Sexta extinción masiva: ¡no nos olvidemos de los invertebrados!

¿Cómo se define la sexta extinción masiva?

A lo largo de la historia de la Tierra, la biodiversidad se ha visto afectada por cinco grandes extinciones masivas. Si fueron dramáticos, sólo fueron causados ​​por factores naturales. Pero hace algún tiempo apareció el término «Sexta Extinción». Estamos viviendo esta crisis biológica. Y a diferencia de los anteriores, este sería completamente de origen humano esta vez.

>> Lea también: «La sexta extinción masiva ya habría ocurrido…»

Una extinción masiva se puede definir como un evento dramáticamente corto en la escala de tiempo geológico, durante el cual desaparece al menos el 75% de las especies. Por supuesto, aún no hemos llegado a ese punto, pero los datos sobre la pérdida de biodiversidad sugieren que podemos estar al borde. En términos de duración, la crisis del Pérmico tardío habría durado más de 60 000 años, la crisis del Ordovícico tardío habría durado más de 200 000 años y la crisis del Cretácico tardío, asociada con la desaparición de los dinosaurios, menos de 20 000 años. Para definir y poder comparar la sexta extinción masiva, debemos saber cuándo comenzó. Un tema difícil y muy debatido. ¿Deberíamos considerar que comienza con la expansión de los humanos modernos fuera de África, hace 200 a 45 000 años? ¿O solo hace 12-10 000 años, durante la revolución neolítica, cuando la población humana creció rápidamente con el inicio de la agricultura? O incluso más recientemente, el 19º siglo, con el advenimiento de la era industrial? Las opiniones difieren y, sin embargo, este tema es crucial y tiene un fuerte impacto en los cálculos de las tasas de extinción de especies. En cualquier caso, parece que la tasa de extinciones biológicas vinculadas a la actividad humana ha aumentado de forma espectacular en los últimos siglos.

READ  Ciencias. 1791, la adopción revolucionaria del metro

>> Lea también: «Nuevos datos sobre la primera gran extinción masiva»

La Lista Roja de Especies Amenazadas

Para estudiar la evolución de la biodiversidad, los científicos, a favor o en contra de la noción de la sexta extinción masiva, suelen confiar en la Lista Roja compilada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Es cierto que esta lista es actualmente la herramienta más fiable para identificar el estado de la biodiversidad global (plantas y animales). Su función es sobre todo advertir del riesgo de extinción de las especies. Pero a pesar de todo el rigor puesto en marcha para establecer esta Lista Roja, sigue estando en gran parte incompleta. De hecho, parece que la gran mayoría de las especies registradas forman parte de los vertebrados, y son principalmente mamíferos y aves. Si los reptiles y los peces claramente no están bien enumerados, los principales ausentes son los invertebrados, que sin embargo representan del 95 al 97 % de las especies animales. Un problema importante que debe tenerse absolutamente en cuenta al estimar las tasas de extinción.

© mikeweston, flickr, Wikimedia Commons, CC BY 2.0

La tortuga gigante de Isla Pinta ahora es considerada una especie extinta por la UICN

Confiando ciegamente en los datos de la Lista Roja, algunos estudios minimizan la situación al informar tasas de extinción que son ciertamente preocupantes pero no dramáticas. Sin embargo, estos estudios tienen grandes sesgos. Así lo denuncia un equipo de investigadores, en un artículo publicado en Revisiones biológicas. Los autores argumentan que la tasa de extinción global está muy subestimada.

>> Test: ¿Conoces las Grandes Extinciones?

Los invertebrados no están considerados en la Lista Roja

READ  Espacio: eventos de 2022 que no debe perderse

De hecho, si los datos sobre mamíferos y aves son bastante fiables, estas dos categorías de los animales están lejos de ser representativos de todas las extinciones en curso. Además, las aproximadamente 120.372 especies registradas en la Lista Roja representan solo el 5,6% de las más de 2 millones de especies animales y vegetales que existen en la Tierra, según estimaciones de los científicos. ¡Es difícil hacer suposiciones sobre una fracción tan pequeña! Uno de los principales errores que suelen cometer los científicos sería estimar que las tasas de extinción de mamíferos y aves reflejarían las tasas de extinción de toda la biodiversidad. Lo cual es un atajo arriesgado, cuanto menos, que los investigadores denuncian en su artículo.

Además, los autores señalan otro sesgo en los cálculos de las tasas de extinción. De hecho, los mamíferos y las aves han recibido una atención especial y han sido objeto de medidas de conservación en las últimas décadas, de lo contrario, sus tasas de extinción habrían sido aún mayores. Otras especies animales están lejos de haber recibido esta atención. Los cálculos que extrapolan la tasa de extinción global de la de los mamíferos y las aves, por lo tanto, nuevamente están sesgados. La idea común es que la fauna de grandes vertebrados, que son los más visibles a nuestros ojos, son los más afectados por las extinciones. Esto puede ser totalmente falso, el pequeño e invisible mundo de los invertebrados, que tiene miles de especies, es mucho más sensible a los cambios ambientales.

>> Lea también: «¡5 tipos de especies para proteger absolutamente!»

Extinción masiva: del 7 al 13% de las especies de invertebrados han desaparecido desde el año 1500

El problema es que nuestro conocimiento de las diferentes especies de invertebrados es muy limitado. La mayoría de las especies solo se han observado en lugares muy específicos, a veces con solo un espécimen registrado. Esto los excluye automáticamente de los criterios de la Lista Roja. Por otro lado, el estado actual de las poblaciones de invertebrados mejor conocidas es motivo de especial preocupación. El estudio sugiere que del 7,5 al 13% de las especies de invertebrados han desaparecido de esta forma desde el año 1500, fecha a partir de la cual la UICN comienza a contabilizar la desaparición de especies. Un número dramáticamente más alto que la tasa del 1,5% para mamíferos y aves. Y eso actualmente no se tiene en cuenta.

La Lista Roja de la UICN, si bien su función es esencial, no parece ser una base confiable para estimar las tasas de extinción global. Por tanto, para tener una estimación correcta de la situación de la biodiversidad, es urgente tener en cuenta todas las especies y, en particular, los invertebrados, que también son víctimas de los cambios ambientales.

Los científicos vuelven a tocar el timbre y hacen un llamamiento a las autoridades públicas y a los responsables de la toma de decisiones para que continúen e intensifiquen las acciones de conservación, con el fin de frenar, en la medida de lo posible, esta sexta extinción que parece ir definitivamente por buen camino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.