Vacaciones, aún inciertas, una de las boyas que nos quedan para proyectarnos

id-trabajo a través de Getty Images Las vacaciones son una frágil boya para proyectarnos hacia el futuro. (Foto ilustrativa)

id-trabajo a través de Getty Images

SOCIEDAD – Este año sin duda será el año adecuado para ir Días festivos🇧🇷 Pero en realidad, no estamos tan seguros… ¿Deberíamos posponer o cancelar? Desde el comienzo de pandemia Hace dos años, tomar vacaciones era un desafío.

Fronteras cerradas, razones de peso, normas sobre vacunas y pasa la vacuna difieren, muchas reglas nuevas obligaron a los franceses a tener cuidado antes de escapar. Períodos de restricciones y de retorno a más libertad se suceden sin que podamos anticiparlos. si Juan Castex posee dio perspectiva durante tu últimos anuncioscon la experiencia de los últimos dos años, no es fácil decirse a uno mismo, “esta vez es la correcta”.

«Yo estoy listo. Así como he estado, durante los últimos dos años, listo para soluciones alternativas más o menos en el último minuto”, dice Romain, un empleado territorial de 47 años, lleno de incertidumbre al acercarse a su Próximas vacaciones🇧🇷 Sin embargo, sigue, como otros, esperando y atrévete a diseñar de vacaciones. Proyectos del año pasado, incluso de hace dos años, se convierten en los de mañana o los próximos meses.

Las vacaciones como visualización

Jean-Loup, un periodista de 30 años, planeó todo para él. México, Nueva York, sus proyectos son ambiciosos y precisos. Junto a sus amigos decidió planear viajes hasta septiembre. “Este año me dije: ‘No, pero aquí vamos a volver a ser ambiciosos en nuestros proyectos, en nuestros sueños y dejar de decirnos ‘nunca se sabe’”, declara. Porque en 2020 y 2021, eso es todo lo que hizo, esperar antes de (alguna vez) aprovechar la oportunidad para irse. “Tengo una sensación de desperdicio, de perder el tiempo y eso me molesta mucho”.

READ  Kim anuncia el final de "Acompañando a las Kardashian"

Para Jérôme Palazzolo, psiquiatra y psicoterapeuta contactado por El Huff Post, el deseo de querer anticiparse constantemente es muy humano. “La anticipación es normal y un marcador de buena salud mental. Prepararse para sus vacaciones es conjurar. Nos decimos: ‘Ya sé que me voy a ir en tal fecha, en tal lugar’. Necesitamos estar en una dinámica de anticipación, observa. Comenzar a prepararse para las vacaciones también implica procesos terapéuticos similares a la visualización y la imaginación”.

Para el psicólogo Samuel Dock, nuestras dificultades, incluso nuestra incapacidad para proyectarnos, provienen de las limitaciones del movimiento: confinamientos, lugares cerrados, fronteras cerradas, etc. “Lo temporal sólo existe en una espacialidad. Sin espacio, con movimientos reducidos, por supuesto que nuestra percepción del futuro se reduce. Existimos en un continuo temporal porque podemos movernos. Cuando el otro lugar desaparece, el mañana también desaparece”, explica.

Planificar horarios, reservar entradas, planificar visitas y ocio te permite tener una idea de lo que está por venir, guardar cosas agradables.

Incertidumbres que aún persisten

Si planear unas vacaciones te permite proyectarte, no siempre se hace con serenidad. “Puede ser difícil programar cosas en este contexto. Cuando se enfrenta al fracaso, termina por rendirse”, explica Jérôme Palazzolo para explicar este deseo mezclado con cierta moderación.

Aunque sus planes ya están en el papel, Alicia, una trabajadora administrativa de 22 años, todavía teme ver cancelado su viaje. Su viaje a Guadalupe, previsto desde hace un año, se pospuso por la crisis sanitaria. En su boleto, aún puede cambiar las fechas si, sin embargo, las restricciones le impiden ir a la isla. «Estoy como, ‘¿Qué pasa si se restablece la razón de peso?’ Creo que hasta que me subo al avión no estoy segura de si lo haré”, dice.

READ  Esa fue la casa de Yalitza Aparicio antes de participar en la película "Roma": VIDEO

Una tensión compartida por Jean-Loup: “En comparación con antes, los proyectos están llenos de incertidumbres. Nos vamos a Nueva York en abril con mis amigos. En 2019, todos nos hubiéramos ido de vacaciones y hecho reservas. Hay un poco de ese miedo a dejarse llevar por la nada”, explica. Para ir a México recogerá boletos a mediados de febrero para partir en marzo.

Vacaciones anticipadas para soñar, diseñadas según el brote de la epidemia y organizadas a última hora. Una adaptación necesaria para que estas vacaciones sean posibles. “Hemos dado un paso atrás ahora y sabemos que el verano está pasando”, desliza Jean-Loup. Las noticias finalmente son buenas sobre la epidemia y pensamos que para marzo podría ser bueno”.

La misma historia para Romain, que llevaba dos años esperando su viaje a Croacia. “A finales de 2019 tenía planeada (viaje, alojamiento, avión y alquiler de coche) una estancia de 10 días en Croacia para mayo de 2020. En pleno confinamiento, todo eso se fue arrastrando naturalmente”, cuenta. Receloso del clima que considera “incierto”, planea reprogramar este viaje para mayo de 2022, pero ya no se organiza como antes. “Predecir y planificar todo me hace sentir más seguro. Luego 2 años de Covid particularmente complicado para mi. Todo esto nos obligó a mirar “más de cerca” ya ser reactivos. Me adapto a regañadientes”, observa.

Con la experiencia de los viajes cancelados, algunos también decidieron presentar soluciones alternativas, menos lejanas, menos costosas pero que permitan, como nos recuerda Jérôme Palazzolo, “proyectar el futuro sabiendo que puede cambiar”. Como resume Jean-Loup, las vacaciones para muchos son ahora “probemos y veamos”. Y en el caso de vacaciones lejanas canceladas, “en el peor de los casos, podemos recurrir a Europa o Francia después”.

READ  España. Hace 4.000 años, mujeres de élite habrían dirigido la empresa de El Argar

Véase también en The HuffPost: frente a Covid, la inmunidad no es todo o nada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.