En México, furor taurino

Carrera con el torero Manolo Mejía, en San Pedro Xalostoc, a unos treinta kilómetros de la Ciudad de México. Crédito: Quentin Duval/Le Figaro

HISTORIA – Tras una apelación de una organización protectora de animales, la Corte mexicana ha prohibido los espectáculos taurinos hasta nuevo aviso.

Ciudad de México

La arena es modesta pero llena de gente. Más de 600 personas abarrotaron este domingo de julio las gradas de San Pedro Xalostoc, a unos treinta kilómetros de la Ciudad de México, para presenciar el primer corrida desde la pandemia. El primer toro entra en la arena, aturdido y nervioso. Se encuentra con uno de los seis toreros, que se refugia detrás de una empalizada. Encaramado en un caballo, otro clava un pico en la columna vertebral del animal.

Entonces, comienza el duelo entre el animal y el torero Manolo Mejía. Entre aplausos, el hombre de 57 años lo obligó a bailar con su «capote», el capote de torero. Hay que engañar a la vigilancia de la bestia para empujar las banderillas, esos palos que terminan en arpón. Después de veinte minutos, el coloso exhausto se derrumba. El impulso le es llevado bajo los aplausos. El hombre ganó.

“Darles un trato digno”

En la audiencia, hay muchas familias, niños pequeños también. Kevin, 6 años, ama “que el toro se enfada cuando le meten las banderillas”. samantha…

Este artículo es solo para suscriptores. Tienes un 74% para descubrir.

La libertad no tiene fronteras, como tu curiosidad.

Continúa leyendo su artículo por 0,99€ el primer mes

¿Ya te registraste?
iniciar sesión

READ  Marruecos / España entre la ambigüedad y la desconfianza me tiembla el corazón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.