¡La decadencia de un galán! Ese fue el triste final de Mauricio Garcés

El icónico Mauricio Garcés, OMS Nació un día como hoy, pero en 1926, ganó fama como rompecorazones por los papeles que interpretó en las pantallas gigantes, donde acuñó frases que quedaron en el imaginario colectivo del país, por ejemplo: “¡Los traigo muertos!”, “¡Arroz!” y “¡Debe ser horrible tenerme y luego perderme!”



Mauricio Garcés.  (Instagram)


© Proporcionado por Milenio
Mauricio Garcés. (Instagram)

El dia de la boda (1967), El sirviente mimado (1968), Costurera (1969), Click, modelo de fotógrafo (1970) y Todos los pecados del mundo (1971) fueron algunas de las producciones que hicieron nacido en la ciudad de tampico, tamaulipas.

Aunque luego del esplendor que gozó debido a su fama en toda América Latina, la muerte del artista fue triste, al despedirse de este mundo, muy debilitado por la adicción a los cigarrillos.

Garcés falleció en su domicilio, ubicado en la Ciudad de México, el 27 de febrero de 1989. Tenía 62 años. En ese momento, se había retirado de la actuación durante aproximadamente un año, ya que su última película fue Mi fantasma y yo (1988).

La causa de muerte denunciada a Garcés se debió a enfisema, una enfermedad que según el blog médico Medline provoca tos frecuente, dificultad para respirar y sibilancias.

Y mucha cobertura sobre la muerte del icónico rompecorazones enfatiza que antes de su muerte tenía muchos problemas de comunicación, porque su garganta y pulmones estaban gravemente dañados. Así, se puede decir que el hombre que, además de su apariencia, cautivó con sus labios a decenas de mujeres, abandonó este mundo casi en silencio.

yhc

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *