La ciencia del absurdo: veneno versus verdad científica

Estudiantes de los Centros Educativos Unificados (CEU) asisten a una clase sobre “Noticias falsas” en São Paulo, Brasil, el 21 de junio de 2018.

Lo absurdo, viral, seductor, inexpugnable, solo se puede combatir con mucho esfuerzo y paciencia. Desafortunadamente, el flujo de tonterías es implacable. Siempre viene de inédito acaparar los espíritus y desviarlos de las laboriosas refutaciones formuladas contra las anteriores. La guinda del pastel, el absurdo conspirativo tiene la particularidad de ser compatibles entre sí, incluso cuando se contradicen, ya que siempre se prefieren a cualquier tesis “oficial” sospechosa de ser una cortina de humo. El absurdo de la conspiración, por tanto, ciertamente refuerza sus respectivas participaciones.

El absurdo es, en cierto sentido, un virus mental que puede alcanzar proporciones considerables e incluso tomar el control de un individuo. Este es el caso del absurdo sectario. El delirio obsesivo que encontramos en estos movimientos es la marca de un absurdo que se ha apoderado de los sistemas de defensa del individuo e incluso del grupo que lo cultiva.

Viendo el absurdo como una enfermedad de la mente, dejamos de querer luchar contra el enfermo y, por el contrario, intentamos ayudarlo y contener un posible contagio. Si existiera una disciplina llamada “chorradas”, dedicada a describir los absurdos, entender cómo funciona y combatir el daño que provocan los más virulentos, nos enseñaría a revitalizar nuestras defensas epistémicas, a cultivar el gusto por el cuestionamiento, por autocrítica y duda. Pero el cambio es absurdo y tartamudea la ciencia que se interesa en su caso.

Tratar con tonterías y tonterías no es una tarea fácil, pero tenemos algunas pistas, como explica el profesor de comunicaciones de la Universidad de Ohio R. Kelly Garret: “La confianza en su capacidad para reconocer intuitivamente la verdad es un predicador singularmente relevante del pensamiento conspirativo. Los resultados sugieren que los esfuerzos para prevenir la percepción errónea pueden facilitarse promoviendo una epistemología personal que enfatice la importancia de la evidencia, un uso cauteloso de los sentimientos y la confianza de que las declaraciones rigurosas de expertos probados son una buena manera de protegerse contra la manipulación. “

Cuando somos manipulados por una idea que aceptamos demasiado rápido o al final de un viaje que nos ha hecho conscientes de su atractivo, es poco probable que nos demos cuenta por nuestra cuenta. A Robert Oxton Bolt y Elly Roselle a veces se les atribuye la siguiente frase: “Una creencia no es sólo una idea que tiene la mente, es una idea que tiene la mente”.

En este libro, sugiero que nos enseñe a resistir lo absurdo, a vacunar nuestras mentes contra su viralidad cognitiva, ya sea benigna o fatal. Para hacer esto, debemos aprender a comprender mejor lo que hace nuestro cerebro cuando pensamos que estamos pensando con él. Descubriremos, por tanto, los límites de nuestra percepción del mundo, las salidas de nuestra racionalidad e incluso las de los investigadores y especialistas que a priori están armados para evitar los surcos. En respuesta, veremos cómo cultivar el arte necesario de la duda y el cuestionamiento.

READ  George RR Martin producirá series de ciencia ficción para HBO

Exploremos algunos ejemplos contemporáneos de tonterías generalizadas.

PR LUC MONTAGNIER Y EL VIRUS SARS-COV-2

El verano de 2020 aún no ha terminado cuando empiezo a escribir estas líneas, pero ya es obvio que el año será recordado por la pandemia Covid-19, que impuso episodios de contienda nunca antes vistos y cargados de torrentes de confusión, absurdos, decepciones en las que millones de personas se apresuraron a creer y compartir, incluso a publicar. La información impactante y falsa viajaba más rápido que la verdadera. Echemos un vistazo a algunos.

En un podcast publicado por Pourquoidocteur.fr el 16 de abril de 2020, luego transmitido en vivo por CNews por invitación de Pascal Praud, el ganador del Premio Nobel de 2008 Luc Montagnier hizo un anuncio impresionante: el virus pandémico que se ha desatado (entonces estábamos en pleno contención) fue el resultado de la manipulación de laboratorio. Para el biólogo, se demostró que el Sars-CoV-2 contiene secuencias del VIH, lo que solo es posible a través de la acción de los humanos. En otras palabras, el virus que paralizó Europa y parte del mundo no fue natural, fue el resultado de la tecnociencia. A partir de ahí, Montagnier dejó que todos adivinaran las condiciones de su salida de los tubos de ensayo … Y no le faltó imaginación para alimentar las ya abundantes teorías de la conspiración.

“Es el trabajo de un aprendiz de brujo”, dijo el premio Nobel.

Tu evidencia? El trabajo de un amigo matemático jubilado, Jean-Claude Pérez, publicado el 23 de febrero en la revista en línea International Journal of Research-Granthaalaya (no figura en la base de datos internacional de revistas científicas y no revisada por pares). El título de este trabajo: “Evolución y origen parcialmente sintético de las metaestructuras fractales genómicas de los coronavirus Covid-19 de Wuhan y Sars”. Jean-Claude Pérez pasa mucho tiempo buscando la proporción áurea en la naturaleza y particularmente en el ADN. Está trabajando para decodificar, cito “los seis códigos fractales de la vida biológica”. Luc Montagnier tiene otra fuente, un estudio publicado antes de la revisión por pares el 31 de enero por un equipo de Nueva Delhi: “Extrañas similitudes entre inserciones únicas en la proteína de pico 2019-nCov y las proteínas gp120 y Gag del VIH”. Su tesis es que existen cuatro secuencias en el genoma del virus Covid-19 que codifican los siguientes aminoácidos: “GTNGTKR, HKNNKS, GDSSSG y QTNSPRRA”. Se encuentran secuencias idénticas en el VIH pero, nos dicen, no se encuentran en otros coronavirus. Por tanto, es necesario que intervenga la mano del hombre. Sin embargo, a partir del 2 de febrero, los investigadores retiraron su estudio por su cuenta, su trabajo había generado críticas muy severas por su falta de método …

READ  Fil de Science: Perseverancia, una nueva variante inquietante y una erupción espectacular

El 4 de febrero, en la revista Emerging Microbes and Infections, investigadores chinos y estadounidenses demostraron que cuando busca estas cuatro secuencias en varios genomas, puede encontrarlas fácilmente. Empezando por la familia de los coronavirus, lo que indica que el virus responsable de la pandemia actual no se diferencia en nada de estas secuencias. Los investigadores creen que estos últimos se incorporaron al genoma de la familia de los coronavirus a través del contacto con células de mamíferos, donde están ampliamente presentes. Aquí está su conclusión: “Un análisis sesgado, unilateral e incorrecto puede llevar a conclusiones peligrosas que inspiran teorías de conspiración, afectan el proceso que conduce a descubrimientos científicos reales y socavan los esfuerzos para controlar los daños a la salud pública”.

El caso fue, por tanto, cerrado el 4 de febrero, más de dos meses antes de la intervención de Luc Montagnier en los medios, donde no enfrentó ninguna contradicción científica, nadie se documentó correctamente. Sin duda, el 17 de marzo, la revista Nature publicó un estudio que muestra que el virus no es producto de manipulación de laboratorio.

Si el absurdo reverberó es por la identidad de la persona que hizo su resonador; por tanto, debemos hablar del personaje. Luc Montagnier se destacó en la defensa de la homeopatía, afirmando que el ADN emite radiación electromagnética y que esto le permitiría, gracias a un dispositivo patentado inspirado en la obra de Jacques Benveniste, realizar diagnósticos médicos y tratar enfermedades como el autismo o la enfermedad crónica de Lyme. A principios de la década de 2010, Montagnier dirigió un trabajo de dudosa ética y, según los informes, trató al 60% de los niños autistas a los que se les hizo la prueba con antibióticos … ¿Qué conclusión? Que Luc Montagnier no es un personaje digno de confianza, a pesar de su Premio Nobel. Si la información que dio el 16 de abril fuera cierta, una gran cantidad de expertos habrían hablado de ella en revistas científicas, en periódicos, en sus propios sitios web y redes, y los institutos de investigación habrían emitido notas de prensa. Claramente, un poco de investigación fue suficiente para comprender que esta información era incorrecta desde el principio. Y, sin embargo, el absurdo funcionó: fue compartido y defendido durante semanas y sigue siendo así por grupos conspiradores.

Echemos un vistazo al modelo NARA.

principio narrativo

La historia es hermosa. Un ganador del Premio Nobel de 87 años, libre de consideraciones profesionales y presiones académicas, nos da una primicia. La existencia, en el laboratorio, de la hibridación entre virus y, en particular, el más famoso de ellos: el VIH. Conocemos al protagonista, es una estrella y Montagnier tiene vínculos con este virus; la historia es aún mejor por eso. A través de una serie de eventos humanos, el híbrido construido en el laboratorio se encuentra afuera. Incluso somos libres de imaginar las condiciones, las intenciones, los intentos de encubrir el caso, etc.

READ  Cómo construir el castillo de arena perfecto según la ciencia

príncipe de la atracción

Se nos presenta una explicación de la pandemia que es intelectualmente mucho más satisfactoria que el verdadero estado de conocimiento: un origen animal (atestiguado) con una transferencia a los humanos que aún es oscuro y corre el riesgo de seguir siéndolo. Por un lado, un error humano, o una conspiración maliciosa, y por el otro … nada, no hay razón para aferrarse, no hay culpas que denunciar, solo mala suerte que provoca ansiedad porque significa que este tipo de epidemia puede ocurrir sin previo aviso. . Esta narración nos llama la atención, seduce nuestra necesidad de cierre psicológico, es decir, de respuesta, y, en cierto modo, nos calma. Una parte importante de la población está dispuesta a creer que se han producido hechos de este tipo y que es a través de un hombre como Luc Montagnier que se puede revelar la verdad. Terminamos con una historia creíble, fácil de recordar, convincente y típicamente viral.

Principio de resiliencia

Esta información contiene un componente conspirativo: la idea de que los científicos o los políticos nos ocultan esta verdad. Y esto aporta una fuerte resistencia a la narrativa, ya que se sospecha que cualquier argumento que se proponga para negarlo sea producido por aquellos que quieren reprimir la verdad, sus cómplices o idiotas útiles llamados “ovejas” (ovejas y palomas).

Segundo ingrediente de la resiliencia, la figura de autoridad representada por el pedigrí del protagonista permite que cualquiera que haya aceptado lo absurdo se defienda con: “No, pero dime, ¿te consideras más inteligente que un premio Nobel?”

Principio de asimetría

Se puede ver con qué facilidad podemos cubrir, en unas pocas líneas, la historia contada por Luc Montagnier. Sin duda, también verá que la explicación real es mucho más compleja. Dediqué 400 palabras a la versión de Montagnier y 850 a la versión científicamente correcta y la contextualización de sus palabras. Hice todo lo posible por ser claro y conciso, pero a la mayoría de los lectores les resultará más fácil reproducir el contenido de las palabras de Luc Montagnier que la respuesta que se les dio. Pruébelo con un amigo para verlo leyéndole esta sección y pidiéndole, una o dos horas más tarde, o al día siguiente, que le explique ambas versiones. La versión de perorata tiene la ventaja de que si alguien hace el esfuerzo de contestarla, significa que ya es efectiva y tiene todas las posibilidades de superar cualquier otra explicación.

Extracto del libro de Thomas C. Durand “La science des balivernes”, publicado por ediciones HumenSciences

Enlace a la tienda: haga clic AQUÍ y AQUÍ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *