México no ganó

Todo, excepto tres obras, se vendió a precios elevados. Por un total de 2.539.125 €, impuestos incluidos. Nada extraordinario en ello pensará … las partes más importantes no han rendido tanto como se esperaba y los precios de las “cositas” han quintuplicado las estimaciones. Pero cabe señalar que esta venta muy bien podría no haberse producido.

México, de hecho, solicitó su cancelación, así como la restitución de las obras. El Instituto Nacional de Antropología e Historia (Inah) de México se opuso a la dispersión, ese día, en París, de estos cuarenta objetos. Y su director Diego Prieto para declarar durante una rueda de prensa “Los bienes arqueológicos de nuestro país son propiedad de la nación, inalienables, imprescriptibles e inaccesibles, y por tanto, están fuera de cualquier acto comercial”. Según él, 33 de estas piezas deberían haber sido repatriadas a México, ya que habrían sido retiradas ilegalmente luego de excavaciones no menos ilegales que tantas en el país. Por supuesto, no fue la primera vez que esto sucedió, ya que en 2019 México intervino durante una venta de Millon en París.

En Christie’s, en la avenue Matignon, el 9 de febrero fueron piezas de gran calidad. Entre ellos, una gran terracota de 87 cm que representa a la diosa Cihuateotl, de la cultura de Veracruz y dos máscaras raras, una de la colección de Pierre Matisse, hijo del pintor.

México sigue siendo muy activo en lo que respecta a las solicitudes de reembolso y tiene poco en cuenta las recomendaciones de la Unesco. Según los acuerdos de esta organización, no se cuestiona lo exportado antes de 1972, salvo que exista un robo evidente. En cuanto a la prensa, también se mostró preocupada por la venta y habló de “saqueo arqueológico”. La casa Christie obviamente es consciente de todo esto y en su catálogo todas las obras van acompañadas de datos precisos que indican su origen. Al mismo tiempo, se trataba de poder responder a México y protegerse, en la medida de lo posible, de las falsificaciones tan frecuentes en el dominio precolombino.

READ  "Lord Pizza": el escandaloso momento en el que un tipo golpea a un empleado de un restaurante y le pide que use una máscara.

Los expertos incluso hablaron de 8 falsificaciones entre las aproximadamente cuarenta obras puestas a la venta. Incluida una máscara de Teotihuacan, valorada en 550.000 €, que perteneció a Pierre Matisse, sería “hecha a mano” pero no sería auténtica. El primer propietario conocido fue William Spratling, un artista estadounidense muy interesado en México, quien se la vendió a Matisse en 1938. No es posible saber cómo salió la máscara de México. Si esto no apoya necesariamente la tesis de la falsificación, es probable que haya sido saqueada de un sitio de excavación arqueológica. Diego Prieto recordó que en Francia “hay leyes que castigan duramente la falsificación”. Christie’s se defendió diciendo que “en ningún caso ofrecerá a sabiendas una obra de arte cuando haya dudas sobre su autenticidad y procedencia”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *