Simpatizantes de Trump o Black Lives Matter, dos pesos, dos medidas para mantener el orden

La policía del Capitolio de Washington se vio rápidamente abrumada por círculos de manifestantes el 6 de enero de 2021. – Calamar

Sin embargo, no faltaron las señales de advertencia. Pero el miércoles, la policía del Capitolio, mal preparada y con poco personal, estaba completamente abrumado alborotadores, en el que muchos eligieron llamado “insurrección”. Galvanizados por las recriminaciones y el aliento de Donald Trump, miles de partidarios del presidente estadounidense barrieron este emblema de la democracia y sembraron el caos durante varias horas frente a las agencias policiales impotentes a largo plazo. Un marcado contraste con la violenta represión de las manifestaciones del movimiento Black Lives Matters después de la muerte de George Floyd la primavera pasada.

Diferencia en la preparación

Como señala BuzzFeed, este ataque al Capitolio no fue espontáneo. Estaba programado en línea durante tres semanas. Donald Trump anunció el gran encuentro el 19 de diciembre: “Estén ahí, va a ser una locura”, por lo que lo promovió regularmente con los hashtag #StopTheSteal y #SaveAmerica. Sus seguidores están organizados en la red social Parler, un refugio para muchas figuras prohibidas de Twitter, en los mensajes de Telegram y en el foro. TheDonald, un sitio web creado después de que Reddit cerrara la sección del mismo nombre. La semana pasada algunos Anunciado su intención, si los funcionarios electos se negaban a oponerse a la certificación de los resultados, de “subir al Capitolio”.

Pero a medida que llegan los primeros trumpistas al lado oeste, el perímetro de seguridad está lejos de ser una fortaleza. En un video, vemos a media docena de policías detrás de barreras móviles galvanizadas. En menos de un minuto, dos docenas de manifestantes los derribaron gritando “¡EE. UU., EE. UU., EE. UU.! “

Aparece una inundación interrumpida. Algunos invaden las escaleras. Otros trepan por la pared. La policía se retira. La multitud rápidamente forzó las puertas de entrada al Capitolio o rompió las ventanas y entró al edificio. Solo entonces llegaron refuerzos y las fuerzas antidisturbios comenzaron a usar gases lacrimógenos. Habrá que esperar más de 3 horas antes de la llegada de la Guardia Nacional – luego, según New York Times, La procrastinación de Donald Trump.

La situación fue muy diferente el verano pasado, durante las manifestaciones del movimiento Black Lives Matter. En Washington, la Guardia Nacional se desplegó de forma preventiva en las escaleras del Lincoln Memorial. Y cuando Donald Trump quiso ir a la Iglesia Episcopal de St. John, la policía se encargó de desalojar a los manifestantes de Lafayette Square. con gases lacrimógenos y balas de goma.

La Guardia Nacional se desplegó en los escalones del Lincoln Memorial en junio de 2020. – WIN MCNAMEE

¿Por qué tanta disonancia? El Jefe de Policía del Capitolio, una fuerza federal subordinada al Congreso (no a la ciudad de Washington), explicó que esperaba “un ejercicio de la Primera Enmienda” (sobre la libertad de expresión y manifestarse pacíficamente). Según AP, el Pentágono ofreció ayuda a la Guardia Nacional el fin de semana pasado, pero el jefe de policía supuestamente se negó. Steven Sund, cuya cabeza fue reclamada por Nancy Pelosi, presentó su renuncia el jueves por la noche.

Diferencia de actitud

Los agentes de policía no son los únicos atacados. Los videos publicados en las redes sociales muestran a algunos policías confraternizando o tomándose selfies con manifestantes. También parece que varios agentes han abierto una barrera por su cuenta y han permitido la entrada de partidarios del presidente estadounidense, incluidos activistas de extrema derecha y seguidores del movimiento de conspiración de Qanon.

Preguntado por NBC News, el ex jefe de policía de Capitol Hill, Terrance Gainer, calificó las imágenes de “perturbadoras”. Sin embargo, consideró posible que las fuerzas de seguridad sobrecargadas intentaran una “desaceleración”, permitiendo la entrada de manifestantes.

La indignación de Michelle Obama

Michelle Obama estaba indignada por el marcado contraste y la indulgencia concedida a los partidarios de Donald Trump. “Las protestas de Black Lives Matter fueron en su mayoría pacíficas … Y sin embargo, ciudad tras ciudad, día tras día, vimos manifestantes pacíficos enfrentándose a la fuerza bruta”, escribió en las redes sociales. En contraste, los que invadieron el Capitolio “profanaron el corazón del gobierno estadounidense. Y cuando las autoridades finalmente recuperaron el control de la situación, estos alborotadores y pandilleros fueron escoltados fuera del edificio, no esposados, sino libres como el aire”. lamenta la ex primera dama de los Estados Unidos, sin embargo, una mujer fue asesinada por la policía dentro del edificio.

“Nadie puede hacerme creer que si ayer hubiera sido una protesta de Black Lives Matter, no habrían sido tratados de manera muy, muy diferente a la turba de matones que invadió el Capitolio”. , Tronó Joe Biden. La histórica organización de derechos civiles NAACP (Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color) le aseguró: “¡Nos mataron por menos que eso! “

READ  Joe Biden anuncia sanciones contra la junta militar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *