País de Montbéliard. Christophe Climent o el viaje de un trabajador que se convirtió en director general de obras públicas

Las ventajas y desventajas de sus 40 años de carrera

¿Cuáles son los proyectos que más placer te dieron?

“Técnicamente, hay una multitud de ellos”, dice Christophe Climent, su mirada se volvió hacia los recuerdos. Pelé mezcla, menciona los anillos de velocidad, la pista mojada y el aire plano, “sitio magnífico” del centro técnico de Belchamp, un oleoducto entre Port-sur-Saône y Belfort, el sitio LGV, el difusor A36 de Voujeaucourt, el Clínica Montbéliard… Se define como un hombre en la carretera, un apasionado de la obra pública.

¿Y aquellos de los que tiene un recuerdo oscuro?

“No hay ninguno o los olvidé. A lo sumo, hay algunos sitios que generan más estrés que otros. “

Me gusta no me gusta

A Christophe Climent le encanta España, la gente, los apretones de manos, “un buen” partido de fútbol, ​​saliva de placer para la paella “yo cocino”, adora a la actriz Julia Roberts, el vino de Burdeos, los Rolling Stones, cuatro veces visto en concierto. No le gusta el brócoli, la gente “que tiene melón”, la mala fe y el coronavirus, “que daña los lazos sociales”.

Tus grandes dolores

“Dos accidentes mortales en obras de construcción, incluida la muerte de un amigo de 30 años. Ha pasado mucho tiempo, pero me han marcado por el resto de mi vida. A lo largo de mi carrera he tenido dos obsesiones, lo que llamamos el estrés del jefe: los accidentes y la quiebra con los despidos que esto conlleva. He mantenido el negocio a flote, mientras que la seguridad en el lugar de trabajo es una prioridad absoluta. Orgullo. “

READ  Descuentos de hasta 110 mil pesos, esta es la liquidación de Best Buy para su cierre en México

¿Qué jefe era él?

“Muy bien. Sin gritos, sin resentimiento. Poco a poco voy acumulando presión. Es cierto que cuando subo las torres me toma un tiempo bajar”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *