opinión | La nube no exime a lo digital de la sobriedad ecológica

Como todos los sectores, y debido a su alto consumo eléctrico, el desarrollo de software no está exento de imperativos ecológicos. De hecho, los proveedores de nube pública han identificado claramente la eco-responsabilidad como un atributo cualitativo de su oferta, articulando todo un discurso comercial sobre el tema. Por lo tanto, no es sorprendente ver a una cantidad de clientes que destacan el enfoque de «mover a la nube» como respuesta a las necesidades y mandatos para reducir su huella de carbono.

Sin embargo, esta «TI verde» todavía se satisface con soluciones fáciles que le permiten hacer que sus dispositivos digitales sean más verdes sin una conciencia ecológica real. Aun así, además de la electricidad verde y la compensación de emisiones de COdos emanando de los dispositivos digitales desarrollados, hay palancas concretas y efectivas en términos de arquitectura de software y prácticas de desarrollo que permiten el compromiso de esta dieta eléctrica. Para ello, los desarrolladores de dispositivos digitales tienen un papel que jugar, principalmente cuestionando ciertas prácticas.

Hoy, la sabiduría popular implica favorecer la alta disponibilidad en la urbanización de los microservicios que constituyen una aplicación digital. Poniendo más énfasis en la escalabilidad y redundancia de los componentes disponibles que en los usos reales que se les da, este reflejo de sobredimensionamiento tiene un coste ecológico potencialmente importante: el consumo de recursos listos para procesar el tráfico que finalmente no llega sino muy esporádicamente.

Además, el posicionamiento previo de las funciones dentro de una implementación en la nube para que pueda activar los microservicios a pedido en lugar de por adelantado plantea un problema. La principal motivación: la optimización de costes y recursos financieros. Pero este enfoque corre el riesgo de aumentar la factura energética de estos recursos, detener y reiniciar estos servicios con demasiada frecuencia, bajo demanda, puede conducir a un consumo excesivo, como el motor de un automóvil que opera “Stop & Go” en el tráfico urbano. El resultado puede, por tanto, resultar contrario a las intenciones iniciales, y requiere más que nunca razonar sobre el uso de estos servicios “dormidos”.

READ  Género: Creación de la Organización Nacional de la Mujer y la Ciencia

Implementar herramientas de medición

Ya sea para caracterizar el desempeño energético del código generado por los desarrolladores o para monitorear el consumo eléctrico resultante del aumento de carga de la aplicación (transacciones concurrentes y/o datos acumulados), es necesario incorporar una herramienta de medición adecuada, razonable y efectiva. Sin buscar la perfección y, por lo tanto, con el objetivo de calcular el consumo de energía real (la factura sigue siendo el único juez de paz), es más relevante volver al saber hacer tradicional de los desarrolladores mediante la configuración de herramientas que permitan anotar el impacto relativo de las optimizaciones. código y opciones de implementación. En definitiva, romper con el ideal de la realidad ecológica (ie Kg de COdos) para medir el esfuerzo de reducción y adoptar una disciplina de optimización de búsqueda, lejos de los requisitos de clasificación poco realistas y cada vez más de moda.

Finalmente, debemos mantener un ojo crítico sobre el “Big Data”. La moda de la digitalización, el almacenamiento de datos, cada vez más barato, no ha hecho más que aumentar. Sin embargo, no es raro que estos datos se utilicen poco o nunca. Así, además de gozar de un valor ampliamente fantaseado hoy en día, su almacenamiento representa un costo eléctrico colosal que dista mucho de las realidades de las necesidades de la Ciencia de Datos. El Big Data es, por tanto, una moda pasajera, de la que el planeta puede ser “fashion victim”.

La vuelta a las buenas prácticas, ya iniciadas y conocidas por los desarrolladores, sería suficiente para iniciar impactos positivos en el consumo de dispositivos digitales. Sin cambiar radicalmente, es urgente revisar los fundamentos de la profesión de desarrollador.

READ  Matrix Resurrections será lo último de la saga de ciencia ficción

Abdel Kander es Director de Niji Digital Software Factory

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.