La empresa mexicana Pemex ha destruido recursos por valor de US$342 millones en dos campos destacados.

Los tres documentos, producidos por el regulador y fechados en agosto de 2022, detallan cómo Pemex destruyó recursos por US$275 millones del campo Ixachi en tres años y US$67 millones del campo Quesqui en dos años.

Para calcular este valor, el regulador utilizó los precios de los contratos no públicos de venta de estos hidrocarburos.

Ni Pemex ni el Departamento de Energía respondieron a las solicitudes de comentarios.

A fines del año pasado, Pemex dijo que pondría fin a la práctica de quemar Ixachi, luego de informes de Reuters sobre violaciones al plan de desarrollo en los dos campos y las correspondientes multas.

Bajo presión para cumplir con los ambiciosos objetivos de producción del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, el regulador petrolero la ha multado repetidamente por violar sus propios compromisos para desarrollar los campos Ixachi y Quesqui.

Los planes de exploración y producción de gas natural y otros hidrocarburos en los estados de Veracruz y Tabasco, en el sureste del país, fueron aprobados por el ente regulador -que es el encargado de velar por su cumplimiento-.

La quema de gas y condensado -una mezcla de hidrocarburos líquidos similar al petróleo crudo muy liviano- también ha causado importantes daños ambientales.

Reuters informó el año pasado que Pemex había quemado el exceso de gas en la región, pero aún no se había dado a conocer la cantidad de destrucción.

México, el octavo quemador de gas más grande del mundo, está bajo una presión cada vez mayor, particularmente de los Estados Unidos, para reducir esta práctica y las emisiones de metano.

Se espera que la gestión de la misión se vuelva más difícil a medida que los campos envejecen y la compañía petrolera más endeudada del mundo carece de fondos suficientes para mejorar su infraestructura en dificultades.

READ  México acusa a Ralph Lauren de plagiar dibujos indígenas

Ixachi, la destrucción fue particularmente dramática porque la producción comenzó un año antes. Los documentos muestran que Pemex quemó alrededor de 62.900 millones de pies cúbicos de gas y 310.000 barriles de condensado allí.

Esto equivale al 31% del volumen total de gas producido por el campo y al 1,3% del total de condensado, según cálculos de Reuters.

Los documentos fueron enviados a la ministra de Energía del país, Rocío Nahle, al responsable de cumplimiento normativo de la rama de exploración y producción de Pemex, así como a altos funcionarios del ente regulador y de la Secretaría de Gobernación.

FALTA DE INFRAESTRUCTURAS

Pemex produjo 201,200 millones de pies cúbicos de gas y 24,3 millones de barriles de condensado de Ixachi. Pero se quedó atrás en sus objetivos.

Los documentos también muestran que el 77.6% de las inversiones en la zona que Pemex había prometido en su plan de desarrollo -un total de US$ 2,900 millones- no se concretaron.

Al comienzo de su presidencia, López Obrador dijo que Ixachi y Quesqui se encontraban entre los 17 nuevos campos prioritarios que se espera aumenten significativamente la producción nacional como parte de un esfuerzo más amplio para lograr la independencia energética del país.

Los campos deberían recibir más recursos para que Pemex pueda comenzar la exploración y la producción más pronto y más rápido y compensar la producción decreciente de los campos más antiguos en otros lugares.

Pero Pemex no ha logrado completar los pozos, ductos y otra infraestructura necesaria para producir gas y condensado de estos campos sin producir altos niveles de desechos.

Ixachi, destrucción de valor por combustión de condensados ​​aumentó en más de $21 millones en tres años; Quesqui, alcanzó casi $8 millones en dos años, según muestran los documentos.

READ  "Quién mató a Sara", ¿habrá un spin-off de César Lazcano?

No se informó anteriormente que el condensado también se quemó en los campos. Bajo la ley mexicana, la documentación de tales violaciones no se hace pública.

“El objetivo debe ser maximizar el uso de todos los productos de hidrocarburos en el campo”, dice uno de los documentos y agrega que “(Pemex) no está entregando la producción a la que se comprometió porque los pozos y la infraestructura no están”. .

En los documentos, el regulador también recomienda cambios para que Pemex “evite quemar y destruir el valor comercial de los productos de hidrocarburos”.

Históricamente, a Pemex le ha resultado demasiado costoso invertir en infraestructura para explorar y producir gas y ha preferido importar gran parte de él desde Estados Unidos.

En los últimos años, se ha visto presurizado debido al daño ambiental causado por las antorchas de gas.

A fines del año pasado, Pemex reconoció en su plan de negocios actualizado 2023-2027 que su desempeño ambiental, social y de gobierno corporativo (ESG, por sus siglas en inglés) deficiente corría el riesgo de socavar su financiamiento, con los rivales moviéndose más rápidamente hacia la energía limpia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *