiere “demostrar que la cultura es un espacio seguro”.

READ  Agricultura. Tomate español con prisa por competir

La epidemia, sin embargo, obligó a algunos lugares a cerrar temporalmente, como la ópera de Barcelona, ​​Liceu, en noviembre.

Y en medio de los toques de queda, la ansiedad pública y las dificultades económicas, muchos sitios culturales no han podido reabrir y luchan por su supervivencia.

Según Javier Olmedo, director de la asociación “Noche en vivo”, que agrupa 54 salas de conciertos en la Comunidad de Madrid, “el 80% (de esas 54 plazas) no ha abierto desde marzo”. “Es un momento de desesperación”, dijo.

Varias iniciativas como # ThéâtreSûr o # LaCultureEstSûre se han lanzado en redes sociales con el objetivo de devolver al público a los cines, insistiendo en que ninguna casa se ha declarado.

La asistente de cultura de la Comunidad de Madrid, Marta Rivera de la Cruz admite que “las casas de música pop, con conciertos en directo (…) necesitarán la vacuna para levantarse”.

Mientras tanto, las autoridades están interesadas en realizar pruebas rápidas. En Barcelona, ​​500 participantes asistieron a un concierto de pie, pegados entre sí, pero enmascarados y probados en un estudio clínico realizado en diciembre. Ocho días después, ninguno había sido infectado.

Una receta que puede constituir “la solución más segura para revivir el entretenimiento”, según el especialista en enfermedades infecciosas Boris Revollo, en el origen de este estudio.

– “Falta el sudor” –

En el cine Renoir, en pleno centro de Madrid, el micrófono de la dependienta, detrás de su ventana, hace clic en “sala 3, al fondo después de las escaleras”.

¿Arriesgada la pantalla? No para Paloma Arroyo, de 38 años, que vino a ver una retrospectiva de Wong Kar-Wai: “Tenemos la máscara, no hablamos. La gente que come palomitas, sí, es un poco peligrosa ”, bromea, invocando más allá del virus, su” cordura “.

READ  Estos son los horóscopos de Mhoni Vidente de este martes 24 de noviembre de 2020

Si el transporte público se considera seguro, los cines lo son aún más, evalúa Pablo Blasco, que no “comprende por qué en otros países no es lo mismo”.

A unos cientos de metros, también es la ilusión del mundo anterior en el “Café Berlín”, que recientemente cerró hasta nuevo aviso. Luces azules, música potente y embriagadora, pero prohibido columpiarse estando de pie.

Luego, el público se balancea en sus pequeños asientos de terciopelo instalados frente al DJ activo en el escenario.

Un sustituto, porque como confía María Llorens, de 20 años, “la fiesta, sentir la gente, estar todo pegado, ¡el sudor!”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *