La sequía trae de vuelta una iglesia mexicana sumergida desde 1979

En Guanajuato, el templo de la Virgen y los Dolores, una iglesia sumergida desde 1979, ahora es accesible a pie para los curiosos, que acuden en masa a los alrededores. Una consecuencia de la sequía, ligada al cambio climático.

Han pasado cuatro décadas y los habitantes del Guanajuato, al noroeste de México, casi termina por olvidar el Templo de la Virgen de los Dolores. Más o seco efectos sin precedentes que afectan a casi el 85% del territorio mexicano, fenómeno agravado por el cambio climático de acuerdo con El país, hizo que la iglesia emergiera del depósito de agua en el que dormitaba desde su abandono. Los restos del edificio constituyen “El único vestigio de una aldea inundada por una presa durante más de cuarenta años”, escrito agencia EFE.

El poblado, presente en la región desde la época colonial, se inundó en 1973 con la ruptura de la presa “El Conejo”. Los habitantes fueron trasladados seis años después para reconstruir una nueva presa, y la iglesia abandonada a su suerte en el nuevo depósito de agua.

Los habitantes “Me costó mucho salir, menos del lugar de trabajo que del sentimiento de pertenencia a esos lugares”, contadora Dulce Maria Vazquez, director del archivo municipal de la vecina ciudad de Irapuato.

Los documentos fechan los orígenes de esta iglesia a XVIIIy siglo, dice la agencia. Antiguamente el centro administrativo y religioso de la región, hoy está al alcance de los excursionistas, que incluso pueden esperar ver algunas reliquias de épocas pasadas flotando por ahí, garantiza Dulce María Vázquez:

A veces, por ejemplo, un residente me dice que ha encontrado una medalla de oro. “

READ  El "Marro" fue vinculado a un proceso por secuestro y permanecerá en prisión luego de la investigación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *