No, como señala Manon Aubry, Joe Biden no está «empezando a gravar las superganancias»

Intercambio de armas en Twitter entre Manon Aubry y Nathalie Loiseau este martes. Todo comienza con un tuit de Rogue que cita una publicación del presidente de EE. UU., Joe Biden, que dice: “Restauraremos algo de justicia en el código fiscal al imponer un impuesto corporativo mínimo del 15 % a las corporaciones multimillonarias. Cuando se apruebe la Ley de Reducción de la Inflación, finalmente comenzarán a pagar su parte justa”. Y Manon Aubry aplaude la decisión señalando la irresponsabilidad de Francia por no votar el impuesto a las superganancias.

Un tuit que evidentemente no fue al revés. “Así que Manon Aubry, de verdad… Sabes que estás diciendo tonterías”, respondió Nathalie Loiseau, eurodiputada y exministra de Asuntos Europeos. Según este último, Estados Unidos nunca habría gravado las superganancias, sino que habría establecido “un impuesto mínimo del 15%”. ¿Quién tiene razón? ¿Quién está equivocado? 20 minutos hace un swing.

READ  España: Ministro de Trabajo lanza movimiento de izquierda

FALSO

Para comprender mejor la indignación de la congresista Manon Aubry, es necesario volver a las premisas de la ley de superganancias en Francia. El 1 de agosto, tras acaloradas discusiones en el Parlamento, el Senado decidió: no habrá impuesto sobre las superganancias de los grandes grupos. La propuesta provino principalmente de diputados de la oposición (principalmente de izquierda y centro) que propusieron una «excepcional [de 25 % à 50 %] en súper ganancias. “La idea es que en tiempos de crisis, las empresas que se enriquezcan excepcionalmente deberían redistribuir parte de ese dinero”, explicó Manon Aubry en ese momento. Por el contrario, el ejecutivo prefirió apelar a la “responsabilidad corporativa”.

Pero el impuesto a las superganancias no solo se discute en Francia. Otros países vecinos, por ejemplo, ya lo han adoptado para empresas del sector energético, como Reino Unido, España e Italia. ¿Estados Unidos también siguió a los países europeos? La verdad no.

un impuesto adicional

Como indica su publicación, El presidente Joe Biden quiere introducir “un impuesto corporativo mínimo del 15% para las corporaciones multimillonarias”. Esto es parte del amplio plan social y ecológico del inquilino de la Casa Blanca. Si este nuevo impuesto se parece mucho a un impuesto sobre las superganancias, en realidad no es así.

De hecho, los impuestos a las superganancias votados en Europa se decidieron como reacción al actual contexto inflacionario. Es sobre todo el sector de la energía el que está en la mira, acusado de obtener demasiados beneficios. Pero estos nuevos impuestos son temporales y no se aplican a todas las empresas. El gobierno español, por ejemplo, votó a favor de este impuesto para los años 2023 y 2024. En cambio, el impuesto estadounidense se convertiría en una parte permanente de la ley fiscal y cubriría a todas las empresas multimillonarias.

READ  Otro buen final: te llevas un televisor de 32 ”cuando compras tu celular

En los Estados Unidos, el propósito de la “Ley de Reducción de la Inflación” es más bien combatir el uso de lagunas fiscales. Según un artículo del Washington Post, La propuesta de Joe Biden obligaría a las empresas multimillonarias a repensar cómo calculan sus impuestos anuales. Habrá dos formas de estimarlo. Por un lado, tendrán que utilizar la tributación inicial, el tipo del impuesto sobre la renta de las sociedades, es decir, el 21% de los beneficios en Estados Unidos. Por otro lado, deberán aplicar la tasa del 15% sobre las utilidades declaradas a los accionistas, más comúnmente denominada utilidad contable. Si esta última cantidad es superior al impuesto inicial, la empresa deberá pagar la diferencia. Según el Congreso, esto podría generar $313 mil millones en diez años.

Confusión con el impuesto mínimo global

Sin embargo, las lecturas de este impuesto por parte de Manon Aubry y Nathalie Loiseau parecen ser erróneas. Por el lado de France Insoumise, el parlamentario considera que al 21% se le suma el 15% de novedades, lo cual es falso porque son bastante complementarias. Si se sumaran, la tasa subiría al 36%.

Del lado de En Marche, Nathalie Loiseau parece confundir el nuevo impuesto estadounidense con el impuesto mínimo global del 15%. En su artículo, el El Correo de Washington dejar claro que son dos cosas diferentes. El impuesto mínimo global sobre las multinacionales está impulsado por los parlamentarios. Pero, como señalan nuestros colegas, las discusiones hasta ahora han fracasado a nivel del Congreso de los Estados Unidos.

Finalmente, Manon Aubry argumenta que existe una similitud entre las innovaciones fiscales. “¿Por qué es un impuesto a las superganancias? Porque, en la práctica, todas las grandes empresas con beneficios explosivos tendrán una mayor contribución. Tanto para el impuesto de sociedades clásico, como para este nuevo impuesto que se añadirá y funcionará como un “recargo”, defendió el diputadoen un tuit publicado el miércoles.

READ  Proyecto de oleoducto Keystone XL abandonado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.