La ciencia colonial revisada a través de la contribución de la India

EN ELA principios de la década de 2000, la comprensión de las ciencias modernas fuera de Europa todavía estaba asociada con el modelo centro-periferia del campo de investigación «ciencias e imperios»: Europa habría impuesto las ciencias modernas al resto del mundo, a raíz de la globalización imperial. de la revolución científica. Esta gran narrativa de dominación se basó tanto en las prácticas de recolección del mundo natural a través de la tesis de la «máquina colonial» (François Regourd y James McClellan) como en la estandarización de las normas científicas a escala internacional (Simon Schaffer).

En el interior Ciencia moderna, ciencia global. Circulación y construcción del conocimiento entre el sur de Asia y Europa (1650-1900), publicado inicialmente en inglés en 2006 y traducido por Brepols (2021), Kapil Raj (EHESS) propone invertir la perspectiva y “Desplazando la ciencia moderna” en la India. El autor retoma una serie de «áreas de contacto» entre académicos indios y occidentales con el fin de descentralizar la cuestión de «ciencia colonial».

El descubrimiento de un códice perdido hace mucho tiempo que ahora se encuentra en la biblioteca del Museo Nacional de Historia Natural, el de un cirujano de Chandernagor, Nicolas L’Empereur, ofrece la oportunidad de comprender concretamente estas interacciones. El herbario del Emperador, en 14 volúmenes en folio, es parte de un deseo de establecer una biblioteca médica, como la holandesa de la Compagnie des Indes, para combatir mejor las enfermedades tropicales que afectan a los europeos en el lugar. Este conocimiento se desarrolla con los faquires y tiene sus raíces en muchas tradiciones de los herbarios locales.

READ  Adelgaza: esta insospechada actividad puede hacerte perder hasta 12 kg según la ciencia

intermediarios del conocimiento

Kapil Raj también está interesado en la cartografía de la India por parte de los británicos, un conocimiento estratégico si lo es, ya que se identifica en la historiografía como un producto de exportación occidental. Muestra cómo, entre 1764 y 1880, los desarrollos cartográficos en el este de la India (registros, mapas, atlas, etc.) fueron el resultado de interacciones y encuentros entre diferentes prácticas. indio y británico. Ni la agrimensura ni la cuantificación ni la medición pertenecen a una ciencia occidental ni a la revolución científica, pero tienen su equivalente asiático. Además, William Jones, juez de la Corte Suprema de Calcuta y presidente de la Asian Society, inspirado por un espíritu enciclopédico y baconiano, se comprometió a totalizar todo el conocimiento asiático, pero omitiendo las mediaciones locales que permitieron tan vasta operación de recopilación y síntesis. . .

Tienes el 27,24% de este artículo para leer. Lo siguiente es solo para suscriptores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.