Silla arrojada a Evo Morales durante reunión en Bolivia

Morales acusó a un grupo de “infiltrados” de los excesos.

LA PAZ.

UN silla jugó contra él ex presidente boliviano Evo Morales durante un Montaje de su partido celebrada el lunes en su baluarte de cocaleiro desnudó el desacuerdos internos elegir candidatos en elecciones regionales y municipal del marzo.

Él ex presidente de izquierda (2006-2019) dirigido un reunión del militantes del gobernante Movimiento por el Socialismo (MAS) en el ciudad de coca del Lauca Ñ, en el Chapare (centro del país), para presentar al aspirantes los gobierno de la región este de Santa Cruz, entre los cuales está su ex ministro de gobierno, Carlos Romero.

Fue entonces cuando comenzaron las protestas de más de un centenar de participantes, que empezaron a lanzar objetos hacia adelante, donde Morales estaba sentado con otros líderes del MAS.

Primero arrojaron una silla plástica contra Romero y luego otra contra Morales, quien fue golpeado en la cabeza sin resultar herido, según videos publicados en redes sociales.

Aunque hubo que elegir al candidato a gobernador por Santa Cruz, el acto se realizó en el Chapare, en la región central de Cochabamba.

Tras el incidente, el partido de Morales decidió este martes “la expulsión definitiva con vergüenza del MAS de todos los implicados e identificados en estos actos de indisciplina orgánica, en todas las funciones de los dirigentes de la estructura del MAS”.

Morales también culpó a “infiltrados” por los hechos ocurridos en la asamblea del MAS, donde su liderazgo nunca fue cuestionado.

Denunciamos que la derecha golpista intenta destruir la unidad MAS enviando infiltrados para generar violencia en nuestros agrandados ”, escribió el expresidente en Twitter.

Ambiente tenso

Morales, que recorre el país para zanjar la elección de candidatos, sufrió otro incidente la semana pasada en la ciudad andina de Betanzos, en el departamento de Potosí (suroeste), donde tuvo que esconderse en un edificio durante unas tres horas, debido a que agricultores de la lugar que ignoraron a un candidato propuesto por él.

Orlando Careaga, empresario minero amigo de Morales, dijo a la prensa local que finalmente tuvieron que “pasar de incógnito” por Betanzos para evitar ser atacados.

La gobernadora de la región de Cochabamba, Esther Soria, denunció por su parte que las mujeres están siendo marginadas de las candidaturas.

Bolivia elegirá nueve gobernadores y 336 alcaldes el 7 de marzo.

El expresidente retomó el liderazgo del partido luego de regresar al país en noviembre, luego de un año de exilio en Argentina, y luego de la toma de posesión de su delfín, Luis Arce, como presidente de Bolivia.

Visita nuestro ultimo minuto

jrr

READ  Encuentran una tumba con cientos de cadáveres, producto de una gran epidemia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *