Inmunidad y vacuna. Una ciencia que sigue evolucionando

El propósito de la vacunación es permitir que el individuo desarrolle una protección específica contra un agente infeccioso antes de cualquier exposición a ese agente, utilizando los recursos naturales de la inmunidad.

Una vieja historia

Los primeros indicios de inmunización contra la viruela se remontan al siglo X en China. En 1774, Benjamin Jesty, un ganadero inglés, se dio cuenta de que los productores de leche parecían estar protegidos contra la viruela después de contraer la vacuna (virus de la vaca). Edward Jenner, un científico inglés, planteó la hipótesis de que la vacuna podría desempeñar el papel de una “vacuna” contra la viruela. Nació la vacunación moderna. Entre 1870 y 1885, Pasteur desarrolló las primeras vacunas vivas atenuadas contra el cólera en pollos y luego contra el ántrax. En 1885, Joseph Grancher vacunó con éxito a 2 niños contra la rabia según un plan establecido por Pasteur. El final del siglo XIX también fue un período rico para la microbiología (aislamiento de patógenos responsables de diversas enfermedades) y para la inmunología (noción de inmunidad innata / adquirida, relación anticuerpo / antígeno) que permitió enriquecer la comprensión de los principios de la vacunación.

Inmunidad innata …

El organismo identifica desde la etapa fetal lo que le pertenece, el “yo” y lo que le es extraño, el “no yo”. Cuando ingresa un elemento externo, el sistema inmunológico determina si está causando daño y, de ser así, desencadena una respuesta inespecífica. Esta inmunidad innata es la primera línea de defensa contra las infecciones. Durante esta respuesta intervienen dos tipos de mecanismos, elinflamación y sus moléculas, y células de inmunidad innata. Los más importantes son los macrófagos, presentes en todos los tejidos y que identifican precozmente cualquier elemento patógeno. Se dan cuenta de la fagocitosis, es decir, “tragan” y destruyen cuerpos extraños de forma inespecífica. Al mismo tiempo, las células dendríticas identifican patógenos y los presentan a otros glóbulos blancos, llamados células presentadoras de antígenos.

READ  La ciencia de la red | El nuevo economista

… Y la inmunidad adquirida …

Los antígenos patógenos son esencialmente proteínas de superficie, bacterias o virus. Una vez que se identifican estos antígenos, los linfocitos T4 son los impulsores de la respuesta inmune. Activan los linfocitos T8, que pueden destruir directamente las células infectadas con partículas extrañas y producir varias moléculas que activan todo el sistema inmunológico. Ellos son los que controlarán la infección en los primeros días y hablamos de inmunidad celular.

… con producción de anticuerpos

Los linfocitos B, una vez activados en las células plasmáticas, son responsables de la producción deanticuerpo específicas o inmunoglobulinas. Estas son proteínas capaces de unirse a proteínas extrañas y destruir la patógeno. La respuesta humoral aparece lentamente (de dos a varias semanas) y no es muy protectora al principio. Estos anticuerpos están libres en el plasma o en los fluidos corporales (principalmente para IgG e IgM), están presentes en las mucosas (especialmente IgA) y están concentrados en el calostro. En los rumiantes, los recién nacidos nacen sin anticuerpos, por lo que son totalmente dependientes del calostro y, por tanto, de la inmunidad de la madre.

La implementación de todos estos elementos de inmunidad se realiza de forma secuencial y conjunta, con el fin de obtener la respuesta más eficaz y adaptada para destruir el patógeno diana.

.

Memoria inmune utilizado para la vacunación

La primera vez que se inocula un antígeno, el número de linfocitos aumenta rápidamente, alcanza su punto máximo después de una semana y desaparece en dos a seis semanas. Ésta es la respuesta principal. Dan lugar a linfocitos T y B de “memoria”, cuyo número alcanza un máximo de dos a seis semanas después de la inoculación y se reduce muy lentamente. Estas células guardan la memoria del patógeno y si este agente vuelve a infectar al organismo, lo reconocen directamente y reactivan rápidamente la inmunidad adquirida. En esta propiedad del sistema inmunológico se basa la vacunación. El principio de cualquier vacuna, por tanto, es presentar al organismo los antígenos de los patógenos para desencadenar la respuesta inmune, pero sobre todo, la memorización, sin práctica clínica. Dado que la respuesta primaria suele ser insuficiente, puede ser necesario un refuerzo un mes después de la primera inyección y generará una respuesta secundaria, que es más persistente.

READ  Vicente Fernández Jr.pedirá examen psicológico para la hija de su ex, Karina Ortegón

Linfocitos B de memoria, apoyo para la respuesta de anticuerpos

Las vacunas estimulan toda la cadena inmunitaria, pero principalmente la producción de anticuerpos protectores. Después de un mayor contacto con el agente infeccioso o cualquiera de sus antígenos, los linfocitos B se reactivan rápidamente. Esto permite un tiempo de respuesta más corto; los anticuerpos aumentan más rápidamente y alcanzan títulos más altos. La medición de este título de inmunoglobulina, el medio más utilizado en la práctica, es una medida indirecta de la eficacia de la vacuna. Esta misma medida en un ternero, por ejemplo, permite evaluar la eficiencia de la transferencia de anticuerpos de la madre al calostro.

La inyección de virus o bacterias muertos o atenuados, base de la vacunación …

Históricamente, el principio de la vacunación ha sido presentar antígenos al organismo, inoculando directamente el patógeno en su totalidad, de forma que no desencadene una clínica, con vacunas muertas o vivas atenuadas. Esta técnica demostró ser muy eficaz y permitió el desarrollo de la vacunación y la erradicación de muchas enfermedades. Poco a poco se va dando paso a técnicas más modernas, donde solo se presentan al organismo las proteínas más interesantes por su poder inmunogénico. Por tanto, la producción es más compleja, ya que implica la purificación y aislamiento de este antígeno y, a menudo, requiere un adyuvante para una mejor eficacia.

… y hoy nuevos conceptos

En los últimos años han surgido dos nuevas tecnologías. La primera consiste en “injertar” el antígeno que se quiere presentar en otro virus totalmente inocuo para la especie en cuestión. La segunda es inyectar el fragmento de ARNm responsable de la producción del antígeno viral para que el propio cuerpo de la vacuna produzca la proteína. Tu sistema inmunológico te identificará y activará tus defensas. Sin duda, estas técnicas constituyen una nueva revolución de las vacunas, que ofrecen un nivel de seguridad aún mayor y menos efectos secundarios. Aún poco utilizados en el mundo animal, se espera que se desarrollen en los próximos años.

READ  Beauvaisis. Concurso Science Factor: vote por la “aplicación de comedor” para estudiantes universitarios en Auneuil

Inmunidad y vacunación, temas a veces complejos pero fascinantes

Durante 3.500 millones de años y con el surgimiento de la vida en la tierra, las interacciones entre atacantes y agresores han permitido el desarrollo de complejos sistemas de defensa, de los que probablemente aún no lo sepamos todo. Sin embargo, esto permitió el desarrollo de la vacunación, que como cualquier tratamiento puede tener efectos secundarios, pero con una relación beneficio / riesgo muy favorable y que ha mejorado considerablemente desde la era Pastor. Es una herramienta imprescindible en el manejo de patologías y limitaciones de los tratamientos, y la base de nuestro concepto “Lo sanitario… ¡me adhiero!” “Para cada patología, el protocolo debe ser estudiado con su veterinario, con el fin de determinar el objetivo y las formas de administración según el efecto esperado. Y para más información, no dude en contactarnos.

Dr. Boris BOUBET – Creuse GDS – www.gdscreuse.fr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *