Un promedio del 15% de los pacientes con artritis pueden desarrollar artritis psoriásica

Marcela Moreno Wilches
Agencia de Noticias de Medicina Latina y Salud Pública

La psoriasis es una enfermedad de la piel caracterizada por la presencia de lesiones rojizas o erupciones con capas blancas y puede variar desde pequeñas lesiones hasta áreas más grandes.

Aproximadamente el 15% de los pacientes con artritis son diagnosticados con artritis psoriásica, un tipo de artritis inflamatoria que ocurre principalmente entre las edades de 30 y 50 años y generalmente afecta a varias partes del cuerpo, incluidas las uñas.

En una entrevista con Revista de Medicina y Salud Pública (MSP), la doctora Amarilis Pérez, reumatóloga, destaca que la mayoría de los pacientes primero contraen psoriasis y luego artritis, pero también puede ocurrir en el caso contrario.

En el caso de la artritis psoriásica, las articulaciones se ven afectadas y es más frecuente en mujeres que en hombres; en los hombres, tiende a afectar más el área de los ojos, lo que comúnmente se conoce como uveítis.

Aunque es menos común que la artritis reumatoide, afecta a una gran parte de la población y ocurre entre la tercera y la quinta década, pudiendo incluso afectar a la población pediátrica.

¿Por qué se presenta?

Un componente genético heredado es el riesgo común de casi el 43% de las personas que padecen este tipo de artritis, los antecedentes familiares de psoriasis y la presencia de algunos agentes infecciosos que precipitan la aparición de esta artritis y psoriasis.

Normalmente, el sistema inmunológico falla y cuando se presentan estresores físicos y emocionales, el paciente suele producir exacerbaciones en sus manifestaciones cutáneas y exacerbaciones en sus manifestaciones artríticas.

Por lo general el paciente presentará diferentes síntomas, en el caso de la artritis tendrá dolor articular, generalmente comienza con cansancio, con anemia y cuando se observan estos síntomas se relaciona con lo que sienten los pacientes con artritis reumatoide (AR), sin embargo, el paciente con AR tiene un proceso más simétrico. En la artritis psoriásica, las articulaciones distales de las manos suelen estar afectadas y los dedos de manos y pies, al igual que el dolor de espalda es común. ”Explicó el reumatólogo.

Sintomatología

READ  Marco y Laura: estas 2 tormentas alertan a México y el Caribe

El paciente suele experimentar dolor en la parte donde el tendón se une a la articulación, experimenta un proceso de inflamación o dolor en el codo, en la planta del pie, en la parte superior del tobillo, lo que se conoce como tendón de Aquiles y también se enfrenta frecuentemente a la caída del cabello. .

¿Cómo se evalúa a un paciente con psoriasis?

El Dr. Amarilis, especialista en estas condiciones, dice que, para el diagnóstico, se evalúa el cuero cabelludo, la parte de las orejas que tiende a tener muchas erupciones, las zonas de las articulaciones, la aparición de placas en los codos y rodillas y algo muy importante. es la valoración de las uñas del paciente

Se recomienda al paciente que brinde toda la información sobre los signos y síntomas para un diagnóstico preciso y temprano, ya que esto reduce la discapacidad funcional y evita la desestabilización de las articulaciones.

El paciente con artritis psoriásica tiende a tener dolor de espalda severo, con rigidez y entumecimiento que empeoran con la inactividad y el frío.

El soporte con rayos X por resonancia magnética, muestras de sangre que suelen presentar anemia leve, valoración de las articulaciones sacras, es la clave para determinar si el paciente tiene o no la enfermedad.

Tratos

Cuando el tratamiento antiinflamatorio no funciona, se debe optar por el uso de agentes modificadores de la enfermedad.

El metotrexato se usa para tratar enfermedades reumáticas, ya que es un agente modificador de la enfermedad, medicamentos antiinflamatorios esteroides a corto plazo para controlar la inflamación y el dolor y otros agentes modificadores de la enfermedad.

Si las limitaciones y rigidez no mejoran con estos fármacos y la inflamación continúa, se pueden utilizar agentes modificadores biológicos, utilizados para el tratamiento de la artritis psoriásica, bloqueadores de interleucina, agentes anti-TNF o anticuerpos anti-factor necrótico tumoral. .

“Son medicinas más refinadas, medicinas que llevan directamente a esa parte del sistema que está dañada o hiperactiva y bloquea para intentar detener el proceso inflamatorio, estas medicinas son excelentes. Sin embargo, el acceso a veces es muy difícil, aunque hay empresas que te ayudan a adquirirlos aunque tarde un tiempo ”, explicó el especialista en enfermedades reumáticas.

Las muestras de sangre, los estudios radiográficos y un control articular son fundamentales para determinar si se trata de gota, artritis reumatoide o para determinar la enfermedad.

READ  Grupo Chespirito y Televisa: por qué fue la ruptura

Ventajas de este tipo de tratamiento

Mejora acelerada, reducción de signos y síntomas muy rápidamente, una excelente alternativa para el tratamiento de la piel y el componente artrítico.

Agentes modificadores de la enfermedad tradicionales y agentes biológicos que incluyen los que atacan a la interleucina, otros que atacan a las células T y otros que atacan al factor necrótico.

Aspectos a considerar

  • El estrés es uno de los motivos de agravamiento de la afección, tanto en la manifestación en la piel como en la articulación, por lo que el especialista recomienda ser más proactivo, evitando situaciones que puedan alterar el estado de ánimo de los pacientes.
  • El apoyo del dermatólogo, que puede sumar otras modalidades, así como si el ojo está afectado es fundamental, se necesita el oftalmólogo y, finalmente, el apoyo de un equipo multidisciplinar.
  • La inactividad provoca más entumecimiento, por ello caminar y hacer ejercicio, procurar que la estructura de la carretera sea estable para evitar caídas, así como participar en ejercicios acuáticos, estiramientos o yoga son fundamentales para el buen funcionamiento de las articulaciones del paciente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *