Se encontraron los cuerpos de los tres escaladores que desaparecieron este invierno en K2.

El K2, también llamado “ la montaña salvaje », Habrá sido un asesino este año. En total, cinco escaladores han muerto trágicamente desde este invierno, entre ellos el islandés John Snorri, el paquistaní Muhammad Ali Sadpara y el chileno Juan Pablo Mohr. Roto el 5 de febrero para atacar al K2, los tres escaladores fueron declarados muertos dos semanas después, y numerosas operaciones de búsqueda fracasaron. Durante el invierno, esta segunda cumbre más alta del planeta ubicada en Pakistán está sujeta a vientos muy violentos y temperaturas que pueden descender hasta -60 ° C en partes de la cumbre.

Para rescatar a los tres hombres, se utilizaron helicópteros y aviones del ejército paquistaní y las tecnologías de radar más sofisticadas. Sin embargo, los tres restos nunca pudieron ser localizados.

El hijo de Muhammad Ali Sadpara, Sajid Ali Sadpara, también había comenzado el ascenso con el trío, antes de tener que darse la vuelta a petición de su padre en el Neck porque su cilindro de oxígeno no funcionaba. Durante varios días, Sajid Ali Sadpara había regresado a la peligrosa montaña para tratar de encontrar los cuerpos, incluido el de su padre.

“Los escaladores tienen vio los cuerpos gracias a sus ropas bajo el cuello »

Ayaz Shagri, gerente de un club alpino con sede en Skardu, Pakistán.

Los escaladores tienen “ vio los cuerpos gracias a sus ropas bajo el cuello », probablemente porque la nieve se derritió allí en comparación con este invierno, dijo a la AFP Ayaz Shagri, director del club alpino con sede en Skardu.

El Gargalo, un estrecho pasaje de fuerte pendiente que cuelga de un serac, es la principal dificultad del ascenso del K2 a unos 400 metros por debajo de la cumbre. En agosto de 2008, once personas que se fueron juntas murieron en la peor tragedia que jamás haya conocido la montaña.

« Ahora nos estamos centrando en una estrategia para devolver los cuerpos a un lugar donde un helicóptero del ejército pueda recuperarlos. », Añadió Ayaz Shagri, propietario del club alpino, destacando que era necesario aprovechar las buenas condiciones meteorológicas actuales para llevar a cabo rápidamente esta delicada operación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *