“Nuestra sociedad francesa adolece de un déficit de gran aculturación científica”

Tribuna Colectiva, intersectorial e intergeneracional, la crisis de la salud dejó su huella en la historia mundial. La ciencia, la salud y la tecnología se han convertido en piedras angulares de la protección de las poblaciones y del equilibrio democrático. Material para pensar, conceptualizar y racionalizar el futuro, la agitación científica que genera Covid es un gran avance que las autoridades públicas deben apoyar para convertirla en una de las matrices de nuestras políticas públicas del mañana.

El lanzamiento de un plan de inversiones de alrededor de 7.000 millones de euros por parte del presidente de la República marca el inicio de este plan. La capacidad de nuestra investigación biomédica, la soberanía industrial y sanitaria, el aumento de las inversiones, la equidad en el acceso a la atención, el impulso estratégico para la innovación en salud confirman que están surgiendo trayectorias innovadoras. ¡Es hora de que nuestras políticas se den cuenta!

Anticipar situaciones futuras

Las ciencias son plurales y movilizan metodologías específicas e interdependientes, tecnologías avanzadas, profesionales calificados, ecosistemas de investigación y requieren inversiones estratégicas audaces. Dada la rapidez de la investigación y el cambio social, gran parte de nuestras leyes son, de hecho, legalmente nulas y sin valor, como lo demuestra la revisión de la ley de bioética que, por sus aspectos científicos, se aleja del ritmo impuesto por la ley. ritmo. descubrimientos cientificos. Por otro lado, si los avances vistos por el ley de programación de investigación plurianual son un primer borrador, implican ir más allá. La política y la ciencia deben coordinar sus temporalidades en las realidades sociales: un desafío para los tomadores de decisiones políticas, una necesidad de fortalecer el conocimiento científico de todos.

READ  el sitio maya más grande y antiguo jamás descubierto revela sus secretos
Artículo reservado para nuestros suscriptores Leer tambien Innovación en la asistencia sanitaria: un plan de 7.000 millones de euros para compensar 20 años de retrasos

Los males impuestos por la crisis en el mundo científico, médico y sociopolítico son instructivos. Sus análisis, tanto cualitativos como cuantitativos, son, más que nunca, decisivos para anticipar situaciones futuras y la vida post-Covid. En cuanto a los mecanismos operativos, representan fértiles laboratorios de ideas, centros de excelencia para el desarrollo de proyectos ambiciosos. La aculturación científica es uno de ellos. La pandemia lo demuestra: nuestra sociedad francesa sufre un gran déficit de aculturación científica. Movidos por razones que les pertenecen, hemos visto a políticos y médicos hablar de ciencia, la proliferación de infox, el desfile de “expertos” en los continuos canales informativos, todo haciendo que la ciencia pierda su esencia: su independencia. Demasiado para los conspiradores, extremistas y populistas.

Tienes un 37,12% de este artículo para leer. El resto es solo para suscriptores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *