Incendios forestales en Australia: suficientes para dañar la capa de ozono

La hipótesis ronda desde 2020: teniendo en cuenta la altitud récord alcanzada por este humo -hasta 31 km sobre el nivel del mar- era teóricamente posible que los gases que lo componen hubieran desencadenado allí arriba reacciones químicas capaces de dañar el ozono. La hipótesis acaba de ser confirmada por tres investigadores químicos -dos canadienses y un estadounidense- en un artículo publicado el 17 de marzo por la revista Ciencia.

La capa de ozono, escriben, se ha reducido temporalmente en un 13 % en las latitudes medias del hemisferio sur, donde se encuentra Australia. Sus datos provienen del satélite canadiense Scisat, una de cuyas misiones –Experiencia en Química Atmosférica— es medir los niveles de 44 moléculas diferentes en nuestra atmósfera.

Específicamente, estos incendios «inyectaron» partículas de humo ácido en la estratosfera, «interrumpiendo la química del cloro, hidrógeno y nitrógeno que gobierna el ozono», explica en el comunicado de prensa del químico Peter Bernath de la Universidad de Waterloo, primer autor de la investigación.

En su apogeo, entre el 29 de diciembre de 2019 y el 4 de enero de 2020, los incendios australianos enviaron entre 300 y 900 000 toneladas de humo. El penacho que se elevó a 31 km se extendió por 1000 km. Durante tres meses, estos incendios quemaron un área de más de 70.000 km2, mataron a 30 personas y millones de animales. También se les atribuyen más de 4.000 hospitalizaciones.

El ozono es el gas que, presente en la atmósfera superior, protege la vida en la Tierra de los rayos ultravioleta del Sol.

READ  Ciencia del clima: todavía hay "misterios" por desentrañar a pesar de los avances

El humo de los incendios generalmente no llega a la estratosfera, pero la escala de estos incendios los coloca en una categoría propia. La pregunta ahora es saber si incendios de tal magnitud será más frecuente en las próximas décadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.