la ciencia empieza a festejar

La 30a edición del festival de la ciencia Funciona hasta el 11 de octubre en Francia continental y del 5 al 22 de noviembre en el extranjero e internacionalmente. Evento creado en 1992 tras el éxito de un encuentro más local organizado en los jardines del Ministerio de Investigación, en París, en junio de 1991. El festival de la ciencia reúne ahora a 1,2 millones de participantes y 10 millones de internautas. 2019, último número antes de Covid).

Volver a los orígenes del evento con Marie-Noëlle Favier, ex realizadora de documentales con el comandante Cousteau y jefa del Departamento de Cultura Científica y Técnica (CST) del Ministerio de Investigación (1984-1998). Participó en el lanzamiento de 1991 de lo que desde entonces se ha convertido en el festival de la ciencia.

¿Cómo surgió la Fête de la science?

El festival de la ciencia no fue creado ex-nihilo. La idea era resaltar en una época del año todas las actividades y acciones que se realizan en el territorio nacional. Estaba la voluntad política de un ministro ilustrado, Hubert Curien, que quería acercar la ciencia a los ciudadanos y, en particular, a los jóvenes.

Nos inspiramos en Quebec, donde la Société de Promotion des sciences organizó una «Quinzaine des sciences». Fête de la science nació en 1992, pero el año anterior celebramos el décimo aniversario de la creación del Ministerio de Investigación en los jardines, rue Descartes. Y, en esta ocasión, montamos una aldea científica abierta al público en general, con manipulaciones científicas, lanzamiento de cohetes y experimentos químicos. Toda una serie de grandes conferencias con tenores como Hubert Reeves, Pierre-Gilles de Gennes, etc. ¡Y este evento fue un gran éxito! El ministro Hubert Curien, que estaba a cargo en ese momento, consideró que deberíamos publicitarlo más ampliamente.

READ  Voltarene: los peligros de un analgésico

El éxito de Fête de la Musique, otro encuentro popular creado poco antes [en 1982], también nos inspiró. Esto fue parte de un contexto en el que queríamos implementar una política regional de cultura científica y técnica. Inaugurada la Cite des sciences [en 1986], se crearon centros de cultura científico-técnica en las regiones: la idea era inventar un evento emblemático para acercar toda esta política de networking al territorio.

Los jardines del Ministerio de Investigación se abrieron al público en 1991, un año antes de la creación del festival de ciencia de ámbito francés.

Créditos: Ministerio de Investigaciones

¿Qué encontraron los visitantes en el evento organizado en 1991?

Fue el primer evento y hubo mucho entretenimiento en estos jardines del ministerio: carpas dieron la bienvenida al público que deambulaba por los socios asociativos y científicos que venían a hacer demostraciones. Los manipuladores del Palais de la Découverte crearon pequeños experimentos químicos, la asociación Planète Sciences lanzó cohetes. Movilizamos a científicos y mediadores, quienes ayudaron a que esta operación fuera divertida y atractiva para el público en general.

¿Recuerda una anécdota sobre el lanzamiento de mini cohetes en el jardín del ministerio?

El ministro de Investigación en ese momento, Hubert Curien, era el padre del cohete Ariane. Había presidido el CNES (Centro Nacional de Estudios Espaciales) y había autorizado a la asociación nacional de ciencia técnica juvenil, que se convirtió en Planete Sciences, para lanzar pequeños cohetes. Pero uno de ellos no siguió bien la trayectoria planificada y cayó sobre el techo del ministerio. Los agentes de seguridad reaccionaron y quisieron evitar todos estos movimientos inoportunos, pero el ministro llegó al balcón: «Si tuviera que detener el lanzamiento del cohete Ariane con todos los daños, nunca lo habríamos logrado, ¡así que deja que estos jóvenes lo intenten!», el dice. «Intentemos» : esta es una de las grandes palabras de Fête de la science, especialmente para los niños.

¿A qué público se dirigía?

El objetivo de Fête de la science era llegar al público en general. La idea era ir más allá de quienes ya frecuentaban los museos, la Cité des sciences o el Palais de la Découverte. Varios movimientos tuvieron lugar al mismo tiempo: la apertura de laboratorios para llevar personas, incluso de regiones, a lugares desconocidos. A menudo cito el ejemplo del CEA-Cesta (Centro de Estudios Científicos y Técnicos de Aquitania), cerca de Burdeos, que abrió sus puertas por primera vez. Es un lugar donde se realizan investigaciones muy sensibles sobre el láser Megajoule, lo que permite la realización de experimentos en modelos físicos para la simulación de cargas nucleares. Es un lugar «secreto» que se abrió por primera vez.

Además, existía la idea de sensibilizar a los jóvenes. Era algo que le interesaba mucho al ministro Hubert Curien: la creación de encuentros entre científicos, portadores de conocimiento y público joven. Han pasado muchas cosas: en las escuelas, escuelas o mediante la creación de pequeñas experiencias específicas para este público joven.

Al principio, empezamos «pequeños» organizando el evento durante tres días. El primer evento fue en junio, pero este período fue un poco ocupado para académicos y escolares, la reunión se trasladó a octubre de 1995. Y luego el evento se extendió, convirtiéndose en la Semana de la Ciencia en 1998, con el objetivo de llegar a un público más amplio para que tener tiempo para organizar eventos durante el horario escolar. En 2000, el nombre «Fête de la science» volvió y la duración se amplió a otros diez días.

El astrofísico Hubert Reeves y la astronauta Claudie André-Deshayes (que desde entonces se ha convertido en Claudie Haigneré) durante "La ciencia celebra en 1994".
El astrofísico Hubert Reeves y la astronauta Claudie André-Deshayes (que desde entonces se ha convertido en Claudie Haigneré) durante «La science en fête en 1994».

Créditos: Ministerio de Investigaciones

¿A qué crees que se debe este éxito?

Sentimos que había sed de ciencia, que había demanda. Esto correspondió a un período de cuestionamientos sobre el progreso científico, sobre lo que el filósofo Dominique Lecourt llamó «temas candentes de la ciencia». Luego se trató de las aplicaciones de la ciencia en la energía nuclear, los transgénicos … Preguntas controvertidas sobre las cuales el público sintió la necesidad de respuestas y diálogo; el cambio climático y las vacunas ya estaban planteando interrogantes en ese momento. La forma lúdica que estábamos ofreciendo, con la aldea de la ciencia, realmente llegó a la audiencia. Aproximadamente 540.000 personas participaron del 11 al 14 de junio de 1992, y hoy el número se ha estabilizado en casi 2 millones.

¿Cuál es el principio de la aldea científica?

Es un concepto sumamente festivo y unificador. El lema era ofrecerlos en toda Francia, en lugares públicos: en lugares como el Capitole en Toulouse o Bargemon en Marsella, en campus científicos como el BRGM (Bureau de recherche geologique and mining) en Orleans o el Genopole en Evry, en universidades también. Que hay lugares emblemáticos donde podrían nacer estas aldeas científicas sesgadas, un poco como los mercados navideños, donde científicos y mediadores podrían presentar sus vivencias festivas y lúdicas. Recuerdo un evento organizado en la Place de la Comédie de Montpellier, donde se instaló un enorme campo de arroz para dar a conocer este frágil ecosistema … Hubo muchos aspectos destacados que permanecen en nuestra memoria.

¿El objetivo era también despertar vocaciones entre los jóvenes?

Sí, y conocí a muchas personas que me dijeron que su vocación nació en parte en estos momentos de encuentro e intercambio. Mucha gente nos cuenta que, especialmente entre las niñas, se les informó de esta forma lúdica de presentar la ciencia. Fue uno de los objetivos de la Fête de la science y Hubert Curien fue extremadamente sensible a él. Tenía muchas ganas de despertar vocaciones entre los jóvenes. Sin embargo, a veces podemos preguntarnos cuando vemos hoy cuán receptiva es la gente a la información falsa. Pero no es por eso que tenemos que rendirnos. Al contrario, yo diría que debemos seguir haciendo que la gente descubra los lugares donde se desarrolla la ciencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *