La Biblioteca Nacional de España avergonzada por las misteriosas desapariciones de las obras de Galileo

CARTA DE MADRID

El original de una obra de Galileo (1564-1642) ha desaparecido de la Biblioteca Nacional de España (BNE) en Madrid. el tratado de astronomía un mensajero estrellado (El mensajero de las estrellas), publicado en 1610, que describe sus primeras observaciones de la Luna, ha sido reemplazado por una vulgar falsificación. peor, despues del dia El país Revelado el robo, el Ministerio de Cultura realizó su propia investigación y concluyó que también faltan otras cuatro obras del famoso astrónomo y físico italiano. La BNE cree que los desaparecidos prefieren el número nueve.

Varios escándalos están involucrados en este caso digno de una novela policíaca. Primero, pregunta sobre la seguridad de una institución responsable de preservar valiosos manuscritos antiguos. El robo, por cierto, se descubrió por casualidad en 2014, cuando dos restauradores se comprometieron a procesar el libro y se dieron cuenta de que era demasiado nuevo y demasiado limpio para datar del siglo XVII.y siglo. Estos informaron a sus superiores, quienes aseguran haber notificado la dirección.

investigacion secreta

Sin embargo, no se registraron denuncias hasta 2018, cuando un prestigioso investigador británico, Nick Wilding, profesor de la Universidad de Georgia, en Estados Unidos, notificó directamente a la directora de la BNE, Ana Santos, que el manuscrito digitalizado era falso, y cuando el El catedrático de Historia de la Ciencia de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), el español Carlos Solís, hizo hincapié en saber dónde estaba el original.

El Sr. Wilding sabe de lo que está hablando. En 2012, eliminó las primeras dudas sobre los orígenes de la magnífica Sidereanos a las acuarelas pintadas a mano de la librería Martayan Lan en Nueva York. Resultó ser una falsificación de calidad, producida por el falsificador italiano Marino Massimo De Caro, experto autodidacta de Galileo, condenado en 2013 por robar más de 4.000 volúmenes antiguos de la biblioteca Girolamini de Nápoles, que ‘él dirigía’. En España, la sombra del italiano también se cierne sobre el caso.

READ  El rapero tiene cadenas de oro implantadas en su cabeza en lugar de su cabello.
Leer tambien Artículo reservado para nuestros suscriptores El ratón de biblioteca era un ladrón

Desde 2018, la Brigada de Patrimonio Histórico de la Policía Nacional investiga en secreto, sin éxito. Y por una buena razón. Si el engaño se descubrió en 2014, las primeras investigaciones sugieren que el robo podría haberse cometido diez años antes. La última consulta del trabajo se remonta a 2004, cuando un tal César Ovidio Gómez Rivero, uruguayo afincado en Argentina, se presentó con carnet de investigador de la BNE y pudo realizar el trabajo.

Tienes el 63,25% de este artículo para leer. El resto es solo para suscriptores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *