España y Marruecos intercambian críticas en vísperas de la audiencia del líder del Polisario

La situación volvió a tensarse el lunes entre Madrid y Rabat, en vísperas de la audiencia del líder del Polisario, Brahim Ghali, por parte de la justicia española.

“Es una prueba de la confiabilidad de la asociación bilateral”. Rabat y Madrid protestaron entre ellos el lunes 31 de mayo, víspera del día anterior al jefe de la Frente Polisario Brahim Ghali por la justicia española. Su llegada a España a mediados de abril generó una gran crisis entre los dos países vecinos.

Marruecos calificó primero el caso como una “prueba de confiabilidad” para la asociación bilateral, insistiendo en obtener “aclaraciones inequívocas” de la parte española, según un comunicado del Itamaraty.

“La crisis no está ligada al caso de un solo hombre (…). Es sobre todo una historia de confianza y respeto mutuo roto entre Marruecos y España. Es una prueba de la fiabilidad de la” asociación “bilateral, dijo el ministerio en su comunicado de prensa.

Por su parte, El primer ministro español, Pedro Sánchez Subrayó que la relación debe estar marcada por el “respeto” y la “confianza”, recordando que Marruecos es un aliado “estratégico” de Madrid.

Hospitalizado en España desde mediados de abril, el líder del movimiento independentista saharaui respaldado por Argelia será escuchado el martes por videoconferencia como parte de dos investigaciones sobre “tortura” y “genocidio”.

Su recepción, que Madrid justificó por “motivos humanitarios”, enfureció a Rabat, quien tomó represalias relajando sus controles fronterizos a mediados de mayo. permitiendo el paso de miles de migrantes en el enclave español de Ceuta, situado al norte del reino.

El foco de Rabat tras los comentarios de Pedro Sánchez

READ  Biden instruye a Harris para trabajar con México en flujos migratorios

Durante una rueda de prensa cerca de Madrid con su homólogo polaco Mateusz Morawiecki, Pedro Sánchez consideró “inaceptable” que un “gobierno diga atacar las fronteras (…) y que se abran las fronteras para que 10.000 migrantes puedan entrar en la ciudad española en menos de 48 horas “debido a” disputas de política exterior “.

“Marruecos no debe olvidar que no tiene mejor aliado en la UE que España”, ha subrayado el jefe de Gobierno.

Sus declaraciones provocaron un enfoque inmediato en la diplomacia marroquí, que afirmó que “la crisis bilateral no estaba vinculada al tema de la migración”.

Rabat lleva varios días insistiendo en una investigación “transparente” sobre las condiciones de llegada a España del líder independentista que, según sus servicios, viajó “de forma fraudulenta”, “con un pasaporte falsificado”.

La crisis “no se puede resolver con sólo escuchar” al líder del Polisario, las expectativas de Marruecos “comienzan con una aclaración inequívoca por parte de España de sus opciones, decisiones y posiciones”, indicaba la primera nota de prensa. Publicado el lunes por el Ministerio marroquí.

El funcionario de 71 años, según el Polisario, fue citado a comparecer tras una denuncia de “tortura” interpuesta por un disidente del Polisario español naturalizado.

La justicia española también ha reabierto una causa en su contra por “crímenes de lesa humanidad” tras una antigua denuncia interpuesta por una asociación saharaui que le acusaba de “violaciones de derechos humanos” contra disidentes en los campamentos de Tindouf (oeste de Argelia).

El Polisario hace campaña por la independencia del Sáhara Occidental, una antigua colonia española controlada principalmente por Marruecos, que a su vez ofrece autonomía bajo su soberanía.

READ  la lectura, un aliado para superar el encierro

Después de casi 30 años de alto el fuego, las hostilidades entre los dos campos se reanudaron a mediados de noviembre. El proceso de arreglo político liderado por la ONU se ha estancado desde la primavera de 2019.

Con AFP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *