Orban denuncia la actitud «enemiga» de la Unión Europea

El primer ministro húngaro, Viktor Orban, reunido en Budapest seis meses antes de las elecciones legislativas que prometen ser cercanas, denunció este sábado la actitud de la Unión Europea hacia su país y Polonia, digna de la URSS según él.

«La Unión Europea nos habla y se comporta con nosotros y los polacos como enemigos», lanzó, frente a una multitud de simpatizantes, reunidos para una manifestación con motivo de la fiesta nacional que conmemora el levantamiento de Hungría contra la URSS en 1956.

Apoyo a Varsovia contra Bruselas

“Bruselas haría bien en comprender que ni siquiera los comunistas podrían atraparnos. Somos David Goliat, mejor evitar «, agregó, mostrando su apoyo a Varsovia en el conflicto entre ella y Bruselas por la independencia de los tribunales y la primacía del derecho europeo.

Varias decenas de miles de personas hicieron el viaje y anteriormente marcharon por las calles de la capital. Entre los manifestantes, algunos vinieron de Polonia, ondeando banderas polacas e incluso un cartel que proclamaba «Bruselas = dictadura».

Se espera que el líder soberano de 58 años, en el poder de 1998 a 2002 y de forma ininterrumpida desde 2010, tenga un gran retador desde la semana pasada, Peter Marki-Zay, de 49 años, el alcalde conservador de la provincia y sorpresivo ganador del domingo. primarias de la oposición.

Los expertos predicen una batalla extremadamente cerrada en abril de 2022, como la que Viktor Orban no ha visto en años.

READ  Bolivia.- La OEA enfatiza que no apoya el fraude electoral “tanto de izquierda como de derecha”.

MPZ también se reunió en Budapest para el día nacional y reunió a alrededor de 5,000 personas frente a las cuales lanzaron: «¡La gente estaba harta de esto en 1956 y está harta hoy!».

Las primarias de la oposición húngara, las primeras en el país y con gran éxito, unieron a seis partidos de oposición de todas las tendencias en un esfuerzo por unir sus fuerzas de cara a un sistema electoral a favor de Viktor Orban y su partido de derecha, Fidesz.

El líder húngaro advirtió a sus votantes contra el regreso de la izquierda – «solo queda uno, no importa cómo se disfrace», dijo – y destiló públicamente las sospechas de injerencia extranjera en la votación.

“Cuando necesitábamos su ayuda, no vinieron. Ahora no les pedimos nada y están aquíAñadió, refiriéndose a los llamamientos a los occidentales para ayudar a los húngaros en 1956.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *