Hermana María Suyapa, la voz de los negros en América Latina

“El Papa nos dice que no nos quedemos callados, ¡así que diré lo que escuché! « El martes 23 de noviembre se destacó el testimonio de sor María Suyapa Cacho Álvarez entre las demás intervenciones durante las ruedas de prensa organizadas a lo largo de la Asamblea de la Iglesia de América Latina y el Caribe, que se reúne a lo largo de la semana en la Ciudad de México. Lejos de los habituales tonos de confianza, no duda en formular una severa denuncia de las actitudes eclesiales hacia las poblaciones negras de esta región del mundo, descendientes de esclavos caribeños.

→ ANÁLISIS. Las iglesias católicas latinoamericanas se unen para prevenir su declive

Hija de la caridad, la hermana María Suyapa es garífuna, un pueblo métis de la costa caribeña de Centroamérica, principalmente de Honduras. En la Ciudad de México, quiere ser la voz de los latinoamericanos negros, dice. «Marginados, excluidos».

«La voz de los sin voz»

Para la monja de 57 años, 34 de los cuales tiene vida religiosa, esta asamblea eclesial es solo una nueva etapa en esta larga lucha. Toda su vida, dice, quiso ayudar a los más pobres, «Tocado en el corazón» a través del mensaje de Juan Pablo II sobre el «Civilización del amor». Para ello, se convirtió en maestra en las montañas de Honduras y viajó por pueblos a un día de caminata desde su casa. Entonces, ante la explotación de los campesinos hondureños, quiso ser policía para defenderlos. Pero abandona este proyecto: sin embargo, se topó con una imagen piadosa en la que está inscrita: «Debemos ser la voz de los sin voz». Al otro lado, un retrato de San Vicente de Paúl.

READ  Leaño confirma a Vucetich como nuevo entrenador de Chivas

Habiendo encontrado su vocación, no abandona su voluntad de «Defiende los derechos de los que no pueden». Incluido, por tanto, dentro de la Iglesia. “Para preparar la asamblea, contadora Maria Suyapa, He viajado a muchos pueblos garífunas y mucha gente me ha dicho: ¡somos hijos de la Iglesia, pero ella a menudo actúa como si no fuera nuestra madre! «» Los negros en América Latina no se sienten bienvenidos como son. Es como una madre que rechaza a su hijo por su diferencia ”, ella explica.

Como prueba, recuerda, hoy solo un sacerdote celebra la misa en idioma garífuna, una mezcla de francés, inglés y otros idiomas. Es decir, su propio hermano, los otros seminaristas garífunas nunca terminaron sus estudios, sintiéndose «No apreciado, marginado, privado de las oportunidades que se ofrecen a los demás».

evangelismo de culto

«Padres, obispos, misioneros … hay mucha indiferencia hacia nosotros», replica ella. Y además, “Si quieren evangelizarnos, debemos hacerlo con nuestras raíces y nuestras culturas, de lo contrario solo se acabará saliendo el barniz”.

Los garífunas y otros pueblos negros de América Latina tienen mucho que aportar: “Valores de alegría, solidaridad, aceptación incondicional”, enumera. Verdadero «Semillas del reino de Dios» que conviene conservar y que una evangelización inculturada podría ayudar a mantenerlo.

→ INFORME. Frente a los evangélicos, las incertidumbres de la Iglesia Católica en El Salvador

Para valorar el aporte de los negros latinoamericanos, Sor María Suyapa tiene una idea muy concreta. “El Papa habla a menudo de los pueblos indígenas de América Latina, pero nunca habla de los pueblos negros, ella observa. Mi sueño es que el Papa nos envíe un mensaje especial a los negros de‘América Latina. Entonces otros pueblos de la región podrán ver que, aunque somos diferentes, somos hermanos. «

READ  En España, la alcaldesa de Barcelona, ​​Ada Colau, cierra Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *