¿Qué esperan México, Cuba y Canadá del nuevo presidente de Estados Unidos?

Los mexicanos se manifiestan para pedir al nuevo presidente de Estados Unidos, Joe Biden, la regularización de los trabajadores agrícolas mexicanos, en diciembre de 2020, en Tijuana (México). (GUILLERMO ARIAS / AFP)

Hace cuatro años, durante su discurso de inauguración, Donald Trump afirmó las tendencias aislacionistas de su política exterior que ha confirmado constantemente a lo largo de su mandato. ¿Joe Biden, quien se convierte, el miércoles 20 de enero, en el 46º presidente de Estados Unidos, cambiará radicalmente su diplomacia? Su llegada a la Casa Blanca despertó esperanzas e inquietudes entre los vecinos México, Cuba y Canadá.

El presidente mexicano, sobre todo, no quiere la injerencia estadounidense

México fue el vecino abusado de Donald Trump durante esos cuatro años. La lista de insultos es larga, comenzando por el muro fronterizo que el presidente de Estados Unidos prometió hacer pagar al vecino del sur y las amenazas de impuestos comerciales si México no devolvía las caravanas de migrantes. En general, los políticos mexicanos tienen muchas más afinidades y están más inclinados a cooperar con los presidentes demócratas. Aun así, el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador envió muchas señales de que temía la llegada de Joe Biden a la presidencia.

AMLO, como lo llaman los mexicanos, forjó una muy buena relación con Trump durante su último año en la Casa Blanca. Incluso parece mantener una extraña lealtad al actual presidente de Estados Unidos. Lo visitó en la Casa Blanca en plena campaña presidencial, sin siquiera dignarse conocer a Joe Biden. Le tomó casi mes y medio reconocer su victoria con el pretexto de que no quería inmiscuirse en el proceso electoral. Y cuando el presidente mexicano finalmente llamó al demócrata para felicitarlo, comenzó a elogiar a Trump, la gran relación que tenían y el respeto a la soberanía mexicana. Porque esta es la clave de su comprensión: López Obrador es un presidente nacionalista obsesionado con la idea de soberanía y aprecia mucho el hecho de que Trump no interfiera en los asuntos de México.

READ  Cataluña: España vence tras la suspensión de la inmunidad separatista

Por las mismas razones que explican su estima por Trump, AMLO muestra cierta aprensión hacia Joe Biden. En materia migratoria, el presidente mexicano y su nueva contraparte deben llegar a un acuerdo. Pero, tradicionalmente, los demócratas tienen una actitud más intervencionista, denuncian las violaciones de los derechos humanos e interfieren en las políticas energéticas y ambientales y quieren más cooperación en el ámbito de la seguridad, en la lucha contra el crimen organizado. Esto no es del agrado de López Obrador, quien acaba de aprobar una ley expresa que limita el margen de maniobra de los agentes estadounidenses en territorio mexicano. Es un mensaje enviado al gobierno demócrata de Joe Biden: en México, son los mexicanos quienes hacen la ley.

En Cuba, esperanza por el fin de las sanciones

Otro vecino observa con gran interés la llegada de Joe Biden a la Casa Blanca: la isla de Cuba. Los cubanos obviamente esperan un cambio de tono en las relaciones bilaterales y recuerdan que la política de Donald Trump fue un fracaso. Más de 200 sanciones cayeron sobre Cuba en el cuatrienio de Trump, ha recordado el gobierno cubano en los últimos días, una política “despreciable e inhumana” según el presidente Miguel Díaz-Canel, que habla de un “legado vergonzoso”. Sin entusiasmo, el gobierno cubano deja claro que espera volver a la política de acercamiento iniciada por Barack Obama y que Donald Trump ha buscado, durante su administración, deshacer un duro golpe a la economía de Estados Unidos. ‘Isla.

La economía cubana atraviesa grandes dificultades, en parte por las sanciones impuestas por Donald Trump. Los cubanos, por lo tanto, obviamente esperan que Joe Biden regrese rápidamente. La economía cubana se vio literalmente asfixiada por estas sanciones, con la prohibición de viajar a la isla para muchos estadounidenses, la suspensión de vuelos comerciales directos y chárter a excepción de la capital, la prohibición de escalas en Cuba durante los cruceros estadounidenses y las muchas barreras que evitar que las familias envíen dinero al exterior. Una retrospectiva de estas medidas en relación con La Habana es una de las primeras decisiones que podría tomar Joe Biden. El nuevo presidente había hecho una promesa de campaña y eso es lo que esperan los cubanos. Así como esperan ser eliminados rápidamente de la lista estadounidense de estados que patrocinan el terrorismo y a la que Donald Trump los agregó la semana pasada, justo antes de su partida.

READ  Esta ha sido la transformación de Rosamund Pike, protagonista de Radioactive

En Cuba, la llegada de Joe Biden está todavía muy lejos y sin mucho entusiasmo. La Habana dice que está lista para el diálogo y las recientes reformas económicas muestran una voluntad de cambio. El presidente Díaz-Canel, sin embargo, recordó que “Cuba no cederá ni negociará revolución ni socialismoY, sin duda, dependerá de Joe Biden dar el primer paso para restablecer las relaciones pacíficas.

Canadá espera un aliado más seguro y predecible

El gran vecino canadiense también observa con especial atención la llegada del nuevo presidente estadounidense. En este día inaugural, no tienes que esforzarte demasiado para escuchar el “¡uf!” De alivio de Ottawa. Hay que decir que durante cuatro años, el ambiente entre Donald Trump y el primer ministro canadiense fue tumultuoso, con tuits “trumpianos” contra Justin Trudeau. La relación históricamente simbiótica entre los aliados se ha visto socavada, aunque fue bajo la administración de Trump que se firmó un nuevo tratado de libre comercio, y aunque las economías de los dos países siguen estrechamente entrelazadas.

La filosofía política de Joe Biden, que prometió, entre otras cosas, volver al Acuerdo Climático de París, está más en línea con el multilateralismo defendido por Justin Trudeau. La vicepresidenta Kamala Harris pasó algunos años de su juventud aquí en Montreal, eso cuenta. Canadá espera encontrar un aliado más seguro y predecible. Pero tampoco es un cielo despejado, ya que Joe Biden invirtió recientemente y podría cancelar la expansión del oleoducto Keystone XL, un oleoducto planificado para transportar el petróleo bituminoso de Alberta a las refinerías estadounidenses en el Golfo de México. “Un desastre para nuestra economía“El debut de Alberta tronó. Justin Trudeau reiteró ayer su apoyo al proyecto, todavía con la esperanza de cambiar la opinión de Joe Biden. Pero este gasoducto bien puede ser el primer” irritante “de la nueva relación Ottawa-Washington.

READ  'Vemos las primeras señales de crecimiento': López-Gatell

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *