Gráficos negros: los números de una pandemia de dimensiones más que catastróficas

Cuando el primer caso de Covid-19 en MéxicoEl 27 de febrero, el gobierno federal estimó el número de muertos en 6.000 u 8.000, en estado grave. Incluso predijo cuatro escenarios más: uno con 12.500, otro con 28.000, un tercero con 30.000 y uno “muy catastrófico que podría llegar a 60.000”.

México superó este último número el 22 de agosto y hasta el informe del jueves pasado totalizó 90,773 muertes, lo que fue colocado como el cuarto país con más muertes Por ello, según sus cifras oficiales aceptadas públicamente, apenas por debajo de Estados Unidos, con 228.909, Brasil, con 158.969 e India, con 121.090.

Son muertes con diferentes rostros y matices según la ubicación geográfica y el grupo social en el que ocurrieron.

Héctor Hiram Hernández Bringas, académico de Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias de la UNAM, declaró que los registros de asesinado por Covid-19 en México, muestran que el nivel de mortalidad se correlaciona con la densidad de población; que la letalidad es mayor cuanto mayor es la pobreza y que las poblaciones indígenas son las que presentan mayor letalidad.

Según un análisis realizado por el académico y compartido con El economista Con datos oficiales disponibles hasta la semana que acaba de terminar, el perfil demográfico de las muertes por la pandemia Covid-19 muestra las siguientes características.

Por sexo

Hasta el pasado 27 de mayo murieron dos hombres por cada mujer de Covid-19; la semana pasada, la diferencia es de 1,8 hombres por cada mujer. En otras palabras, poco más que El 70% de las personas asesinadas por Covid-9 eran hombres.

Por edad

La mayoría de las muertes ocurren de 40 a 69 años. El 60% de las muertes por esta enfermedad se concentran en este grupo de edad. El grupo de edad de 70 años o más representa el 25%. Personas menores de 40 años 15 por ciento.

En varios países, la mortalidad de los ancianos ha sido muy importante; en México también. Si se analiza la letalidad de la enfermedad, se observa que en algunos segmentos de mortalidad de los mayores de 70 años que contraen la enfermedad Covid-19, la probabilidad de muerte llega a 50. Esto significa que el riesgo de morir en la mayoría las mujeres mayores son mucho más altas que en otros grupos de edad.

Distribución en el territorio

Hasta la semana que acaba de terminar, Covid-19 era un problema fundamentalmente urbano. Es en las grandes ciudades donde se produce el mayor número de contagios y el mayor número de muertes, entre otras cosas porque hay más población y porque la densidad de población es mayor.

Sin embargo, si se agregan otras variables, como el nivel de pobreza, se observa que tener una alta densidad no es suficiente, sino que las condiciones de pobreza de la población son muy relevantes.

No hay patrón geográfico en la dispersión del Covid-19, lo que se puede ver es que hay más casos en zonas donde hay más contacto, ya sea por turismo o por flujos migratorios.

beca de estudios

El 50% de las personas asesinadas por Covid-19 tenían educación primaria o menos.

Tres de cada cuatro fallecidos (75%) tenían, como máximo, bachillerato.

Solo el 35% de los fallecidos había completado la escuela secundaria o más.

El académico explica que el indicador de educación es muy importante porque existe una relación entre baja educación y trabajos precarios, vivienda precaria y acceso precario a los servicios de salud.

Además, tener más estudios implica disponibilidad para adoptar prácticas de salud y tomar decisiones sobre tratamientos o búsqueda de ayuda médica.

Aquellos con menos educación también son los que más murieron debido al Covid-19.

Esto también está relacionado con la mortalidad y el tipo de trabajos que tenía la gente antes de morir.

En este sentido, sus análisis refieren que el 90% de los fallecidos eran trabajadores manuales y operativos, amas de casa, jubilados o jubilados. El 90% se encontraba en alguna de estas condiciones.

Son obreros, albañiles, guardias de seguridad, conserjes, choferes, entre otros, sin embargo, incluso en estos hay diferencias. La línea más importante la ocupan las amas de casa, que representan el 25%.

Nativo

En los municipios indígenas, es decir, aquellos con 70% o más hablantes indígenas, fatalidad mayor al 20 por ciento.

Es precisamente en estas demarcaciones territoriales donde Covid-19 es más letal en México. La tasa de contagio de los municipios indígenas y su tasa de mortalidad es cuatro veces mayor que la de los municipios pobres.

En los municipios indígenas, 20 de cada 100 personas mueren por el llamado nuevo coronavirus.

Escenarios

El 25 de agosto, México ya había superado lo que para las autoridades era un escenario improbable de 60.000 muertes por Covid, ya que había sumado casi 62.000 muertes según reconocidas fuentes oficiales.

Con ellos, ocupó el tercer lugar en muertes, detrás de Brasil y Estados Unidos.

Desde esa fecha, con el 1.6% de la población mundial, México ha sido responsable del 7% del total de muertes en el mundo.

Con su tasa de mortalidad de dos muertes por 100 infecciones, ocupa el tercer lugar en el mundo, solo detrás de Italia y el Reino Unido. Antes del surgimiento de la India.

Al 25 de agosto, había una tasa de mortalidad de 48 muertes por cada 100.000 habitantes en Covid.

Esto coloca a Covid como la tercera causa principal de muerte en México, detrás de las enfermedades cardiovasculares y la diabetes.

[email protected]

READ  La física señala que falta un ingrediente en el Universo que aún no se ha tenido en cuenta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *