Rabah Madjer, esto es París – Jeune Afrique

En junio de 1982, Argelia fue eliminada en la primera ronda de la Copa del Mundo, a pesar de las victorias contra la República Federal de Alemania (RFA) y Chile. Víctimas de una sórdida conspiración entre alemanes y austriacos que consiguieron eliminarlos prematuramente del torneo en el último partido, los Fennec conquistan el aprecio del público y despiertan cierto interés por parte de los clubes europeos y, en particular, de los clubes franceses. En ese momento, algunos jugadores jugaban en la división F o en Bélgica. “Estaba bajo contrato con el club NA Hussein-Dey (NAHD) en Argel. Obviamente, los que aún estaban en Argelia querían irse a Europa”, recuerda Rabah Madjer, que ahora tiene 63 años.

Leer

[Série] Fútbol: Mané, Eto’o, Bell… Locura de fichajes

«No» al París-Saint-Germain

Durante los años 70 y 80, los futbolistas argelinos no eran considerados profesionales como lo son hoy. » el estado impuestas a las empresas para tomar el control de los clubes. Los jugadores eran considerados empleados de este club”, recuerda Rabah Madjer. Los salarios eran decentes, comparables a los de los ejecutivos de la empresa, y se complementaban con bonificaciones. “Los que fueron internacionales recibieron un poco más que los demás, gracias a los aguinaldos de la selección. Vivíamos bien, éramos un poco privilegiados”, prosigue el exjugador.

Después de la Copa del Mundo, donde se destacó al marcar un gol contra la FRG, Madjer, entonces de 23 años, interesó el Paris-Saint-Germain. El presidente del club francés, el extravagante Francis Borelli, nacido él mismo en Argelia, viajó a Argel para encontrarse allí con el jugador. Pero la Federación Argelina de Fútbol (FAF), que interviene en todos los traspasos de jugadores al extranjero, se opone al veto, al considerar que el salario ofrecido al jugador no se corresponde con su verdadero valor.

READ  KFC Marruecos une fuerzas con Bimbo

Leer

Fútbol – Rabah Madjer: «En Argelia querían mi cabeza»

Lagardère, la más convincente

El delantero recibe el golpe, sin sospechar que la oportunidad parisina volverá un año después. El Racing Club de Paris, que juega en la Ligue 2, está entonces presidido por el multimillonario Jean-Luc Lagardère, que sueña con competir con el PSG. El empresario decide poner los medios necesarios para ascender a la Ligue 1 y envía a Serge Guyot, uno de los dirigentes parisinos, para convencer a Madjer y a la FAF.

“Debes saber que en ese momento no teníamos un agente, y la Federación nos acompañó para evitar que firmáramos nada”, recuerda Madjer. Santo Etienne estaba interesado también para mí, pero el club estaba en apuros económicos. La carrera fue más convincente. La tasa de transferencia pagada a la NAHD y el salario ofrecido al jugador son considerados admisibles por la FAF.

Como beneficio adicional, Racing invita al futuro ex-club de Madjer a venir y hacer una pasantía en Île-de-France, con todos los gastos pagados. «El señor. Lagardère nunca intervino en las negociaciones. Solo pasó en París que lo conocí”, enfatiza Madjer, quien sueña con que su hijo Lotfi (20 años), actualmente contratado por Al-Duhail (Qatar), lo imite y pronto se sume a Europa.

Leer

Argelia: Rabah Madjer, ex genio del fútbol

tiempo de venganza

El argelino, que se mudó a la coqueta comuna de Houilles, en Yvelines, se adaptó fácilmente a su nuevo entorno de vida. Su dominio del idioma francés facilita su integración en el vestuario parisino. Y deportivamente, Madjer cumple a la perfección las expectativas de su entrenador Alain de Martigny y sus directivos al marcar 20 goles y contribuir al ascenso del club, rebautizado como Racing Paris 1, a la Ligue 1.

READ  El intercambio de cifrado Bitso se hará cargo de la billetera BTC de el Salvador

Pero la temporada 1984-1985 se convirtió en una pesadilla para el conjunto parisino, relegado a la L2. A pesar de todo, Madjer logrará convencer al prestigioso club portugués FC Porto para que lo compre. En el sur de Europa, donde permaneció durante 6 años (cedido por seis meses al Valencia, España, en 1988), ganó varios títulos, incluida la Liga de Campeones en 1987 contra el Bayern de Múnich. Ese día en Austria se vengó brillantemente del fútbol de Alemania Occidental, anotando con un remate brillante que siempre se llevaba su Nombre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.