Reforma de pensiones: 10.000 policías movilizados, Macron y Darmanin en España

lo esencial
«Más de 10.000 policías y gendarmes, incluidos 3.500 en París» se movilizarán el jueves para garantizar la seguridad de las manifestaciones contra la reforma de las pensiones, anunció ayer Gérald Darmanin, que viaja a España con Emmanuel Macron.

Extraña situación: mientras Francia está a punto de vivir uno de los movimientos sociales más importantes para impugnar una reforma emblemática, en este caso la de las pensiones, el ministro del Interior, Gérald Darmanin, no debería estar presente en el territorio nacional.

El ministro acompaña al presidente de la República a Barcelona para participar en la cumbre franco-española. Emmanuel Macron también viaja a España con once de sus ministros. La situación es tanto más sorprendente cuanto que una nota de la Inteligencia General informa de posibles enfrentamientos por la presencia de “elementos radicales en las comitivas”. “Él no es quien detendrá los bloques negros”, irritó ayer un asesor del ejecutivo citado por FranceInfo.

“Algunos miles de personas en París pueden ser violentas”

“Según información de inteligencia, tenemos unos cuantos miles de personas en París que pueden ser violentas, ‘ultraamarillas’ o ‘ultraizquierdistas’. Por lo tanto, tenemos que distinguir absolutamente quién viene a las manifestaciones y quién es la gran mayoría y quiere expresar una opinión política. […] y los que quieren separarse”, explicaba ayer Gérald Darmanin a RTL, asegurando que “nuestro trabajo es que la gente que viene a manifestarse no se moleste con los violentos. Por eso, Sr. Darmanin anunció que «se movilizarán más de 10.000 policías y gendarmes, incluidos 3.500 en París». Para evitar la llegada de violentos, el ministro anunció ayer «cheques» tanto en la capital como en las regiones. En total, en París, para prevenir incidentes o contenerlos, hoy estarán presentes «39 ​​unidades de fuerzas móviles».

READ  Surf: el calendario modificado del circuito profesional, México en novedad

Finalmente, la ministra dio instrucciones ayer por la mañana para «proteger en particular los cargos de los cargos electos y parlamentarios». “Agredir a un miembro electo de la República, sea quien sea, sea cual sea su formación política, presionarlo, chantajearlo, eso es parte de una dictadura, no de una democracia”, estimó al denunciar hechos similares ya cometidos en los últimos años. .días durante las manifestaciones contra la reforma de las pensiones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *