investigadora y activista ⋅ Inserm, Ciencia para la salud

Especialista en microbiología y genética, Aude Bernheim también destaca por su fuerte compromiso asociativo. Cuando no se dedica a rastrear las similitudes entre la inmunidad de las bacterias y la de los humanos, la joven investigadora trabaja para borrar las diferencias de trato entre mujeres y hombres en la ciencia…

aude bernheim

Investigador, activista, autor. A sus 32 años, Aude Bernheim ya tiene muchos sombreros. Recientemente recibió fondos del Consejo Europeo de Investigación (ERC), así como fondos de Atip-Avenir, para establecer su propio laboratorio de investigación y continuar su trabajo sobre la capacidad de las bacterias para combatir los virus. . Un tema emergente que la ha fascinado durante casi 10 años, pero al que hasta ahora ningún equipo francés se ha dedicado por completo.

» Esta financiación europea de 1,5 millones de euros me permitirá estudiar larvación de ciertos genes que gobiernan la inmunidad antiviral de las bacterias, pero también de las células animales, incluidos los humanos resume el investigador. En la interfaz de la bioinformática y la microbiología, este proyecto tiene sus raíces en el trabajo que inició en su tesis, a partir de 2014. Entonces estaba trabajando en sistemas CRISPR-Cas, estas enzimas producidas por bacterias para combatir los virus que las infectan, los bacteriófagos.. El potencial de estas herramientas bacterianas al servicio de la salud humana ha motivado una fuerte dinámica de investigación sobre el tema. »

Desde entonces, además del descubrimiento de CRISPR-Cas, se han identificado más de 60 sistemas bacterianos capaces de combatir los bacteriófagos.. “Durante mi postdoctorado, yo mismo identifiqué dos de ellos: bugloss y retrons. Sin embargo, rápidamente se observó que algunas de estas herramientas moleculares se pueden encontrar en células no bacterianas, incluidas las de los humanos. ! Este es particularmente el caso con bugloss. Así, a pesar de la extrema variabilidad genética de las bacterias, existe una conservación evolutiva de algunas de estas armas antivirales.

READ  Bestias científicas: ¿Por qué los peces globo dibujan mandalas?

» Hoy, nuestro proyecto financiado por ERC tiene como objetivo explorar esta conservación, tanto para comprender mejor cómo las bacterias se defienden contra los bacteriófagos, como para evaluar cómo podemos explotar estas propiedades antivirales para combatir los virus que causan enfermedades.. El investigador y el equipo que lo reclutó están trabajando en dos fases: una primera fase de genómica comparativa conducta en sílice les permite hacer hipótesis que luego evalúan a través del trabajo de microbiología experimental.

pan-inmunidad bacteriana

Curiosamente, los genes que codifican las diferentes enzimas antivirales se encuentran muy juntos dentro del genoma bacteriano. Esta característica facilita los análisis bioinformáticos destinados a descubrir nuevos sistemas antivirales. Con Florian Tesson, estudiante de doctorado en su laboratorio, la investigadora estableció un algoritmo para caracterizar el número y la naturaleza de los sistemas de protección presentes en una cepa bacteriana. « Al estudiar más de 21.000 genomas bacterianos, hemos observado que las bacterias tienen un promedio de 5 sistemas diferentes. Pero existe una gran diversidad entre especies e incluso dentro de una misma especie: el número de sistemas presentes puede variar de 0 a 57 ! Aude Bernheim, por tanto, plantea la hipótesis de que las bacterias no se protegen individualmente, sino colectivamente: con sus congéneres, tendrían un sistema inmunitario común cuyo funcionamiento se basa en la capacidad de transferir fácilmente los genes necesarios para su defensa.

Con Vincent Libis y Helena Shomar, investigadores de su unidad, también quiere realizar un estudio con muestras de suelo extraídas de toda Francia. Mediante el análisis de las bacterias y bacteriófagos que allí se encuentran, esperan poder identificar otros mecanismos inmunológicos bacterianos de interés para la salud humana. » Para ello vamos a proponer a los ciudadanos voluntarios que nos envíen muestras de su entorno. Además de una gran diversidad de muestreos, esta será también la forma de sensibilizar de forma concreta a la población sobre la importancia de la biodiversidad del suelo. explica Aude Bernheim.

READ  Una mutación común puede hacer que COVID-19 sea más vulnerable a la vacuna, advierte un estudio

Por una ciencia participativa e incluyente

Este proyecto de ciencia participativa no sorprende dada la formación de la investigadora: ha explorado enfoques interdisciplinarios e innovadores para la investigación en ciencias de la vida desde la escuela de posgrado. Esta experiencia también demostró ser decisiva en más de un sentido: Durante mi Maestría 2, elegí hacer de la investigación en biología mi actividad principal. Hasta entonces sabía que quería actuar para que la ciencia tuviera su lugar pleno en la sociedad, pero dudaba entre esa opción y la de involucrarme en políticas públicas en torno a estos temas. Acabé decantándome por la investigación, pero al mismo tiempo me involucré en el activismo asociativo. Para esto ella co-creó Ciencia de la cera